Turismo y viajes en Internet
 
        
GUÍAS   FOTOS   VÍDEOS   NOTICIAS
 
portada

Mdina - Malta
Mdina y Rabat, en el corazón de Malta
Mundo Malta Malta Malta Majjistral Rabat

Mdina y Rabat son unas claras representaciones de la importante historia de Malta. Recorrer sus callejuelas nos hará trasladarnos a otra época y descubrir edificios y monumentos realmente interesantes que nos acercarán un poco más a la esencia del país.


artículo
  fotos   vídeos   opiniones  
       

mdina - malta, mdina y rabat, en el corazón de malta

En el corazón de la isla de Malta, situada a lo alto de una colina se halla Mdina, una ciudad amurallada que data desde aproximadamente el año 700 a. C. En su zona suburbial encontramos Rabat, una urbe construida igual que la primera por los árabes y que juntas sorprenderán sus visitantes con un interesante patrimonio cultural e histórico y un ambiente típico maltés.  

Llegar a Mdina y Rabat es muy fácil, debido a la buena comunicación por carretera, ya sea en bus o en coche desde la Valeta o desde cualquier otro punto de Malta. Podríamos destacar que de las dos ciudades, sin duda Mdina es la más turística, pero no podemos dejar de visitar algunos de los atractivos que alberga también Rabat.  

Remontadnos en la historia, es interesante saber que hasta el año 1570 Mdina fue la capital de Malta y se denominaba Citta Veccia.  Su actual nombre le fue dado en el 1000 después de Cristo cuando Malta fue ocupada por los árabes. Debido a su estratégica ubicación, en uno de los puntos más altos de la isla y alejada del mar, sus primeros habitantes fueron los fenicios seguidos por los romanos. También se dice que después de su naufragio en la isla, en el año 60 después de Cristo, el Apóstol San Pablo residió en esta ciudad. El periodo de los Normandos también se ve reflejado actualmente gracias a los muros que rodean la ciudad, ya que fueron ellos los que los erigieron y además ampliaron el foso. Sin duda, otros importantes residentes de la isla, fueron los Caballeros de la Orden de Malta, que construyeron y restauraron diferentes edificios. Así pues, con una historia de más de 4.000 años, “la ciudad silenciosa”, ofrece a sus visitantes bellos palacios y edificios religiosos con una extraordinaria mezcla de arquitectura medieval y barroca. Actualmente algunos de estos edificios son ocupados por familias aristocráticas, aunque la población tan solo sea de poco más de 300 habitantes.  

Carruajes malteses en Mdina, Turismo Malta.
Llegando a la entrada principal de Mdina nos llamará la atención el recibimiento de muchos carruajes típicos malteses que esperan poder llevar por las estrechas calles de la parte amurallada a turistas que buscan una experiencia diferente. Como si de un cuento se tratase, podemos observar perfectamente ordenados diferentes edificios en tonos anaranjados debido a la piedra caliza que se ha utilizado para su construcción, típico de la arquitectura maltesa. Nada más cruzar la majestuosa entrada precedida por las estatuas de unos leones, nos encontramos con el Palacio de Vilhena. Situado en la Plaza de San Publius, este palacio destaca por las numerosas esculturas que adornan su puerta principal y por albergar el Museo de Historia Natural de Malta con una destacable colección de fósiles. Seguidamente encontramos la Capilla de Santa Ágata y la de San Nicolás.  Ubicada en la Plaza de San Pablo, observamos la Catedral de Mdina. Fue construida en los años 1697 y 1702 siguiendo el diseño de Lorenzo Gafa. En su interior podemos observar sus hermosas pinturas y esculturas que relatan la vida de San Pablo. Dado que esta catedral se construyó para reemplazar una catedral normanda que se destruyó por el fuerte terremoto que afectó el sur de Italia y las islas maltesas, hoy en día podemos visitar el Museo de la Catedral de Mdina donde se conservan las reliquias, pinturas, esculturas de madera y dibujos de esta primera catedral, además de una importante colección de monedas. Otro significativo palacio es el Palazzo Falson o conocido también por Norman House. Construido en el año 1495 ofrece a sus visitantes conocer cómo vivía la nobleza maltesa y además, disfrutar de una atrayente colección de pintura, cerámica e interesantes antigüedades que acicalan la casa. Cerca de este hermoso palacio encontramos el Mirador de Mdina, uno de los lugares más mágicos de toda la ciudad ya que nos ofrece una preciosa panorámica sobre la isla y las poblaciones cercanas. Es aquí donde podemos descansar y disfrutar de las bellas vistas que se abren ante nosotros.

Callejuela de Mdina, Turismo Malta.
Seguir recorriendo sus callejuelas nos permite trasladarnos a otra época y disfrutar de una extraordinaria tranquilidad. Otros destacables edificios que podemos encontrarnos son la Iglesia y el convento Carmelita, el Monasterio Benedictino o las Mazmorras de Mdina. Son interesantes también las numerosas tiendas artesanas o de suvenires que ocupan muchos de estos bellos edificios, donde podemos adquirir un recuerdo único de la zona. Sin duda, entre los tonos anaranjados de Mdina no pasarán desapercibidas las rojas cabinas telefónicas, recordando la presencia de los ingleses en la isla.

Saliendo de la zona amurallada nos adentramos por las calles de Rabat, una típica localidad maltesa. Aunque sus atractivos no son tan numerosos sí que son interesantes de conocer. No podemos irnos de Rabat sin haber visitado la iglesia de San Pablo y la imponente gruta con el mismo nombre que se sitúa justo debajo del templo, y donde se cree que el santo se detuvo a rezar durante su estancia en Malta. Esta iglesia de estilo barroco data del siglo XVII y destacada también por su estatua de San Pablo y por la galera de plata con la que le obsequiaron los Caballeros del orden de San Juan. Sin duda, otro significativo lugar son las catacumbas de San Pablo y Santa Ágata. Este recinto de 2000 metros cuadrados fue utilizado durante la época romana para enterrar a los muertos, ya que no era bien visto hacerlo dentro de la ciudad. Estas catacumbas también fueron utilizadas como lugar de reuniones secretas de los primeros cristianos, hasta que Constantino  convirtió el cristianismo en la religión oficial del imperio. Vale la pena coger el audioguía porque aunque el lugar está perfectamente señalizado, éste nos permitirá descubrir los puntos más significativos y su historia. Observaremos tumbas, también las que estaban dedicadas para niños, una mesa circular a la entrada de la cripta y algunos grabados de la época en piedras que fueron utilizadas para tapar las tumbas. Indudablemente, una visita interesante para todos aquellos que quieran viajar en el pasado y conocer la historia de la zona.

Jardines Howard entre Mdina y Rabat, Turismo Malta.
Si disponemos del suficiente tiempo os proponemos también visitar por un lado, la Casa Romana Domus que hoy en día alberga el Museo de la Antigüedad Romana en el cual podemos observar bellos mosaicos romanos policromados, elementos decorativos y 4 estatuas de mármol. Por otro lado, hallamos también el Museo Wignacourt, donde a los largo de sus tres pisos podemos descubrir un laberinto de hipogeos púnicos, romanos y cristianos, diferentes estancias del edificio y una interesante galería pictórica de conocidos artistas malteses y europeos.  

Mdina y Rabat son unas claras representaciones de la importante historia de Malta. Recorrer sus callejuelas nos hará trasladarnos en otra época y descubrir edificios y monumentos realmente interesantes y significativos que nos acercarán un poco más a la esencia del país y así vivir una experiencia inolvidable.

 

        opiniones   enviar   imprimir  

Zona
Europa mediterranea
 
Tipo de viaje
grandes ciudades
viajes para jóvenes

Poblaciones del reportaje
Malta Malta Malta Majjistral Medina
Malta Malta Malta Majjistral Rabat

   
Els Blaus de Roses

Turismo de Gerona. Ayuntamiento














  portada

| Hoteles
| Suscripción
Abcviajes
Revista de viajes e información turística. 
En abcviajes encontrará infinidad de guías turísticas y artículos para el viajero. 
GUÍAS FOTOS VÍDEOS NOTICIAS
Home | © abcviajes - Quantum Digital Groups, S.L. C/ Capitán Haya, 60, 28020, Madrid