Turismo y viajes en Internet
 
        
GUÍAS   FOTOS   VÍDEOS   NOTICIAS
 
portada

Caldes de Montbui - Barcelona
Caldes de Montbui, ciudad balneario
Mundo España Cataluña Barcelona Caldes de Montbui

Retrocediendo en el pasado, durante la época romana, muchos enfermos llegaban a la villa de Caldes para curarse gracias a los manantiales de agua caliente, por esta razón la ciudad contaba con un importante conjunto termal.


artículo
  fotos   vídeos   opiniones  
       

caldes de montbui - barcelona, caldes de montbui, ciudad balneario

Ubicada a unos 35 kilómetros al norte de Barcelona encontramos Caldas de Montbui. Situada en la comarca de Vallés Oriental, esta urbe destaca por sus aguas calientes que salen del interior de la tierra, siendo unas de las fuentes más calientes de Europa. 

Gracias a su microclima templado y sus aguas y manantiales termales, Caldes de Montbui ha estado ocupado desde tiempos remotos. La primera muestra de presencia en la zona se remonta al Neolítico, seguidos por varios poblados ibéricos y más tarde por conquistadores romanos, que fundaron un centro termal medicinal alrededor del cual se desarrolló el núcleo urbano de Aquae Calidae. Fue en el siglo X cuando aparecieron los primeros documentos de la Caldes medieval. Algunos siglos más tarde se documentó la existencia de murallas que rodeaban la urbe, de un puente y de muchas calles principales que podemos observar hasta hoy en días. El municipio se consolido como un importante centro comercial, menestral e industrial. En el siglo XIV, Caldes se convirtió en la capital de la veguería del Vallés. Fue durante la Guerra de los Segadores y la Guerra de Sucesión que la villa entro en decadencia de la cual no se recuperó hasta el siglo XIX. Esta recuperación se debe en gran parte a que la nueva burguesía industrial puso de moda los balnearios y Caldes de Montbui consiguió destacar como una importante estación termal. En el siglo XX, y después del retroceso que se produjo debido a la llegada de la línea de ferrocarril, el principal desarrollo de la ciudad fue la industria textil y la explotación de las canteras.

Balneario Broquetas. Turismo Barcelona

Hoy en día si nos adentramos por las calles de su casco antiguo podemos descubrir un elevado número de huellas del pasado que harán de nuestra visita un agradable paseo histórico y cultural. Sin duda, y como símbolo de la población, encontramos la Fuente del León, un manantial termal con agua de 74 ºC, que data del año 1581. La fuente que observamos hoy en día es del 1927, aunque conserva su magnífica y característica gárgola. Más tarde se le añadió el león, por el cual recibe su actual nombre. Durante años ha sido centro de la vida cotidiana de la villa, ya que muchos han usado sus aguas para sus actividades diarios. Otro lugar donde se usa el agua desde la fuente del León es en el Lavadero de la Portalera. Su ubicación actual data del siglo XIX,  y aún hoy en día se vacía y se limpia diariamente, mientras que durante la noche se llena. También con estas características encontramos el Lavadero de la Canaleta. Construido en el año 1929, este lavadero es precedido por la fuente de la Canaleta, a la cual debe su nombre. Se conserva en perfecto estado gracias a que en el año 2005 fue restaurada por un taller-escuela y además, actualmente, cuenta con paneles informativos elaborados por el museo Thermalia. Tanto el lavadero de la Portalera como este, tienen acceso libre todas las mañanas de lunes a sábado y es sin duda una interesante oportunidad para conocer estas joyas termales.

Retrocediendo en el pasado, durante la época romana, muchos enfermos llegaban a la villa de Caldes para curarse gracias a los manantiales de agua caliente, por esta razón la ciudad contaba con un importante conjunto termal en diferentes zonas, como el Antiguo Hospital, la plaza del León, etc. Actualmente se han localizado unos quince caldariums,  que se caracterizan por una piscina rectangular de unos doce metros y con sus originales entradas y salidas de agua caliente. También observamos otras dos piscinas, más pequeñas, que seguramente se usarían para baños individuales. Hoy en día, este conjunto está declarado Bien Cultural de Interés Nacional.
Plaza de la Fuente del León. Turismo Barcelona


Como hemos mencionado anteriormente Caldes ha estado ocupado desde tiempos muy lejanos y una prueba de ello son los yacimientos arqueológicos que nos muestras las diversas fases de ocupación de la zona. Se han hallado vestigios desde mediados del siglo VI a.C. hasta prácticamente nuestros días. Por esta zona han pasado diversos poblados que nos han permitido observar la evolución tanto de los hogares como de toda la estructura urbanística que los caracterizaba. Además podemos observar una necrópolis del siglo VIII d.C, un interesante almacén con grandes tenazas enterradas en el suelo en el cual se guardaban cereales y líquidos y hasta una ferrería del siglo 1 a.C., donde se transformaba el hierro en herramientas, armas y diversos objetos. El nombre que recibe este lugar se debe a la Torre Roja, una torre de vigilancia circular construida en un importante punto del yacimiento a finales de la baja edad media. Se identifica por su color rojizo y además ofrece una bonita vista panorámica sobre Montseny y San Lorenzo.

Caldes de Montbui también ofrece la posibilidad de observar partes de la muralla que protegía la ciudad. Fue documentada por primera vez en el año 1102 y fue reformada en el siglo XIV, época del rey Pedro III, y hoy en día, y gracias a que fue aprovechada como pared de edificio podemos contemplar 8 metros de largo y 6 metros de altura de la muralla. Durante nuestro recorrido nos podemos topar con más lugares que cuentan con restos de esta muralla que se caracteriza por estar construida con bloques de piedra. También en esta reforma del siglo XIV cabe destacar algunas de las nuevas incorporaciones de portales. En uno de estos portales de entrada al recinto se le añadió también una torre de defensa. Más tarde, en el siglo XIX se utilizó como cárcel, lo que le dio el nombre por el cual se conoce actualmente, la Torre de la Cárcel. Es un Bien Cultural de Interés Nacional. Tocando casi esta pared medieval, que se aprovechó para hacer de tope de la balsa, encontramos el Molino del Zueco, nombre que recibió en el año 1730, en honor al molinero. 

Un interesante punto es la Riera de Caldes, que tuvo diversos usos a lo largo de los años. Además, desde aquí podemos observar el Puente románico que formaba parte de la red viaria de la villa. Permitía unir Caldes con Sentmenat y Egara, actual Terrassa. Se caracteriza por dos arcos de medio punto con diferente anchura, siendo el más grande el que salva el paso del agua. Este es sin duda un lugar desde cual disfrutar de una bella panorámica y de la naturaleza que rodea la urbe.

El principal templo de la ciudad es la Iglesia de Santa María ubicada en la Plaza de la Iglesia. Se empezó a construir en el siglo XVI, pero no fue acabada completamente hasta el año 1714, aunque desde 1622 fue abierta al público. Se caracteriza por un estilo romano-bizantino y cuenta con una nave central con doce capillas laterales. El detalles, quizás, más destacable es su portada que data del año 1701 y se considera como una obra maestra del barroco catalán. Otro edificio religioso que podemos encontrar es la Ermita de Remedio que data del siglo XVI. En su interior, que antiguamente fue un simple oratorio, actualmente se guarda la imagen de la virgen del Remedio.

Parroquia de Santa María de Caldes de Montbui. Turismo Barcelona

Como otro puntos muy importantes de la villa podríamos destacar el edifico que acoge el Museo Thermalia. Esta construcción fue desde la época medieval hasta los años 70 el Hospital de Santa Susana, que se singularizaba por ofrecer baños gratuitos para los más pobres y servicios medicinales. Hoy en día, aunque conserva su fachada principal, las arcadas de la entrada y algunos elementos de su interior, fue rehabilitado íntegramente para acoger el museo. Su temática se basa en la cultura del agua termal, relacionada con la historia, las tradiciones y los personajes que se han vinculado a Caldes. Además de eso, también podemos hallar una interesante exposición de arte con obras de Manolo Hugué y algunas obras de Picasso. Otro museo que encontramos en la urbe es el Museo Delgado, donde podemos observar las estancias de esta casa dieciochesca que perteneció a la Familia Delger y diversos objetos que fueron coleccionando para procrearle un ambiente burgués. En el año 1959 la familia cedió la casa al Ayuntamiento de Caldes de Montbui. Si deseamos visitarla deberíamos concertar cita previa.

Finalmente si deseamos descubrir la zona que rodea la ciudad, tenemos la oportunidad de visitar San Sebastián de Montmajor, una pequeña población rodeada por montañas. Envuelta por una agradable naturaleza, encontramos la hermosa iglesia románica que data del siglo XI. Cuenta con una sola nave con crucero y un pequeño campanario de torre prismática. En su interior podemos hallar las pinturas al fresco de Antoni Vila Arrufat realizadas entre 1945 y 1950 y San Sebastián de manera pintada. Sin duda una vista muy agradable y recomendable.

Así pues podemos observar que Caldes de Montbui guarda un interesante pasado, todo el entorno al agua y por esta razón tiene el privilegio de ser el primer pueblo termal de Cataluña. Gracias a sus termas romanas mejor conservadas nos ofrece, junto a otros numerosos monumentos, un interesante recorrido lleno de cultura, naturaleza e historia.

        opiniones   enviar   imprimir  

Zona
Europa
 
Tipo de viaje
a un lugar cálido
balnearios y spas
grandes viajes
salud y relax

Poblaciones del reportaje
España Cataluña Barcelona Caldes de Montbui

   
Els Blaus de Roses

Turismo de Gerona. Ayuntamiento





Dónde alojarte en Barcelona

TRYP Barcelona Aeropuerto Hotel
Prat de Llobregat (El)


Hotel ME Barcelona
Barcelona
















  portada

| Hoteles
| Suscripción
Abcviajes
Revista de viajes e información turística. 
En abcviajes encontrará infinidad de guías turísticas y artículos para el viajero. 
GUÍAS FOTOS VÍDEOS NOTICIAS
Home | © abcviajes - Quantum Digital Groups, S.L. C/ Capitán Haya, 60, 28020, Madrid