Turismo y viajes en Internet
 
        
GUÍAS   FOTOS   VÍDEOS   NOTICIAS
 
portada

Galway - Irlanda
Galway, la joya al oeste de Irlanda
Mundo Irlanda Connacht Condado de Galway Galway

Galway sorprende a sus visitantes con su encanto especial y único, y sus numerosos rincones que nos relatan el paso de los años durante nuestro paseo.


artículo
  fotos   vídeos   opiniones  
       

galway - irlanda, galway, la joya al oeste de irlanda

Un carácter animado y juvenil es lo que caracteriza esta bonita villa situada al Oeste de Irlanda. Siendo la tercera ciudad más grande de la isla, después de Dublín y Cork, Galway sorprende a sus visitantes con su encanto especial e único y sus numerosos rincones que nos relatan el paso de los años durante nuestro paseo. Sus monumentos llenos de historia, sus edificios, muchos de los cuales hoy en día albergan coquetas tiendas de artesanía, sus mágicos paisajes y sus animadas calles llenas de pubs y restaurantes, hacen de la ciudad un lugar imprescindible de visitar.

A priori podemos observar que la ciudad no parece muy grande ya que la gran actividad y el centro de ocio se sitúa en el corazón de la villa, en la parte antigua de Galway. Realizar un paseo por sus callejuelas, incluyendo la calle principal Shop Street, descubriremos los principales atractivos de la ciudad. Tanto si llegamos en Galway en transporte público como en coche una opción para obtener información útil de la villa es visitar Discover Ireland Centre en Forster Street, donde podemos conseguir mapas, diferentes propuestas de tours y actividades de ocio para descubrir la villa de una manera diferente.

Remontándonos en los inicios de la ciudad, aunque hoy su economía se basa en los servicios, el turismo y las actividades tecnológicas, sus orígenes se remontan en una aldea de pescadores, ya que la ciudad siempre ha tenido relación directa con el mar y la pesca. Hoy en día podemos disfrutar de las magníficas vistas sobre el antiguo puerto y los numerosos barcos, que parece un atractivo más, creando una preciosa panorámica. Además de la cercanía del mar, el rio Corrib atraviesa la ciudad, permitiéndonos disfrutar de un atractivo itinerario por sus alrededores, descubriendo rincones verdaderamente extraordinarios. El nacimiento de la ciudad se remonta en el siglo XIII con la llegada de Richard de Burgo, quien después de dos años de asedio consigue tomar el castillo defendido por el clan de los O’Flaherty. A partir de este momento unas cuantas familias, llamadas las catorce tribus de Galway, monopolizaron los principales negocios y hasta hoy en día podemos observar muestras de ello. Entre estas familias podemos destacar la de los Lynch, quienes erigieron la iglesia de San Nicolás, siendo la segunda parroquia medieval más grande y mejor conservada del país. De aquella época también destaca el importante puerto comercial de Galway, conocido por la llegada de gustosos vinos españoles.

Volviendo en nuestro recorrido, podemos observar el pulmón verde de la ciudad, Jonh F. Kennedy Memorial Park o Eyre Square, como se conoce por los nativos. Este lugar es uno de los más animados de la villa, donde muchos jóvenes se reúnen y disfrutan al aire libre. Además podemos observar algunos interesantes atractivos de la historia de Galway, como dos cañones grandes de hierro fundido en reconocimiento al servicio de los Connaught Rangers en la Guerra de Crimea, la escultura del busto del presidente estadounidense John F. Kennedy, la magnífica fuente en honor a Galway Hookers, el barco de pesca tradicional utilizado en la bahía de Galway y muy cerca la auténtica Puerta Browne, que originalmente fue la puerta de la casa de la Familia Browne en el Lower Abbeygate Street. Tanto desde el parque, como desde Shop Street podemos acceder en el Centro Comercial de Eyre Square, en el cual además de encontrar numerosas tiendas de marcas nacionales e internacionales, podemos observar los restos de la muralla que fue levantada por los normandos y que rodeaba la ciudad.

Desde aquí podemos proseguir hacia la animada y vibrante Shop Street, una calle de casi un kilómetro de largo con diferentes nombres para cada uno de sus tramos, siendo la vía más comercial y más transitada, tanto por nativos como por los visitantes. La primera parte de esta calle, llamada Quay Street, guarda algunos de los edificios más destacables de Galway, como The Kings Head y The Quays. Actualmente albergan pubs donde podemos además de degustar una gran variedad de cervezas, disfrutar de deliciosos platos acompañados en muchos casos con música en vivo, en algunas ocasiones típica irlandesa. El primero, The Kings Head, data del siglo XIII y fue uno de los edificios más altos de la época y asimismo cuenta con diversos enlaces de las 14 tribus de Galway, sobre todo con las familias Martín, Bodkin y Lynch, de las cuales podemos observar las piedras de familia encima de la chimenea. Actualmente podemos gozar de la historia viva gracias a las renovaciones que se hicieron unos años atrás y fueron descubiertos varios elementos como chimeneas medievales, ventanas de piedra o murallas medievales. Por su lado el actual pub The Quay sobresale con llamativas vidrieras, madera tallada, y arcos góticos, entre otros elementos que lo caracterizan y hacen nuestra visita indispensable.

Lynch’s Castle más que un castillo podríamos decir que es como un palacete, el único del siglo XVI que se mantiene completamente en pie. Pertenecía a la familia Lynch, una de las 14 tribus en la Edad Media. Hoy en día es la sede del banco AIB, pero aún podemos observar el escudo de la familia Lynch y el escudo de Enrique VII, rey de Inglaterra en el momento de construcción de la casa. También hallamos la ventana de Lynch, conocida por su leyenda que cuenta que el alcalde de Galway mando ejecutar a su hijo por haber matado a un español para recuperar dinero perdido. Cuando su padre y alcalde, James Lynch, se enteró de lo sucedido decidió tomar la ley por su cuenta y colgó a su hijo por una de las ventanas exteriores para que todo el mundo lo viese. Es por esta razón que hoy podemos observar la ventana de Lynch, un falso mito conmemorativo que fue erigido bastante más tarde, en el siglo XIX.

Situada detrás de la ventana de Lynch observamos la Iglesia de San Nicolás. Data del 1320 y está dedicada a San Nicolás de Myra, patrón de los marineros. Recibió la visita de Cristóbal Colón en 1477. Su actual estructura es el resultado de 700 años de reconstrucción y de extensiones. Actualmente es una iglesia protestante. La otra iglesia de la ciudad es la Catedral Católica de Nuestra Señora de la Asunción y San Nicolás. Este templo que se puede observar desde numerosos partes de la ciudad, sobre todo su cúpula verde, es una de las iglesias de piedra más jóvenes de Europa, ya que fue inaugurada en el año 1965. Recomendamos visitar su interior, donde descubriremos las diferentes formas que moldean sus vidrieras y rosetones.

Como de un símbolo de la villa se tratase, encontramos el Arco Español, situado a final de Shop Street, cerca del puerto, la zona conocida como Latin Quarter. El Spanish Arch se caracteriza por dos pequeños arcos de piedra que se añadieron a la antigua muralla normanda, junto en la desembocadura del rio Corrib y su nombre se debe a que en este lugar se descargaban las mercancías de los barcos españoles, sobre todo el vino. Este es el lugar donde podemos observar a muchos jóvenes que durante los soleados días disfrutar de las preciosas vistas mientras charlan animadamente, saborean alguna bebida refrescante o simplemente gozan de los rayos del sol. Es aquí donde se ubica también el Museo de Galway. Este folclórico museo nos enseñara las costumbres y tradiciones de la villa, además de diferentes antigüedades como herramientas de granja, material de guerra, objetos medievales, etc. Otro interesante museo, que se encuentra abierto solo en veranos, es el Museo Nora Barnacle, dedicado a James Joyce, uno de los escritores irlandeses más famosas y celebres. El museo se ubica en la casa de Nora Barnacle, la esposa del escritor.

Desde el Arco Español también podemos observar el monumento de Cristóbal Colon y muy cerca el Bridge Mills, situado después del puente O’Brien. Fue construido hace más de 430 años y actualmente es un centro comercial con pequeñas tiendas. Otros monumentos que no nos podemos perder son el Tribunal y el Ayuntamiento. Ambos datan del año 1818 y han sido restaurados varias veces, aunque no alteraron la hermosa arquitectura que caracteriza el tribunal. El ayuntamiento fue trasladado en el año 1901 y el edificio actualmente sirve como teatro y cine. Dentro de los monumentos relacionados con la naturaleza hallamos Salmon Weir Bridge o la presa y el puente de Salmón. Fue construido en 1818 y une el tribunal con la catedral.

Así pues curiosear por la parte antigua de Galway nos permitirá trasladarnos en otra época, descubrir rincones con encanto, numerosas tiendas de artesanía, coquetos bares y panaderías donde merendar algún delicioso trozo de pastel, cuantiosas librerías con una extraordinaria diversidad de libros, joyerías donde adquirir el famoso anillo de Claddagh y también un entorno único y singular. Los sábados podemos descubrir, cerca de la iglesia de San Nicolás, el Mercado de Galway, donde encontraremos una diversidad de productos, como frutas, verduras, plantas, carnes, joyas, antigüedades, entre otros. Una excelente opción para sentir el verdadero espíritu irlandés.

La ciudad también cuenta con interesantes festivales que se celebran a lo largo del año, como el Festival de la música medieval de Galway, el Festival de las ostras o Galway Races, una de las carreras de caballo más famosas de Irlanda.

Finalmente no podemos olvidarnos de los diferentes paseos que ofrece la ciudad, para descubrir toda la belleza natural que la rodea. No podemos irnos de Galway sin haber paseado por Salthill, donde descubrir una de las mejores panorámicas sobre el océano y la costa. Este camino que nos permite acercarnos hasta un faro, nos ofrece la posibilidad de disfrutar de la esencia más natural de Galway. Podremos observar numerosas personas que aprovechan para pasear con amigos, en familia o solos, practican algún deporte, toman el sol cuando hace buen tiempo, etc. Sin duda un pase recomendable donde sentiremos la tranquilidad y la armonía de la vida irlandesa. Si disponemos de suficiente tiempo también es muy recomendable visitar los Acantilados de Moher, que se ubican cerca de Galway y es uno de los atractivos naturales más visitados de la isla.

Así pues, hemos podido observar que Galway es una excelente muestra de historia pero también de la auténtica vida irlandesa. Sus animadas calles, sus históricos edificios, la rica naturaleza, su destacable vida nocturna, sus leyendas y sus gentes hacen de Galway un lugar único digno de ser explotado por los más curiosos. 

        opiniones   enviar   imprimir  

Zona
Europa occidental
 
Tipo de viaje
cultural
naturaleza
viajes para jóvenes

Poblaciones del reportaje
Irlanda Connacht Condado de Galway Galway

   
Els Blaus de Roses

Turismo de Gerona. Ayuntamiento














  portada

| Hoteles
| Suscripción
Abcviajes
Revista de viajes e información turística. 
En abcviajes encontrará infinidad de guías turísticas y artículos para el viajero. 
GUÍAS FOTOS VÍDEOS NOTICIAS
Home | © abcviajes - Quantum Digital Groups, S.L. C/ Capitán Haya, 60, 28020, Madrid