Turismo y viajes en Internet
 
        
GUÍAS   FOTOS   VÍDEOS   NOTICIAS
 
portada

México
México, un país lleno de tesoros
Mundo México Distrito Federal México D.F. México D.F.

Hablar de México es hablar de diversidad, de energías que se atraen, que se complementan: como el sol y la luna. Dioses milenarios, fuerzas mestizas que se reinventan, que impregnan de tradición y modernidad la esencia de este fascinante destino


artículo
  fotos   vídeos   opiniones  
       

méxico, méxico, un país lleno de tesoros

MÉXICO, UN PAÍS CON PERSONALIDAD. ¿CREÍAS CONOCERLO?


Hablar de México es hablar de diversidad, de energías que se atraen, que se complementan: como el sol y la luna. Dioses milenarios, fuerzas mestizas que se reinventan, que impregnan de tradición y modernidad la esencia de este fascinante destino.

UN PAÍS CON PERSONALIDAD

Tesoros de antaño se fusionan con el mundo moderno y le confieren una personalidad sin igual. México, el de los mil colores, abraza con la misma fuerza al presente y al pasado. Sofisticación y exotismo. Aventura y contemplación. Naturaleza virgen y urbes trepidantes. Selva y desierto. Lujo y simplicidad. Sitios arqueológicos y barrios bohemios. Centros comerciales y mercados callejeros. Ciudades coloniales y distritos financieros. Maestros artesanos y artistas mexicanos de fama mundial.

Gente de campo, de costa, de ciudad, de montaña, de río. Gente hospitalaria, sonrisas que cautivan, miradas que invitan a concluir que existen tantos Méxicos como estemos dispuestos a descubrir. Porque más allá de sus afamadas playas, de los mariachis y del tequila, más allá de los clichés y de los típicos tópicos: México conmueve, México sorprende, México enamora. ¡Porque hablar de México es hablar de diversidad! Es hablar de lujo, glamur y estilo de vida, de sofisticados hoteles, restaurantes y rascacielos, de eficientes carreteras, aeropuertos y puentes, de energías renovables y desarrollo sostenible, de grandes multinacionales y empresarios locales. Es hablar de telecomunicaciones, infraestructura y servicios.

Pero también es hablar de tradición, legado y patrimonio, de diversidad étnica, culturas vivas y costumbres de antaño, de un grandioso pasado histórico. De música, de bailes regionales, de trajes típicos. De más de 30.000 sitios arqueológicos, 40 Pueblos Mágicos e infinidad de lugares y costumbres declaradas Patrimonio Cultural y Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO.

Y también es hablar de naturaleza, de glaciares y volcanes, de cascadas y arrecifes, de humedales y ríos, de protección de flora y fauna, de ecosistemas, de biodiversidad y de un vastísimo Patrimonio Natural.

Carro de caballos en Yucatán
UN DESTINO AMIGABLE

A México y España no sólo los une un pasado común. Diversos vuelos directos conectan ambos continentes. Viajar por México permite disfrutar de la flexibilidad y la improvisación de los viajes independientes porque siempre habrá un colorido festival en el pueblo vecino, una idílica playa que nos recomendó algún viajero, un nuevo amigo local que está dispuesto a guiarnos o esa aventura que ni nos imaginábamos poder realizar.

Basta con elegir una región en el mapa y, al llegar al destino, encontraremos variedad de alternativas de alojamiento, transporte y actividades. Las hay para todos los gustos y bolsillos.

El creciente desarrollo del país, las infraestructuras turísticas y la ventaja de comunicarnos en el mismo idioma harán del recorrido por el país azteca una experiencia fascinante. Déjate llevar.

PUEDES ESTAR TRANQUILO

Para viajar por México hay que aplicar las mismas normas que seguimos al recorrer cualquier otro lugar del mundo: saber dónde ir, cómo moverse y qué visitar.

México cuenta con un territorio muy extenso, es casi 4 veces más grande que España, por lo tanto las distancias entre un punto y otro son inmensas. Sólo para que te hagas una idea: Ciudad Juárez se encuentra a más de 1.045 km de Los Cabos (casi la misma distancia que separa a Barcelona de Sevilla), y se encuentra a más de 3.385 km de Cancún (que es incluso más de lo que separa a Barcelona de Moscú).

¿TÚ DEJARÍAS DE VIAJAR A BARCELONA, SI EN MOSCÚ SE REGISTRARAN CONFLICTOS?

Los destinos turísticos de México son seguros. La situación actual no afecta, ni ha afectado, a los viajeros que visitan México, ni a los turistas locales que recorren su país. Este es un territorio muy amplio, las zonas turísticas están claramente delimitadas y son seguras.

DE VERDAD, ¿CREÍAS CONOCERLO?

No importa cuánto hayas oído sobre México, ni cuántas veces lo hayas visitado. Te invitamos a recorrer sus extrañas, a descubrir un país que se reinventa y verás que, en realidad, solo creías conocerlo.

Artesana tejedora
FASCINANTE RECORRIDO POR LAS BARRANCAS DEL COBRE

Chihuahua, el estado más extenso de la República Mexicana, cautiva a primera vista. Sobrevolar las Barrancas del Cobre en helicóptero, recorrerlas a bordo de un legendario tren o descender a caballo, entre acantilados y cascadas, son experiencias sobrecogedoras que no te puedes perder.

La aventura comienza en la capital de este estado norteño, en la estación del tren Chihuahua pacífico, llamado cariñosamente "El Chepe". Estamos a punto de realizar un viaje de 653 kilómetros desde Chihuahua hasta Los Mochis, una bella ciudad colonial ubicada en el vecino estado de Sinaloa. El recorrido por las Barrancas del Cobre, más extensas y profundas que el Cañón del Colorado, promete paisajes de ensueño que se reinventan a cada instante.

CULTURA VIVA

Las postales de la Sierra Tarahumara, con sus riachuelos y cascadas, casi se opacan con la sonrisa de los rarámuris, la comunidad indígena que desde tiempos inmemoriales habita en esta región. Explorar sus pueblos milenarios y convivir de cerca con las comunidades indígenas son la mejor forma de comprender sus tradiciones de antaño.

¡TODOS A BORDO!

Desde 1961, el Chepe recorre las entrañas de esta fascinante región. Cruza 86 túneles, 37 puentes y hace alrededor de 10 paradas principales. Puedes bajarte en cada parada para descubrir la región haciendo caminatas, perderte por pequeños poblados llenos de tradición, pernoctar en paradores de montaña y abordar el tren, al día siguiente, con el mismo billete.

PRÓXIMA ESTACIÓN: UNA COMUNIDAD MENONITA

La primera estación del Chepe, viajando desde Chihuahua, es Cuauhtémoc, el hogar de la comunidad menonita más importante de México. Muchas cosas han cambiado desde que llegaron, en 1920, procedentes de Alemania y Holanda, buscando una tierra donde pudieran profesar su fe y su estilo de vida con libertad. A pesar de las transformaciones que ha experimentado su cultura, han logrado mantener el sentido de humildad en sus hogares, su personalidad hermética y una rigurosa filosofía de trabajo, que involucra a toda la familia y que permite el descanso sólo los domingos para ir a la iglesia.

Comprar queso menonita directo de fábrica y conocer el Centro Cultural Menonita son visitas imprescindibles en nuestro paso por Cuauhtémoc.

CREEL, MÁS QUE UN PUEBLO MÁGICO

Una parada obligada, para inmortalizar la belleza desde los miradores de las Barrancas del Cobre, es la estación de Creel. Este colorido Pueblo Mágico está habitado por la comunidad indígena de los tarahumaras, quienes esperan a los pasajeros para ofrecer cestas tejidas a mano, tallas de madera, muñecas ataviadas con textiles tradicionales o, incluso, para guiarles por los principales atractivos de la región.

En Arareko encontramos una hermosa laguna y formaciones rocosas que bautizan el Valle de las Ranas, el Valle de los Monjes y el Valle de los Hongos, alucinantes paisajes que asemejan rincones lunares.

La cascada de Cusárare es todo un espectáculo. Para llegar hay que caminar poco más de una hora, pero el paseo vale la pena porque atraviesa un bosque de pinos. Hay un circuito de miradores que ofrece diferentes perspectivas de la cascada, aproximarse hasta donde la fuerza del agua lo permite es uno de los momentos que quedarán tatuados en nuestra mente para siempre.

DIVISADERO, LAS CASCADAS MÁS ESPECTACULARES

Esta es la única estación donde, aunque los pasajeros decidan no quedarse, se conceden 15 minutos para maravillarse con los paisajes que se aprecian desde los miradores.

Lo mejor es hacer una parada de un par de días. Comenzar por comer una típica "gordita" en la estación del tren y disfrutar del paisaje que brindan las diferentes barrancas: del Cobre, de Urique, de Candameña y la de Tararecua.

En la barranca de Candameña, dentro del Parque Nacional de las Cascadas, un bosque de pinos que cuenta con senderos y miradores excepcionales, están las dos cascadas más altas de México: la de Basaseachi, con 246 metros, y la de Piedra Volada, de 453 metros, cuya belleza es efímera, pues sólo aparece durante la época de lluvias.

NO TE PIERDAS: el Parque de Aventura de Divisadero en el que podrás disfrutar de las Barrancas del Cobre desde la cabina del teleférico o aventurarte a cruzar por un sistema de tirolesas que suman casi 5.000 mts, de cableado.

Paisaje junto a una laguna
BAHUICHIVO, PAISAJES DE ENSUEÑO

Desde esta estación hay que trasladarse a Cerocahui. Su misión jesuita, construida en 1680 por el padre Juan María de Salvatierra, fue reconstruida tras años de abandono, y utilizada por los tarahumaras, al regreso de los misioneros en 1939.

Cerocahui nos deleita con la vista más conmovedora de Urique, la barranca más profunda, con 1.879 me­ tros de altura. El mejor punto para observarla es el mirador del Cerro del Gallego.

CONOCE DE CERCA A LOS RARÁMURIS

La Sierra Tarahumara es hogar, desde hace más de 400 años, de la comunidad indígena que lleva su nombre, los tarahumaras o rarámuris, también conocidos como “los hombres de los pies ligeros”, famosos por recorrer miles de kilómetros a pie por caminos que sólo ellos conocen.

Habitan las cuevas, las laderas y las profundidades de las rocas de la Sierra. Su filosofía y valores espirituales se basan en la comunicación armónica con la naturaleza que los rodea.

La fiesta que celebran en Semana Santa, llamada Norirahuachi, que significa “cuando caminamos en círculos”, esta ligada a los rituales prehispánicos y atrae a miles de personas interesadas en conocer su cosmovisión.

El recorrido del Chepe termina en Los Mochis. Desde ahí es posible coger un ferry nocturno que nos llevará hasta baja California, nuestro siguiente destino.

DESIERTO EN IDILIO CON EL MAR

Baja California, zona de profundos contrastes naturales: paisajes desérticos que se funden con el azul del mar, interminables viñedos, edificios de antaño que narran la historia de un pueblo. Hoteles de lujo y campos de golf en parajes de ensueño. Cuna de exóticas especies marinas y res­ guardo de áreas naturales protegidas.

Las ballenas grises recorren 10 mil kilómetros desde el círculo polar ártico hasta las cálidas aguas de Baja California para dar a luz a sus crías. El espectáculo es conmovedor e invita a pensar en la atracción de este lugar, que cautiva a las ballenas desde hace siglos y hechiza a los viajeros con asombrosos paisajes donde el desierto y el mar conviven en armonía.

PRIMERA PARADA: LOS CABOS

Situado al extremo sur de la península, es uno de los destinos de playa más privilegiados de México. Recorrer Baja California Sur por el extremo final, en la región de Finisterre o "fin de la tierra", no es un acto de rebeldía, es la mejor manera de relacionarse con un destino que regala increíbles experiencias como acampar en el desierto, recorrer islas vírgenes que albergan fascinantes ecosistemas, nadar con leones marinos o admirar la belleza del paisaje a bordo de un yate de lujo o de un sencillo kayak.

Hoteles de lujo, cocina gourmet o campos de golf en parajes de ensueño son sólo algunos pretextos para dejarse seducir por este rincón de México que enamora a quien lo visita. Los paisajes presumen tonos ocres salpicados de exóticos cactus y se dejan enmarcar por los matices de azul provenientes del Océano Pacífico y el Mar de Cortés.

Habrá que liberar pequeñas dosis de adrenalina para adentrarse a las tierras áridas y solitarias: el misticismo del desierto se revela a través de caminatas por un mar de arena o emocionantes recorridos en 4x4, sur­ cando las dunas y descubriendo el milagro de la vida que crece en estas tierras secas, como curiosos reptiles o cactus gigantes que rebasan los tres metros de altura.

A bordo de un yate, el paisaje desértico se reinventa para convertirse en majestuosas rocas de tonos rojizos rodeadas de mar. Y de vuelta en tierra firme, nos deleitamos con las maravillas culinarias de esta región: machaca de res, de langosta, de gamba y mantarraya.

TODOS SANTOS: UN PUEBLO MÁGICO

73 kilómetros al norte de Cabo San Lucas, por la carretera 19, se llega a Todos Santos, un Pueblo Mágico, de ambiente bohemio, plagado de galerías de arte, restaurantes y bares que congregan a los intelectuales y artistas del momento.

El encanto de Todos Santos se deja sentir hacia donde se dirija la mirada: árboles de mango, palmeras datileras y huertos fértiles son la prueba de que, en medio del desierto, este pueblo es un oasis; antiguos edificios utilizados hace más de un siglo como almacenes de caña de azúcar delatan que se trata de un lugar con historia, y las playas solitarias son ideales para mirar el vaivén de esas olas tan anheladas por los surfistas de todo el mundo.

NO TE PIERDAS: el legendario Hotel California, protagonista de la famosa canción de The Eagles y la Misión de Nuestra Señora del Pilar de la Paz, fundada en 7723.

ISLA ESPÍRITU SANTO: RESERVA NATURAL PROTEGIDA

Por la carretera 19 llegamos a La Paz para disfrutar de playas que aún poseen cierto aire virginal, como Balandra y Tecolote, o de la animada vida nocturna en el malecón.

Desde el muelle de La Paz nos embarcamos hacia la paradisíaca Isla Espíritu Santo, un trozo de tierra intacto, que nos despierta la sensación de ser los primeros en descubrir tanta belleza.

Esta Isla, que forma parte del Área de Protección de Flora y Fauna "Islas del Golfo de California" (que incluye más de 900 islas e islotes protegidos por el Gobierno Federal), nos permite convivir con la gran diversidad marina que habita en sus aguas: hacer submarinismo entre lobos marinos, mantarrayas y tiburón martillo, o pasar la tarde en kayak por sus aguas cristalinas.

MAR, MISIONES Y PINTURAS RUPESTRES

La ruta continúa hacia Loreto, a donde se accede por la carretera Transpeninsular rodeada de cactus y vistas de la fotogénica Sierra de la Giganta.

El Parque Marino Bahía de Loreto es un conjunto de islas e islotes, de bellas playas con aguas fértiles, habitadas por unas 30 especies de fauna marina, así que ver delfines o ballenas en esta zona está garantizado.

La práctica del submarinismo, la pesca deportiva o el ecoturismo son la mejor forma de enamorarse de este sitio.

Además de las riquezas marinas de la región, Loreto y sus alrededores guardan tesoros ancestrales en tierra firme, como la Misión de Nuestra Señora de Loreto, la primera de 17 misiones barrocas de la zona, o las pinturas rupestres de la Sierra de San Francisco.

LA RUTA DEL VINO

La Ruta del Vino, en el estado vecino de Baja California Norte, pasa por los viñedos que sur­ can los valles de Guadalupe y San Antonio de las Minas. Recorrerla es adentrarse en el proceso de nacimiento y maduración de los famosos vinos bajacalifornianos, los mejores de México, que gozan ya de fama mundial.

AVISTAMIENTO DE BALLENAS

La migración de ballenas grises hacia la costa de México es un fenómeno de indescriptible belleza. Desde diciembre hasta abril, las ballenas se instalan en las aguas de Baja California para parir a sus crías.

Para observarlas recomendamos: El Vizcaíno, santuario de ballenas declarado Patrimonio Natural de la Humanidad por la UNESCO que resguarda las lagunas Ojo de Liebre y San Ignacio, o el complejo lagunar Bahía Magdalena, donde se encuentra Puerto López Mateos.

Iglesia de San Miguel de Allende
UNA CIUDAD COLONIAL POR TIERRA Y AIRE

Un halo de magia envuelve a San Miguel de Allende, en el estado de Guanajuato, poblado que concentra la esencia del México tradicional. Emana aire provincial y, al mismo tiempo, es hervidero de galerías, hoteles boutique y restaurantes de autor.

Caminar por sus callejones empedrados, des­ cubrir su riqueza arquitectónica, tomar clases de cocina típica, pasear a caballo por los alrededores o volar en globo. Todo puede disfrutarse en este rincón mexicano que consigue sorprender, incluso a aquellos que creían conocerlo.

UNA CIUDAD QUE ENAMORA

Hay una fuerza de atracción casi inexplicable en San Miguel de Allende, pequeña localidad en el centro de la República Mexicana, que ha hecho que los nacionales la conviertan en su escape de fin de semana predilecto y que muchos extranjeros, presas de los hechizos de la región, hayan renunciado a s país de origen para disfrutar la vida entre edificios virreinales y patios con fuentes.

Perderse por las estrechas calles que serpentean la ciudad es sumergirse en la historia de este lugar fundado en el siglo XVI, y sucumbir a la tentación de entrar en sus galerías de arte contemporáneo, en las múltiples boutiques que ofrecen encantado­ res trabajos de cestería, plata, antigüedades. Restaurantes, hoteles boutique y bares bohemios ha encontrado resguardo en típicas casonas de piedra con patios internos y ventanas enmarcadas por cantera tallada y hierro forjado.

San Miguel de Allende fue declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO, en 2008 y comparte el título con el Santuario de Atotonilco un edificio barroco conocido como lugar de adoración y peregrinaje desde su fundación en 1740, que se localiza a menos de 15 kilómetros de la ciudad.

A GOLPE DE VISTA

Lo primero que nos sorprende es que, al poco tiempo de caminar por sus callejones, descubrimos que aunque San Miguel guarda con recelo su carácter antiguo, no duda en reinventarse. Lo que antaño fuera una gran fábrica de textiles llamada La Aurora, es desde hace poco un cosmopolita centro artístico, con estudios de pintura, salas de exhibición, restaurante gourmet y hasta un animado bar de vinos. Caminamos por un sitio que, aunque grita modernidad, está salpicado por envejecidas máquinas que hoy no son más que objetos de ornato que delatan la antigüedad del recinto.

Recorriendo San Miguel resulta fácil comprender su pasado, punto estratégico en la ruta minera de México y sembradío, en el siglo XVIII, de majestuosos edificios coloniales que, incluso hoy, dotan de personalidad al poblado. Silencioso testigo y actor fundamental en la Independencia de México, si las paredes hablaran, ¡cuántas cosas contarían! Los rincones, guardianes celosos de su gloriosa memoria, esconden fascinantes misterios. Pasear por este Pueblo Mágico es viajar entre presente y pasado, admirando la Parroquia de San Miguel, de estilo neogótico, o una casona virreinal, con increíbles portones de madera, conocida como la Casa de los Condes del Canal.

DEVOCIÓN ARTÍSTICA

En el Centro Cultural Ignacio Ramírez "El Nigromante" se realizan actividades culturales, exposiciones, talle­ res y cursos de diversas modalidades artísticas; el lugar es muy visitado porque resguarda murales que David Alfaro Siqueiros pintó en los años 40, cuando este sitio era la Escuela de Bellas Artes.

El Mercado de Artesanías nos recibe para seguir alimentando nuestra faceta de compradores compulsivos, al igual que la curiosa boutique de diseño Ave María, que ostenta coloridos objetos, muy a la mexicana, con imágenes de la Virgen de Guadalupe, Frida Kahlo y luchadores como El Santo.

AL ATARDECER

Después de caminar incansablemente por el centro y por el encantador barrio del Chorro, plagado de jardines y fuentes que se extienden al sur del centro histórico, nos dirigimos a La Azotea, restaurante propiedad de un español que hace 10 años se enamoró de San Miguel de Allende. Este sitio es uno de los lugares más recurridos por fuereños y locales, sobre todo al atardecer, para disfrutar de una tradicional margarita de menta y contemplar las vistas de la Parroquia de San Miguel, el Templo de las Monjas y el valle.

HOSPEDAJE CON PERSONALIDAD

En San Miguel de Allende, cada hospedaje cuenta una historia y tiene personalidad propia. Casa Rosada y Casa de Sierra Nevada son hoteles de lujo con mucho estilo, ambos están en edificios antiguos y el servicio es atento y personalizado. Otros, como Posada Corazón y Casa Calderoni, gozan de un ambiente mucho más familiar, sin perder la comodidad y el buen gusto.

Uno de los más novedosos es Matilda que, además de contar con un tentador spa, resguarda interesantes obras de arte contemporáneo que Harold Stream, el propietario del hotel, compró para decorar su casa.

Desde San Miguel de Allende puedes visitar Querétaro (a 64 km), Guanajuato (a 97 km) o viajar a la Ciudad de México (a 274 km), desde donde puedes coger un vuelo directo que te llevará a Quintana Roo.

EL PARAÍSO EN LA TIERRA

Quintana Roo alberga dos de las zonas más turísticas de México, Cancún y la Riviera Maya, pero también es uno de los destinos que resguarda rincones naturales casi intactos, bañados por cálidas aguas azul turquesa y rodeados de fina arena blanca. Los sitios arqueológicos del Mundo Maya, las playas paradisíacas, los arrecifes de coral, los cenotes e islas de ensueño esperan a ser descubiertos por quienes buscan la auténtica comunión con la naturaleza.

Todos los matices conocidos de azul y verde danzan en perfecta armonía en las aguas que bañan los 700 kilómetros de costa que posee Quintana Roa, en el Caribe. Entre el extremo norte del estado y el sur de la región se despliegan un sinfín de tesoros naturales, que pueden explorarse a profundidad gracias a los servicios y recorridos turísticos que se ofrecen en la zona.

Los sitios arqueológicos abiertos al público son el umbral conocido del Mundo Maya, pero fuera de ellos, miles de vestigios se esconden entre la selva, reafirmando que este sigue siendo un territorio don­ de la fuerza y la magia indígena se deja sentir. En México, un solo estado regala experiencias tan memorables como practicar avista miento de aves en una isla casi virgen, nadar con tiburones ballena en mar abierto, bucear en cuevas submarinas, cenotes o arrecifes de coral, pasear en lancha por lagunas solitarias de aguas azul turquesa, acudir a ceremonias de tradición maya. O dejarse mimar en hoteles de gran lujo e irse de marcha hasta el amanecer. Si con una sola visita crees haber descubierto los secretos de Quintana Roo, espera a ver lo que te tiene reservado un recorrido más allá de los circuitos turísticos.

CANCÚN, BENDECIDO POR LA NATURALEZA

Sus playas de arena blanca yaguas turquesa son tan populares como sus hoteles de lujo, restaurantes de autor y animadas discotecas, que superan las expectativas de todo aquel que busque un ambiente festivo en sus vacaciones. Más allá del impresionante desarrollo turístico, Cancún sigue siendo un sitio privilegiado por la naturaleza: por un lado el mar Caribe y, por el otro, la laguna Nichupté, rica en manglares que anidan aves exóticas. La región incluso cuenta con sitios arqueológicos que, aunque no son de gran tamaño, invitan a reflexionar sobre el contraste entre lo antiguo y lo moderno de este destino. Frente a las costas de Cancún se encuentra Isla Mujeres que, en siete kilómetros, concentra playas, cuevas submarinas, una granja de tortugas, una zona arqueológica y la antigua mansión de un pirata.

Ciclismo en plena naturaleza
RIVIERA MAYA EN PROFUNDIDAD

La zona conocida como Riviera Maya abarca 130 kilómetros desde las afueras de Cancún hasta Punta Allen y brinda un paisaje de ensueño: playas, manglares, cenotes, densa selva y maravillosos vestigios prehispánicos. Aquí se encuentran los parques naturales de Xcaret, Xel-Ha y Tres Ríos. Pero hay un sitio que sólo es posible descubrir mar adentro. Conocida como la puerta de entrada a la Riviera Maya, la playa de Puerto Morelos es ideal para explorar todo un universo de coral. Mar adentro, a 300 metros de la costa, se encuentra el Parque Marino Arrecife de Puerto Morelos, uno de los dos sistema de arrecifes más importantes del planeta, que sólo es posible disfrutar realizando esnorquel o buceo. El arrecife, declarado Área Natural Protegida en 1998, es hogar de meros, peces payaso, tortugas y soberbias mantarrayas de colores y formas extraordinarias.

TULUM, VESTIGIOS CON VISTA AL MAR

A menos de una hora de Playa del Carmen, el animado; puerto lleno de restaurantes, hoteles de lujo y bares, se encuentra Tulum: el único sitio arqueológico a orillas del mar y de uno de los rincones más retratados de México; sus construcciones antiguas fueron en su mayoría templos mayas, aunque también sirvieron como vivienda. Dar un paseo por el sitio arqueológico y bañarse en la playa que lo enmarca hace pensar que si alguien tenía claro el concepto de "sibarita” desde tiempos inmemoriales, eran los mayas. El pequeño pueblo de Tulum posee playas apartadas vírgenes, como Xcacel, rodeada de manglares y selva. Aquí, los hospedajes son cabañas ecoturísticas que no renuncian al lujo y se hacen llamar eco-chic; también pueden encontrarse encantadores restaurantes frente al mar que ofrecen mariscos frescos y gastronomía internacional, todo en un ambiente relajad: donde confluyen viajeros de todo el mundo.

SIAN KA' AN, LA PUERTA DEL CIELO

Cuesta trabajo creer que haya un sitio más favorecido por la naturaleza que éste: 30.000 hectáreas salpica­ das de arrecifes de coral, playas, dunas, manglares, sabanas, cenotes, lagunas saladas y dulces, selva tropical. Sian Ka'an es una Reserva de la Biósfera que, por su belleza y riqueza natural, fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 1986 y, un año después, se sumó a la lista de Patrimonio Mundial por la UNESCO. Entre las especies en peligro de extinción que consideran a Sian Ka'an el único sitio seguro se encuentran: el manatí marino, el puma, el águila pesca­ dora, el cocodrilo y la tortuga caguama. Además, hay casi mil 500 variedades de plantas, que incluyen 800 tipos de flores. El nombre de esta reserva proviene del maya Ziyan Caán, "Nacimiento del cielo", y se trata de la tercera área natural en importancia en el país. Sus bahías de poca profundidad, finas arenas blancas yaguas color turquesa, con múltiples cayos, son ideales para la anidación de aves acuáticas. Para descubrir la zona hay que dejarse llevar por cenotes escondidos entre manglares, pasear en lancha por las lagunas o disfrutar de sus playas vírgenes.

BACALAR, PUEBLO MAGICO A ORILLAS DEL LAGO

La Laguna de Bacalar es uno de los cuerpos de agua más bellos del país, y a su alrededor se encuentran pequeños poblados en los que aún se respira la típica tranquilidad de la provincia costera de México. El Pueblo Mágico de Bacalar relata su historia protagonizada por piratas, mayas y españoles, todo frente a un escenario natural que fusiona laguna de aguas transparentes, selva virginal, historia milenaria y mística herencia maya. Visita el Fuerte de San Felipe Bacalar y recorre en lancha la laguna y sus cenotes para apreciar las tonalidades del agua.

Tiburón ballena
ISLAS HOLBOX, DE ENCANTO VIRGINAL

Al norte de Quintana Roo, esta isla de personalidad rústica, libre de grandes hoteles y exquisitamente remota es ideal para ver pasar las horas frente al mar caribe Aunque cada vez son más los aventureros que deciden explorar este trozo de tierra, la pesca sigue siendo la actividad principal, incluso más importante que el turismo. Las calles son de arena y no está permitida la entrada a los coches, solo carritos de golf y bicicletas transitan en esta isla paradisiaca. Además del mar Caribe, la parte sureste de la isla esta bañada por la laguna Yalahua, con extensas áreas de manglar que pueden explorarse en lancha para practicar avistamiento de aves. Los espectáculos naturales más conmovedores de Holbox ocurren de mayo a septiembre, cuando se puede ser testigo del desove de las tortugas marinas o nadar con tiburón ballena, considerado el pez más grande del mundo: llega a medir hasta 15 metros de longitud.

Esto es México. Un país diverso, atractivo, amigable. Cargado de cultura, patrimonio e historia. Bendecido por la exuberancia de la naturaleza, que alberga  infinidad de ecosistemas y especies. Un país donde las tradiciones se mantienen vivas y se transmiten de generación en generación. Un país creativo, que plasma su alma en el arte y artesanía. Un país moderno, competitivo, con infraestructuras eficientes. un país alegre, que conmueve con sus cantos y bailes regionales, que deleita con su gastronomía. Un país que te espera con los brazos abiertos.

        opiniones   enviar   imprimir  

Zona
América
América del Norte
 
Tipo de viaje
cultural
naturaleza
salud y relax
sol y playa

Poblaciones del reportaje
México Distrito Federal México D.F. México D.F.

   
Els Blaus de Roses

Turismo de Gerona. Ayuntamiento














  portada

| Hoteles
| Suscripción
Abcviajes
Revista de viajes e información turística. 
En abcviajes encontrará infinidad de guías turísticas y artículos para el viajero. 
GUÍAS FOTOS VÍDEOS NOTICIAS
Home | © abcviajes - Quantum Digital Groups, S.L. C/ Capitán Haya, 60, 28020, Madrid