Turismo y viajes en Internet
 
        
GUÍAS   FOTOS   VÍDEOS   NOTICIAS
 
portada

Bélgica - Bruselas
Gastronomía de Bélgica, platos típicos belgas
Mundo Bélgica Bruselas Bruselas Bruselas

Miles de tipos de cerveza, de delicioso chocolate, de las sabrosas y características patatas fritas y un sinfín de sabores más que nos invitan a descubrir un país gastronómico desconocido por muchos.


artículo
  fotos   vídeos   opiniones  
       

bélgica - bruselas, gastronomía de bélgica, platos típicos belgas

Cuando pensamos en Bélgica nuestros pensamientos se inundan con imágenes de miles de tipos de cerveza, de delicioso chocolate, de las sabrosas y características patatas fritas y de un sinfín de sabores más que nos invitan a descubrir un país gastronómico muchas veces desconocido para nosotros. Sin embargo, actualmente muchos de los mejores restaurantes y cocineros están en territorio belga, lo que ha conllevado que este pequeño país sea el centro de la cocina moderna.

Su estratégica ubicación, en el corazón de Europa, ha permitido que su gastronomía tenga significativas influencias sobre todo de la cocina francesa y la germana, además de muchas otras internacionales que han facilitado que sus platos se conozcan mundialmente. No en vano, en muchas ocasiones, los belgas son llamados "gourmands", indicando así que son una nación que les gusta comer mucho y bien. 

Seamos amantes o no de la cerveza, no podemos irnos de Bélgica sin probar alguna de las infinitas cervezas que ofrece. Dentro de sus más de 1500 variedades podemos encontrar este caldo con muchos distintos sabores, además que muchas de estas cervezas disponen de su propio vaso o jarra de diseño exclusivo que permite mejorar el sabor mientras la estamos degustando.  Ya remontándonos en la Edad Media, los monasterios fueron unos de los primeros lugares donde a los monjes se les permitía beber de sus bebidas regionales. Aunque en muchas partes de Europa se consumía vino como bebida diaria, los territorios belgas no favorecían la producción de éste, por lo que se empezó a producir la cerveza. Con el paso de los siglos, en 1364, el emperador Carlos IV proclamó un decreto con el cual obligaba la utilización por los cerveceros del lúpulo con el objetivo de mejorar la calidad de la cerveza. En la región de Flandes se mantuvo el derecho de usar gruit, una mezcla de hierbas para poner sabor a la cerveza, y es por esta razón por la cual la cultura de la cerveza dentro de Bélgica se diversificó. Así pues, ese hecho permitió que hoy en día podamos contemplar y degustar cervezas de diferentes colores y sabores. Algunos de los conflictos bélicos hicieron que desaparecieran muchas cervecerías, mientras que otras no pudieron sobrevivir a la gran competencia que se originó. En los últimos años se ha podido observar como muchas cervecerías se han fusionado y han procedido a la exportación de sus cervezas cada vez más populares y conocidas. Dentro del abanico de la gran variedad de cervezas, encontramos la cerveza de abadía, trapistas y las especiales. Las primeras se caracterizan por ser elaboradas por padres de la abadía y normalmente, reciben el nombre de éstas. Aunque son elaboradas fuera de la abadía, siguen las ancestrales fórmulas de los monjes fundadores y se caracterizan por ser del tipo Ale o de alta fermentación. Son cuatro las principales categorías de estas cervezas, como Blond o rubia, Doublé o doble, Triple y Cuádruple. Seguidamente encontramos las cervezas trapistas, las que sí se elaboran dentro de uno de los seis monasterios trapenses que se ubican en Bélgica. Finalmente, las cervezas especiales son todas aquellas que además de contener los cuatro ingredientes básicos de la cerveza como son el agua, la cebada, la lavadura y el lúpulo, también cuentan con otros ingredientes que aportan aromas y sabores singulares, adición de frutas, miel, cilantro, entre muchos otros. 

Bares de Oude Markt, Bélgica.
Así pues, tenemos una excelente oportunidad de degustar alguna de las múltiples cervezas que encontramos en bares y pubs por toda Bélgica pero, sin duda, si queremos envolvernos por el verdadero espíritu cervecero belga, tenemos que visitar dos de los pubs más famosos del país, Delirium y The Capital. Estos dos bares que en la actualidad compiten por el número de cervezas que ofrecen, invitan a sus visitantes a curiosear sus infinitas cartas con cervezas tanto belgas como extranjeras, de diferentes sabores, tamaños y colores. Delirium Bar se ubica en Bruselas, muy cerca de la Grand Place, y se caracteriza por tener el Record Guiness de diferentes cervezas. Por su lado, The Capital, es un bar relativamente más nuevo que se sitúa en Lovaina. Cuenta con una decoración rústica y en el suelo podemos observar la bodega del bar, con las diferentes cervezas que acoge. Como otra bebida representativa también encontramos la ginebra. Este licor a base de cebada malteada y cereales, actualmente cuenta con una amplia gama se sabores que aún hoy en día siguen el método de elaboración tradicional desde 1880. Si deseamos conocer un poco más sobre la historia de la ginebra, tenemos una visita a la ciudad de Hasselt, donde se encuentra el Museo Nacional de Ginebra.

Las patatas fritas, éstas que gustan a grandes y pequeños, son muy populares en Bélgica y además, se caracterizan por su creación, por lo que las podemos encontrar tanto en restaurantes como en puestos callejeros. Se caracterizan por sus dos fases de fritura, la primera, a fuego medio para que cojan color y se hagan por dentro, mientras que la segunda, a fuego más alto, que sirve para conseguir su sugerente color dorado. En los restaurantes en muchas ocasiones los encontramos como acompañante a los platos principales, mientras que en los frietkot se sirven en un cucurucho de papel con una gran variedad de salsas para combinar. Como un bocadillo típico, encontramos la Mitraillette, un combinado con patatas fritas, carne o salchicha y salsa. Como plato tradicional hallamos los famosos mejillones al vapor con patatas fritas, plato que se incluye en las cartas de todo el país, un imprescindible para descubrir más de cerca la gastronomía belga. 

Bomboneria de Bruselas, Bélgica.
El Reino de Bélgica también es la capital mundial del chocolate, gracias a sus numerosas tiendas de chocolates regionales y sus bombonerías. Cada año en el territorio de este país se producen miles de toneladas de chocolate, bombones y otros muchos delicatesen de cacao. Uno de los representativos de este rico dulce, sin duda, son los bombones finos, gracias a su excelente calidad. También tenemos que mencionar que la producción del chocolate sigue una fuerte ley que la mayoría de los fabricantes artesanales siguen al 100%. Mientras recorremos las calles de algunas de las principales poblaciones belgas, nos llamaran la atención los escaparates de las numerosas tiendas y bombonerías llenos de cientos de diferentes tipos de bombones, entre los que se distinguen, los manons, la trufa, bombones con licos, mazapán y con nata. Una delicia para todos los amantes del chocolate, un placer para los sentidos.

Otros interesantes y deliciosos dulces son los gofres de Bruselas, los coloridos cuberdons, los speculoos y el mattentaart. Conocidos como waffle, el gofre es un delicioso postre que se consume caliente, espolvoreado con azúcar, chocolate, nata o con diversas frutas naturales. Sin duda, un perfecto complemento para los fríos días de invierno que además de endulzarnos nos permitirá entrar en calor. Los cuberdons, llamados también neuzekes o nariz en castellano, son un producto regional que entra dentro de los tipos de bombones, elaborados de almíbar y de goma arábiga. Actualmente, podemos encontrar 22 sabores diferentes, lo que ha configurado el arco iris que forman en los escaparates de las tiendas.  Los speculoos por su lado, son galletas que se hace a partir de mantequilla y azúcar moreno, entre otros ingredientes que crean un sabor único y sabroso. Finalmente, el mattentaart es un pequeño pastel designado como especialidad local y protegida, lo que hace que solo se pueda fabricar en la zona de Flandes Oriental, concretamente en la ciudad de Geraardsbergen. 

Los completos menús tradicionales incluyen dentro de los primeros platos sopas, seguido por un entrante, principalmente a base de pescado, marisco o queso, un plato principal, normalmente de carne, pescado o embutidos con guarnición de verduras o patatas fritas y finalmente, un postre. Sin embargo, debido a que en la mayoría de los restaurantes, los platos son bastante abundantes, recomendamos pedir solo un plato, el del día, por ejemplo. Como importantes datos a tener en cuenta es que si pedimos agua para beber, habrá que especificar que sea sin gas, ya que los belgas suelen beberla con gas. También destacar que los horarios de las comidas y las cenas son un poco distintos a los horarios del sur de Europa, por lo que los almuerzos son a partir de las 12:30h y las cenas sobre las 19:00h. 

Dentro de la gastronomía belga encontramos diferentes y sabrosos platos que debemos conocer. Como platos entrantes y sopas descubrimos el famoso waterzooi, un guiso de verduras con pollo o pescado, Asperges op z'n Vlaams o lo que sería espárragos cocidos servidos con huevos duros picados y su particular salsa, el Garnaalkroketten, croquetas de quisquillas o también de queso o tomates rellenos de gambas grises, entre otros. 

Cerveza Gouden Carolus y pan belga, Bélgica.
Los platos que se basan en carne y pescado más típicos son el conejo con salsa de cerveza y ciruelas o mostaza, stoofvlees o estofado de ternera con una base también de mostaza y cerveza, el Hutsepot, un típico estofado de patatas y zanahorias que va acompañado con carne, la morcilla con compota de manzana y copiosos embutidos muy típicos de Bruselas y Lieja. 

Por otro lado, tampoco podemos olvidarnos de los quesos belgas, de una excelente calidad y ricos sabores para todos los gustos. Dentro de la cocina típica belga encontramos quesos protegidos con denominación de origen. Existen cinco tipos básicos: queso con vetas azules, queso medio duro, queso duro, queso fresco y queso blando; y además muchos de éstos, debido a que se consumen en muchas ocasiones después del plato principal, se producen en forma de postre.  

Sabroso plato belga de pescado y verduras de temporada, Bélgica.
Bélgica es historia, tradición, arte, moda pero también gastronomía. Sus ciudades con encanto nos invitan a descubrir unas verdaderas joyas arquitectónicas y naturales que se ocultan entre las pequeñas callejuelas, pero también nos ofrecen una amplia gama de restaurantes, bares y locales que nos proponen infinidad de platos llenos de sabores y sensaciones hechos para satisfacer nuestro exigente paladar. Y como no, sus ricos y conocidos mundialmente brebajes, en distintos colores y sapideces que nos permitirán descubrir un mundo de cerveza totalmente desconocido.

 

        opiniones   enviar   imprimir  

Zona
Europa central
 
Tipo de viaje
gatronómicos y enológicos
viajes para jóvenes

Poblaciones del reportaje
Bélgica Bruselas Bruselas Bruselas

   
Els Blaus de Roses

Turismo de Gerona. Ayuntamiento














  portada

| Hoteles
| Suscripción
Abcviajes
Revista de viajes e información turística. 
En abcviajes encontrará infinidad de guías turísticas y artículos para el viajero. 
GUÍAS FOTOS VÍDEOS NOTICIAS
Home | © abcviajes - Quantum Digital Groups, S.L. C/ Capitán Haya, 60, 28020, Madrid