Turismo y viajes en Internet
 
        
GUÍAS   FOTOS   VÍDEOS   NOTICIAS
 
portada

Viena - Austria
La magia de Viena
Mundo Austria Austria Viena Wieden

La capital austriaca es un oasis de cultura, arquitectura y arte. Pasearnos por sus calles viajaremos en otra época donde aún sentimos la elegancia de sus emperadores y emperatrices que han dejado un importante legado conocido internacionalmente.


artículo
  fotos   vídeos   opiniones  
       

viena - austria , la magia de viena

Monumental. Podemos encontrar muchas palabras para definir una ciudad, pero sin duda esta es la más adecuada para hablar de Viena. La capital austriaca es un oasis de cultura, arquitectura y arte. Pasearnos por sus calles viajaremos en otra época donde aún sentimos la elegancia de sus emperadores y emperatrices que han dejado un importante legado conocido internacionalmente.

Cargados con mapa en mano, nos adentramos a descubrir todo lo que ofrece la “capital musical de Europa”, título que se le asigno en el siglo XVI. Aunque la ciudad es bastante grande en dimensiones, destaca sobre todo su centro histórico, que fue declarado patrimonio de la Humanidad por UNESCO en 2001. Su herencia arquitectónica y urbana, el conjunto de sus palacios, sus museos, además de sus cafeterías, restaurantes y zonas verdes hacen de Viena un destino donde perdernos y dejarnos seducir por sus encantos.

En el corazón del casco antiguo hallamos Stephansdom o la Catedral de San Esteban, levantada sobre las ruinas de una iglesia románica dedicada a San Esteban y es sin duda el símbolo religioso más importante de la ciudad. Nos llamará la atención su tejado con los 250 mil azulejos, formando un bonito juego de colores, y su gran torre en forma de aguja con 137 metros de altura. Subir a lo alto de esta torre es casi obligatorio, además de admirar desde arriba la catedral, tendremos unas de las mejores vistas panorámicas de Viena. Del interior de la catedral destacan los diferentes estilos arquitectónicos, sobre todo gótico y barroco, que la caracterizan, y no podemos olvidarnos de las catacumbas, por lo que su visita es imprescindible. En los alrededores de la catedral encontramos algunas de las arterias más importantes de Viena, donde marcas internacionales han abierto sus puertas y han llenado el corazón de la villa de modernidad y estilo. Serpenteamos por las calles nos sorprenderá observar una mezcla de templos de diferentes cultos compartiendo espacio. Pues en un radio de pocos kilómetros, además de encontrar santuarios católicos, religión principal de Austria, observamos el barrio judío, junto con la sinagoga de Stadttempel, como también hallamos las huellas de la religión ortodoxa con la iglesia de la Santa Trinidad, un bonito templo bizantino que fue uno de los primeros no católicos en Viena.

Catedral de San Esteban. Turismo Viena

Descendiendo por la calle de Kohlmarkt, llegamos hasta Hofburg, pero no antes sin hacer una parada en la Pastelería Demel, donde con un decorado rococó y más de 200 años de antigüedad ofrece a sus clientes riquísimos pasteles y dulces, como las violetas azucaradas, las favoritas de la emperatriz Sisí. Parece como si el tiempo se hubiese detenido aquí dentro mientras disfrutamos de esta experiencia degustando un café, saboreamos algún dulce y observando el proceso de elaboración de estos.

Con un buen sabor de boca, nos dirigimos hacia el palacio imperial de Hofburg, es el más grande de la ciudad de Viena y uno de los monumentos más visitados. En la plaza que se ubica, nos llaman la atención los Fiaker o carruajes tirados por caballos que pasean a turistas por las calles adoquinadas de Viena.  Durante más de 600 años fue residencia de los Habsburgo y hoy en día este conjunto arquitectónico alberga los antiguos aposentos imperiales, varios museos, una iglesia y capilla, la Biblioteca Nacional Austriaca, la Escuela de Invierno de Equitación y las Oficinas del Presidente del país.  Si ya su exterior nos asombra, su interior es aún más impresionante. Con nuestra audio guía en español en la primera planta nos deleitamos entre la Platería de la Corte, dado que con el fin de la monarquía de los Habsburgo, todos los objetos pasaron a ser propiedad de la República de Austria. Entre estos encontramos objetos de plata, utensilios de cocina, manteles, porcelana, decoración de mesa, entre otros. Sin duda, llega el momento más esperado para muchos, pues nos adentramos en el Museo Sisí, un punto donde acercarnos más a la emperatriz más querida. A lo largo de seis salas que comprende el museo, observaremos objetos personales, vestidos, la caja de acuarelas, el botiquín de viaje, retratos y copias exactas de sus aposentos y salas donde practicaba sus ejercicios diarios y se ocupaba de sus cuidados de belleza. Aquí conoceremos más a fondo la vida de esta figura de culto, su rebelión, su carácter y su vida junto al Emperador de Austria. Finalmente no podemos dejar de visitar los Apartamentos Imperiales, 19 habitaciones entre estancias oficiales y privadas con la decoración y los muebles originales en las que vivieron el emperador Francisco José y la emperatriz Elisabeth.
Palacio imperial de Hofburg. Turismo Viena

Una vez recorrido este precioso palacio, nuestro camino se bifurca, pues por un lado encontramos Volksgarden y entre sus jardines se abre paso el Parlamento de Austria. Este bonito edificio construido en el siglo XIX, en estilo neoclásico, alberga dos salas de sesiones, la sede del Consejo Nacional y otra del Consejo Federal, unidas por un gran pórtico. A pocos metros de este, se halla el Burgtheater, el teatro Nacional de Austria. Fue inaugurado en el año 1741 y destaca por ser estrenadas aquí tres de las obras de Mozart. Después de ser restaurado entre los años 1953 y 1955 hoy en día sobresale su bonita fachada que mira hacia el majestuoso Ayuntamiento de Viena. Aunque a priori muchos podríamos pensar que se trata de una iglesia, este emblemático edificio de estilo neoclásico guarda en su torre Rathausmann, una escultura dorada de 3,5 metros de altura que representa la figura de un portaestandarte, hoy en día un símbolo más de la ciudad.
Ayuntamiento de Viena. Turismo Viena

El otro camino de nuestra bifurcación nos acerca en la parte más cultural de la villa, pues llegamos al paraíso para los amantes de los museos. Nos da la bienvenida la estatua de la Emperatriz María Teresa, nombre que recibe la plaza. Por los dos lados de esta, uno enfrente al otro, se ubican el Museo de Historia Natural y el Museo de Historia del Arte, casi idénticos, pero con la pequeña diferencia de las estatuas que los coronan. Los dos museos fueron construidos en el año 1889, mientras que el primero alberga exposiciones de animales, destacando las mariposas y los insectos, el segundo hace un recorrido por algunas de las obras más famosas de artistas del norte de Europa y también una colección de arte del mundo antiguo, destacando la colección egipcia. Siguiendo nos adentramos en el MuseumsQuartier, un enorme complejo cultural donde se citan algunos de los museos más destacables de la capital austriaca. Una mezcla de edificios barrocos y modernos componen este lugar que cada año recibe miles de visitantes. Leopold Museum, uno de los museos que aquí hallamos contiene una de las mayores obras de arte moderno austriaco. Cuentan con colecciones del siglo XIX, sucesión, Periodo de entre guerras y expresionismo. Con un llamativo edificio en forma cubica y sin ninguna ventana, recubierto de piedra de basalto de color de lava volcánica, observamos Momuk, Museo de Arte Moderno de la Fundación Ludwig de Viena, que fue reabierto en este lugar en 2001 y a lo largo de sus seis plantas disfrutamos de exposiciones monográficas o temáticas, algunas bastante curiosas, y también presentaciones de la propia colección del museo.
Museumsquartier de Viena. Turismo Viena

Y hablando de museos, como olvidarnos de la Albertina. Este museo, ubicado en un impresionante palacio que fue residencia del duque Alberto de Sajonia-Teschen, quien lo decoro con su colección de arte traída de Bélgica. Así pues, hoy en día encontramos una de las más extensas colecciones graficas del mundo con unos 65 mil dibujos y un millón de grabados. Durante nuestra visita podremos hacer un recorrido por el impresionismo francés, el expresionismo alemán o la vanguardia rusa, con obras maestras internacionalmente conocidas. También el Albertina alberga una colección de arquitectura y fotografías para acabar de completar nuestra visita.

Alejándonos un poco del centro, descubrimos otros relevantes monumentos, que sin duda, son una visita más que obligatoria. Viena es famosa por sus palacios y es por ello que nos encaminamos hacia dos de los más bellos conjuntos arquitectónicos, donde viajar en el tiempo. El Palacio de Belvedere, a poco más de quince minutos del centro, nos recibe con uno de los jardines más bellos jamás vistos. Fue construido entre 1714 y 1723 como residencia de verano para el príncipe Eugenio de Saboya. Este complejo, considerado uno de los más bellos ejemplos de la arquitectura barroca, está compuesto por dos edificios principales, Belvedere Superior y Belvedere Inferior. Actualmente alberga una de las colecciones de arte más destacable de Austria. Después de haber disfrutado de los impresionante jardines donde una alfombra llena de colores los adorna a la perfección entre varios estanques de agua, nos adentramos a descubrir su interior. En el edificio superior disfrutaremos de la mayor colección de obras de Klimt, donde destaca El Beso, una obra de arte admirada por miles de visitantes. Encontramos también obras maestras de Schiele, Kokoschka, Amerling, Fendi, Makart, Boeckl, Wotruba, Hausner, entre otros. El Belvedere Inferior, que era residencia palaciega del príncipe Eugenio, admiraremos espacios como la Sala de los Grotescos, la Galería de Mármol o la Habitación Dorada, y arte de otras épocas anteriores.
Palacio de Belvedere. Turismo Viena

Un poco más alejado, nos acercamos hasta el Palacio de Schönbrunn, conocido como el Versalles austriaco. Fue construido en el siglo XVII y durante muchos años fue residencia de verano de la familia imperial de Viena. Mientras el sol acaricia la fachada de este opulento edificio, nosotros nos adentramos a descubrir su interior, que promete ser muy interesante dado que además desde 1996 está descrito en la Lista del Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. A lo largo de los 40 aposentos, descubriremos el interior de este edificio mientras el audio guía nos relata los acontecimientos más relevantes de la vida de Francisco José y Sisí. Nos asombraremos ante la decoración rococó que predomina en casi todas las estancias y nos fascinaremos ante algunos de los puntos más importantes de este, como la Gran Galería, el Salón Chino Circular, el Salón Chino Azul, el Salón del Desayuno que aun guardan los objetos, muebles y cuadros de los Habsburgo. Una vez acabada la visita del interior de este majestuoso palacio nos adentramos por sus jardines, con 1,2km de largo y 1 km de ancho. El paseo recorre un bonito edén cuidado a la perfección y un laberinto donde perdernos. A lo alto de una pequeña colina encontramos la famosa Glorieta, donde vale la pena subir, pues desde aquí obtendremos una de las mejores panorámicas no solo del palacio, sino también de la ciudad. Si disponemos de tiempo recomendamos pararnos unos instantes y disfrutar del mágico paisaje que se abre ante nosotros. Además, en el recinto también se halla el Tiargarten Schönbrunn o el Zoo de Viena, fundado en el año 1752, convirtiéndose así en el más antiguo del mundo.
Palacio de Schönbrunn. Turismo Viena

Por último, quizás la parte más divertida donde grandes y pequeños gozaran, es visitando el Prater, el parque de atracciones más antiguo del mundo y de entrada libre. Este espacio que había sido utilizado como coto de caza imperial, desde 1895 alberga este parque de atracciones donde destaca la gigante noria. Fue inaugurada en el año 1897 y hoy en día es un símbolo más de la ciudad. Con una altura de 60 metros, fue inaugurada para la celebración del 50 aniversario de la coronación de Francisco José I. Aunque en un primer momento contaba con 30 cabinas, después de ser bombardeada durante la II Guerra Mundial y de su reconstrucción, solo se pudieron colocar 15. El resto podemos verlas en su entrada a modo de exposición de diferentes momentos de la historia de la ciudad. Sin duda es otro punto interesante y recomendable para visitar y disfrutar de otra manera de la villa.

Llegar a Viena es muy fácil gracias a los vuelos diarios que ofrece Vueling (www.vueling.com) y que conectan la ciudad de Barcelona con la capital austriaca. Perdernos por sus calles, gozar de su gastronomía entre tradicionales y modernos restaurantes y cafeterías, empaparnos de cultura, disfrutar de palacios y majestuosos edificios, contemplar espectáculos de música y teatro o recorrer sus espacios verdes, son razones más que suficientes para adentrarnos en la aventura de descubrir esta impresionante ciudad.  

        opiniones   enviar   imprimir  

Zona
Europa central
Europa noroeste
 
Tipo de viaje
capitales europeas
compras
cultural
destinos cercanos
gatronómicos y enológicos
romanticos

Poblaciones del reportaje
Austria Austria Viena Wieden

   
Els Blaus de Roses

Turismo de Gerona. Ayuntamiento














  portada

| Hoteles
| Suscripción
Abcviajes
Revista de viajes e información turística. 
En abcviajes encontrará infinidad de guías turísticas y artículos para el viajero. 
GUÍAS FOTOS VÍDEOS NOTICIAS
Home | © abcviajes - Quantum Digital Groups, S.L. C/ Capitán Haya, 60, 28020, Madrid