Turismo y viajes en Internet
 
        
GUÍAS   FOTOS   VÍDEOS   NOTICIAS
 
portada

Peñíscola - España
Peñíscola, un recuerdo de los templarios
Mundo España Comunidad Valenciana Castellón Peníscola

Estas tierras han sido hogar de diferentes civilizaciones y culturas que han aprovechado todas las riquezas que ofrece la zona. Se cree que los primeros en poblar la zona fue un pueblo ibérico gracias a los yacimientos que encontramos cerca de Peñíscola,


artículo
  fotos   vídeos   opiniones  
       

peñíscola - españa, peñíscola, un recuerdo de los templarios

Un castillo en lo alto de una península unida a tierra solamente por una estrecha franja de arena, calles que cuentan historias y leyendas, playas que invitan a disfrutar de los soleados días en el Mediterráneo…y así con pocos detalles más nos adentramos en Peñíscola, uno de los pueblos más bonitos de España. 

Muralla del Castillo de Peñíscola. Turismo Valencia

Esta bella ciudad, ubicada en la costa norte de la provincia de Castellón, en la Comunidad Valenciana, es elegida por muchos como destino de veraneo donde poder descansar entre reliquias que cuentan su historia. Sobre su geografía destacan diversas curiosidades, sobre todo el hecho de que justo esta península que sobresale, y donde se levantó su casco viejo y el castillo, en el pasado ocasionalmente se quedaba bajo el agua del mar. Gracias a la construcción del puerto y las edificaciones, este suceso se ha quedado en el pasado. 

Y aquí entre naranjos, olivos y almendros, nos adentramos a descubrir una villa con dos caras, por un lado, la ciudad antigua donde el castillo de Papa Benedicto XIII se alza a 64 metros sobre el mediterráneo, mientras que por otro lado encontramos la parte más nueva, donde se despliega un gran abanico de oferta de ocio y actividades que harán nuestras vacaciones inolvidables. 
Casco antiguo de Peñíscola desde el Castillo. Turismo Valencia

Estas tierras han sido hogar de diferentes civilizaciones y culturas que han aprovechado todas las riquezas que ofrece la zona. Se cree que los primeros en poblar la zona fue un pueblo ibérico gracias a los yacimientos que encontramos cerca de Peñíscola, pasando más tarde fenicios y griegos y llegando por mar cartagineses, romanos, bizantinos y árabes. Sim embargo en el año 1294 fueron los Caballeros Templarios los que se asentaron en la zona, y donde, aprovechando los restos del alcázar árabe que se ubicaba aquí, lo convirtieron en una protegida fortaleza. Este castillo, que hoy en día es el símbolo de la villa, ofrece la posibilidad de adentrarnos en su interior y observar sus instalaciones y admirar todos los rincones mágicos que guarda. Fue en los siglos XIV y XV cuando con el Cisma de Occidente, es decir, la existencia de dos Papas, uno de los cuales, Pedro Martínez de Luna o Papa Luna, se instaló en Peñíscola y convirtió el castillo en su palacio y en biblioteca pontificia tanto para él como para sus sucesores. 

Durante la época moderna se alzaron las murallas renacentistas con tal de evitar la piratería y la invasión turca del siglo XVI. Gracias a su estratégica ubicación también la ciudad fue objeto de operaciones militares. Antes de convertirse el turismo en su principal motor económico, fue la agricultura, la pesca y la producción vinícola las principales actividades. Hoy en día, sin duda la ciudad hace honor al hecho de ser un importante punto turístico de la costa, también gracias a que fue la elegida para la grabación de diferentes películas y series. 

Si nos centramos en la fortaleza, declarada monumento Histórico- Artístico en 1931, observamos que ha sufrido varias reformas que le han dado el aspecto actual. Los muros de piedra labrada y sus bóvedas de cañón dan al conjunto un aire de sobriedad y solidez. Existen diferentes estancias que visitar en su interior, como las caballerizas, que tambien fueron utilizados como dormitorio de soldado, el aljibe, el cuerpo de guardia que tuvo diferente uso durante los años, la biblioteca, el salón del trono, el salón de cónclave, la cocina, la cisterna, el comedor, entre otras. Podemos realizar la visita tanto por nuestra cuenta, con una audioguía o tambien acompañados por un guía experto que nos explicará todos los detalles y pueda responder a cualquier pregunta que pueda surgirnos. Llegados al punto más alto del castillo tendremos una de las mejores panorámicas sobre la ciudad de Peñíscola como también sobre el faro y el Mediterráneo. Es una ocasión ideal para tomar nuestro tiempo y simplemente deleitarnos con las imágenes que aparecen ante nuestros ojos. 
Playa Norte de Peniscola. Turismo Valencia

Como otro símbolo más de la ciudad encontramos, junto en la entrada-taquilla del castillo, el mágico faro de Peñíscola. Data del 1892 y su señal luminosa alcanza los 65 km de distancia que sirve para avisa a los navegantes del imponente piñón. Sin duda, tanto de día como de noche nos llamará la atención y además no podremos detener la tentación de hacerle una foto, dado que es uno de los lugares más fotografiados de la villa.

La fortaleza cuenta con tres entradas, el Portal Fosc, de estilo renacentista, fue la entrada principal hasta el siglo XVIII y es donde observamos el escudo conmemorativo de Felipe II. La segunda puerta es la de Sant Pere, construida bajo el mandato de Papa Luna en el siglo XV que abrió un nuevo acceso a la ciudad por mar, permitiendo así la creación de un embarcadero que estuvo activo hasta s. XVIII. En su parte central observamos el blasón en piedra de Papa Luna. Finalmente, en el año 1754 bajo el mandado de Fernando VI, se construyó la Puerta de Santa María. Aquí encontramos la Plaza de les Escaceres rodeada de murallas dándole un aspecto de intimidad. Junto a esta plaza hallamos la Ermita de Santa Ana de obligada visita. Con un origen probablemente medieval, aunque el edificio actual data del año 1827. Esta pequeña capilla se ubica entre otros edificios, lo que crea un ambiente de lo mas mágico. Su fachada blanca, su portal de arco de piedra de medio punto y su interior austero nos invitan a descubrirla. 

Subiendo desde el portal de San Pere y siguiendo la muralla, nos llama la atención una interesante formación rocosa. Este mágico rincón llamado el Bufador, que se puede apreciar desde la calle Sáiz de Carlos, es un accidente geológico que conecta el casco histórico de la urbe con el mar Mediterráneo. Entre las numerosas casas se abre camino una abertura en forma de cueva por la cual entra el mar y crea violentos sonidos, razón por la cual recibe este nombre. Sobre todo, cuando el mar está más movido, el sonido del Bufador aumenta, el agua puede llegar a ascender por el conducto y salir, mojando la calle. Algo muy normal para los vecinos, aunque para los turistas es todo un espectáculo.
Entrada del Bufador de Peñíscola.Turismo Valencia

Otra agradable visita, en lo alto del casco antiguo, es el Museo del Mar. Esta interesante sala se sitúa sobre el Baluarte del Rey, donde además destaca un bonito mirador que nos ofrece una inigualable panorámica sobre el mar. A nuestra espalda nos queda el cuartel de artillería del siglo XVI, que con el paso de los años ha pasado a ser la sede de dicho museo. Desde el año 1996 podemos descubrir una interesante exposición de piezas rescatadas de la costa mediterránea y una muestra mediante maquetas de los diferentes tipos de embarcaciones y formas de pesca tradicionales de la villa. Aunque sus dimensiones no son muy grandes, sin duda es una visita recomendable que nos acercará más a Peñíscola y a sus tradiciones y riquezas.

La Casa de las Conchas es otro interesante monumento que sorprende con su bonita fachada adornada con miles de cochas, dándole un hermoso aspecto. La idea de esta original fachada fue a una familia local que hacía de guía a los turistas que llegaban a la urbe entre los años 60 y 70. Este trabajo les permitió construir esta casa, donde quisieron rendir homenaje al mar.

Dentro de los aposentos de la fortaleza encontramos el Parque de Artillería, siendo hoy en día parque botánico. Aquí es otro punto donde poder disfrutar de bonitas vistas sobre la bahía de Peñíscola rodeados por palmeras, olivos, lavandas y plantas autóctonas. Otro elemento del conjunto son las murallas, que se dividen en tres zonas y estructuras arquitectónicas diferentes. Todas ellas, pero, dan una imagen del castillo de fortaleza inexpugnable.

Sin duda el templo más importante es el Ermitorio de la Mare de Déu de l'Ermitana, ubicado justo al lado de la entrada actual al castillo. Este santuario dedicado a la patrona de Peníscola, fue edificado entre 1708 y 1714 en el lugar donde existía una pequeña ermita antiguamente. En su interior podemos encontrar enterrado Sancho de Echevarría y los detalles ornamentales que encontramos son relativamente nuevos gracias a las diversas modificaciones que ha sufrido. De un estilo barroco, en su exterior destaca la fachada con bonita cornisa mixtilínea, planta de cruz latina y pórtico original con relieves con motivos militares. En el Patio de Armas, entre la entrada del castillo y esta iglesia observamos la imponente estatua sedente de Papa Luna. Esta obra en bronce, inaugurada en el 2007, fue realizada por Sergio Blanco y es una parada obligatoria. Desde aquí podemos empezar la bajada, hacia la parte norte del castillo, donde hallamos un animado mercadillo con puestecitos de joyas, ropa, accesorios, artículos artesanales, entre otros.
Ermitorio de la Mare de Déu de l'Ermitana. Turismo Valencia

Así pues, para disfrutar de una agradable tarde, cuando el sol empieza a bajar y nos cansamos de la playa, una perfecta opción es pasear por el casco antiguo, recorriendo las pequeñas callejuelas, donde nos encontraremos con tiendas familiares llenas de suvenires y artículos artesanales. El corazón de la villa también ofrece un abanico de restaurantes y bares que nos invitan a saborear delicias de la comida mediterráneo y local, con terrazas al aire libre en las cuales refrescarnos con alguna bebida fría. Una opción, si queremos gozar totalmente de la experiencia es probar la cerveza artesanal Badum, mientras disfrutamos de las bonitas vistas sobre la ciudad y parte del castillo. Hablando de esta local cerveza, hemos de mencionar que también tenemos la posibilidad de visitar la pequeña fábrica para conocer las instalaciones como también los métodos de elaboración, el embotellamiento y el etiquetado.
Callejelas por el casco antiguo de Peñíscola. Turismo Valencia

El Puerto Pesquero de la ciudad es otro punto a tener en cuenta durante nuestra visita. Un enorme espigón es el que protege al puerto del oleaje, donde dependiendo del temporal, observamos barcos pesqueros amarrados o, por lo contrario, los vemos en alta mar, pescando. También encontramos un pequeño edifico habilitado para la lonja, la cual ha sido modernizada y hoy en día la compra y subasta de pescado no se hace gritando, sino de forma informatizada. En el otro extremo del puerto se halla la flota deportiva de Peñíscola, con una capacidad de 75 amarres. Si decidimos seguir desde aquí hasta la playa sur de la villa, en verano nos encontraremos con una feria, donde los más pequeños seguro disfrutaran entre las diferentes atracciones, puestos de algodón de azúcar y otros tipos de delicias.

Pero no podemos visitar Peñíscola y no prestar atención a sus playas y calas. La principal playa sin duda es la Playa Norte con sus 5,5 kilómetros de arena fina que empieza justo en la parte baja del castillo. Aquí además de disfrutar de unas bonitas vistas sobre el castillo, tenemos una buena selección de restaurantes y bares de copas con unas vistas privilegias, como también la oportunidad de practicar paddle surf si lo deseamos. Sin duda, este es uno de los lugares más bonitos al atardeces, cuando el sol desciende fundiéndose casi con el mar y creando colores anaranjados y rosados ante nosotros. Otras playas, no menos importantes y bonitas, son la tranquila Playa Sur, la Playa de las Viudas, Playa de Pebret o la Playa del Russo. Además, el litoral de la Sierra de Irta cuenta con 15 calas, todas ellas con un encanto especial, pues si acceso es más restringido por lo que podremos disfrutar de un día de playa más privado y tranquilo.

Para vivir Peñíscola hay que visitarla y disfrutarla poco a poco y sin prisas. Sus calles llenas de historia, las reliquias que guarda su casco histórico, su gente amable, su amplia oferta de restaurantes, bares y alojamiento, son solo algunas de las razones que harán nuestra visita inolvidable. Ya sea en familia, en pareja o con amigos, la villa ofrece un abanico de oportunidades para todos.

 

        opiniones   enviar   imprimir  

Zona
Europa
 
Tipo de viaje
a un lugar cálido
balnearios y spas
deportes naúticos
destinos cercanos
romanticos
sol y playa

Poblaciones del reportaje
España Comunidad Valenciana Castellón Peníscola

   
Els Blaus de Roses

Turismo de Gerona. Ayuntamiento





Dónde alojarte en Peníscola


Pensión Chiki
Peníscola

Hotel Tío Pepe
Peníscola


Hotel Simo
Peníscola

Hotel Río Mar
Peníscola


Hotel Puerto Mar
Peníscola











  portada

| Hoteles
| Suscripción
Abcviajes
Revista de viajes e información turística. 
En abcviajes encontrará infinidad de guías turísticas y artículos para el viajero. 
GUÍAS FOTOS VÍDEOS NOTICIAS
Home | © abcviajes - Quantum Digital Groups, S.L. C/ Capitán Haya, 60, 28020, Madrid