Turismo y viajes en Internet
 
        
GUÍAS   FOTOS   VÍDEOS   NOTICIAS
 
portada

República Checa
Praga, paraiso para los amantes del turismo urbano
Mundo Rep. Checa Chequia Praga Praga

Lo que algunos llaman ‘el corazón de Europa’ es una ciudad con una riqueza arquitectónica y cultural desbordante. El visitante puede complacer a sus cinco sentidos, incluso a los seis.


artículo
  fotos   vídeos   opiniones  
       

república checa, praga, paraiso para los amantes del turismo urbano

De Praga se dice que es el ‘corazón de Europa’. En otras ocasiones se realza con títulos como que es la ‘madre de las urbes’. A lo largo de los siglos la gente ha inventado atributos para ella, tales como la ‘Praga de las cien torres’, la ‘Praga dorada’ o la ‘Praga mágica’, queriendo así glorificar su riqueza arquitectónica y espiritual y su carácter mágico tan atractivo. Por las calles de la capital checa, a cada paso que de sentirá la presencia del legado histórico de la antigua ciudad imperial y real, conviviendo con lo que resulta ser hoy Praga: una moderna metrópoli europea con mucha vitalidad.

TOP 10 DE PRAGA


1. El Castillo de Praga
Suba la antigua escalera del palacio real hacia el Castillo de Praga para visitar los patios y los interiores del palacio. Desde la catedral de San Vito, diríjase a la Callejuela del Oro (Zlatá ulicka), el antiguo paraíso de los alquimistas y embaucadores.

2. Vyšehrad
Sumérjase en la atmósfera del pueblo  donde, antes de la llegada del cristianismo, los príncipes paganos veneraban a sus dioses de los bosques y donde hoy se halla una de las iglesias más bellas de Praga.

3. Los jardines palaciegos
Descanse en las terrazas de los jardines barrocos situados debajo del Castillo de Praga y pasee por las estrechas callejuelas empinadas del Barrio Pequeño (Malá Strana).

4. El Puente de Carlos
Recorra el puente medieval de piedra por la mañana, temprano, justo antes de que la muchedumbre de turistas cerque sus preciosas esculturas barrocas.

5. La Plaza de la Ciudad Vieja con el reloj astronómico
No olvide que la Plaza de la Ciudad Vieja (Staromestské námestí) es el verdadero corazón de Praga. Además, a cada hora en punto pasean las figuras de los apóstoles en el reloj astronómico del Ayuntamiento. Después puede disfrutar del bullicio en la plaza y admirar las torres de la iglesia de Nuestra Señora de Týn acompañado de una cerveza o un café en las arcadas de las casas barrocas situadas en la misma plaza.

6. La ciudad judía de Josefov
Busque las huellas de Franz Kafka y de los célebres rabinos de Praga por las callejuelas del antiguo gueto judío.

7. El Niño Jesús de Praga
Visite la iglesia de Santa María de la Victoria donde los peregrinos rezan al Niño Jesús de Praga pidiéndole amparo y ayuda.

8. La Casa Municipal
Vaya a escuchar un concierto de obras de Mozart o Vivaldi a la Casa Municipal (Obecní dum), que es el ejemplo de la construcción más ostentosa del modernismo checo.

9. Petřín
Rodeado de árboles en la colina de Petrín, se olvidará fácilmente de que se encuentra en el corazón mismo de una gran ciudad.

10. El Teatro de los Estamentos
Vaya a ver la ópera “Las bodas de Fígaro” al Teatro de los Estamentos (Stavovské divadlo) donde, en 1787, fue presentada y dirigida en persona por el genial Wolfgang Amadeus Mozart. Aquí, esta ópera cómica se continúa escenificando desde aquella época hasta la actualidad.

Paisaje
La Praga arquitectónica

Praga siempre ha sido un organismo vivo donde en el transcurso de los siglos se fueron alternando todos los estilos arquitectónicos europeos. Hoy, Praga puede enorgullecerse de un casco antiguo de carácter y extensión absolutamente única que desde 1992 forma parte del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

Las joyas de los estilos Gótico y Románico


La construcción religiosa de estilo románico más antigua de Praga es la rotonda de San Martín situada en Vyšehrad, procedente del siglo XI y con unos muros periféricos de casi un metro de ancho. Aun así, la obra arquitectónica románica más famosa es la basílica de San Jorge en el Castillo de Praga, en cuyos interiores puede contemplar la tumba de la santa patrona checa Ludmila.

En el siglo XIV la arquitectura gótica vivió su auge en Praga justo durante el reinado del emperador y rey checo Carlos IV. La catedral de San Vito y el Viejo Palacio Real en el Castillo de Praga se encuentran entre las joyas del legado arquitectónico europeo.

La foto del Puente de Carlos con la silueta del Castillo de Praga al fondo representa hoy el símbolo de la ciudad de Praga. El puente, de más de medio kilómetro de longitud, queda decorado con treinta y un grupos escultóricos y vigilado por tres torres robustas, la estatua barroca de San Juan Nepomuceno es la más admirada por los visitantes.

El complejo del Ayuntamiento de la Ciudad Vieja consta de una torre de setenta metros de alto y tres casas aledañas. Su mayor atracción es el ya citado reloj astronómico de la fachada en el que a cada hora en punto desfilan estatuas talladas en madera de los doce apóstoles.

La iglesia de Nuestra Señora de Týn, con dos torres de ochenta metros de altitud, era en su época la construcción más alta de Praga. En el templo está enterrado, entre otros, el astrónomo danés Tico de Brahe.

La historia del reloj astronómico
El renombre del reloj astronómico de Praga se divulgó por toda Europa. Muchos también querían ver en su ciudad una máquina igual de perfecta para medir el tiempo como la construida por el maestro relojero checo Hanuš. Para que los concejales de Praga no perdieran el único reloj en el mundo que existía con estas características, mandaron cegar al maestro Hanuš. Existen otras leyendas relacionadas con el reloj astronómico de la Ciudad Vieja, una de las cuales profetiza que estallará en el país una guerra cuando la máquina se pare.

La belleza Renacentista de Praga

Una de las primeras obras arquitectónicas que se construyeron en Praga con un estilo del renacimiento italiano, fue el imponente Palacio Schwarzenberg, en la Plaza del Castillo (Hradcanské námestí). Se sitúa muy cerca del Palacio Martinic donde se rodaron varias partes de la popular serie de televisión histórica de los Borgia. Los dos palacios destacan por presentar una extraordinaria decoración de esgrafiado.

Las perlas Barrocas de Praga

Se dice de la iglesia de San Nicolás, en el Barrio Pequeño, que es la obra arquitectónica barroca más valiosa construida al norte de los Alpes. Sus interiores están decorados por gigantescas pinturas al fresco que representan escenas de la vida de San Nicolás. El compositor W. A. Mozart pocas veces dejó escapar la oportunidad de tocar el órgano de este templo que cuenta con nada más y nada menos que con cuatro mil tubos.

Klementinum es uno de los recintos barrocos más grandes de Europa Central. Entre sus puntos más interesantes destacan la Torre Astronómica de 68 metros de alto y la Sala Barroca de la Biblioteca, que guarda singulares globos terráqueos del siglo XVIII. Aquí también se sitúa la estación meteorológica más antigua del país.
Los jardines barrocos que se extienden por las laderas de debajo del Castillo de Praga y en el Barrio Pequeño, le invitan a descansar. No se pierda el paseo por el Jardín Vrtbovská, dispuesto en terrazas, y el jardín del Palacio Wallenstein.

SUGERENCIA
En el Jardín Real frente al palacete de verano de la reina Ana (Belvedér) encontrará la ‘Fuente Cantante’ de estilo renacentista. Es una fuente de bronce que consta de dos receptores de agua cuidadosamente decorados, situados a dos alturas. El sonido producido por sus aguas al caer recuerda el lejano repique de las campanas de Praga. Acerque el oído por debajo del recipiente inferior y escuche con mucha atención.
Emprenda una excursión en un barco a vapor por el río Moldava y visite el Palacio de Troja con un precioso jardín, una galería y varias bodegas de vino. En las inmediaciones encontrará un popular jardín zoológico y un jardín botánico. El barco a vapor parte del malecón Rašínovo nábreží desde finales de marzo hasta finales de octubre todos los días a las 9:30, 12:30 y 15:30.

Casa Municipal
Las joyas del Modernismo de Praga

La arquitectura modernista se caracteriza por una rica ornamentación debido a la abundancia en formas con motivos vegetales y a la rebosante decoración con cerámicas, oro, esmalte y cristales tallados de color. Un nuevo estilo que se impuso a principios del siglo XX cuando se construyó el majestuoso edificio tan representantivo de la ciudad real de Praga, la Casa Municipal (námestí Republiky, 5). El suntuoso aspecto de esta construcción queda coronado por una extraordinaria decoración artística en la que participaron la mayoría de los artistas destacados de la época.

SUGERENCIA
Visite la villa del escultor y grafista František Bílek, cerca del Castillo de Praga. Según su autor, el edificio modernista presenta una fachada de ladrillos sin revoque para simbolizar los campos de trigo (las columnas), mientras que el plano horizontal semicircular de la casa, que es poco tradicional, trata de representar la guadaña. La exposición permanente instalada en su interior expone las obras escultóricas de Bílek procedentes de su período artístico culminante.
Entre otras obras arquitectónicas modernistas destacan la casa de la Aseguradora Praha (Národní, 7), cuya fachada está decorada con el león checo en color, el Palacio Industrial en el recinto ferial (Výstavište) de Holešovice donde se celebran exposiciones y ferias desde el siglo XIX, y el ostentoso Teatro Na Vinohradech (námestí Míru), que en su época se convirtió en símbolo del barrio de Vinohrady.

El Clasicismo simétrico y el estilo Imperio

El clasicismo tiene sus orígenes en la Antigüedad, se libera de todos los ornamentos barrocos y se inclina por la austeridad y la sencillez. Así es el Teatro de los Estamentos, en la plaza Ovocný trh, que se convirtió en el escenario favorito de W. A. Mozart. Fue aquí donde en 1787 tuvo lugar el estreno mundial de la ópera “Don Giovanni” que Mozart compuso precisamente para este teatro. Por su parte, el director de cine checo Miloš Forman rodó aquí escenas de su película “Amadeus”, galardonada con el premio Oscar. Otros ejemplos del estilo clasicista e Imperio en Praga son la iglesia de Santa Cruz en la calle Na Príkope, la Casa U Hybernu en la Plaza de la República (námestí Republiky) y la Villa Kinský, al pie de la colina de Petrín.

SUGERENCIA
Visite la famosa Villa Pellé, de estilo neorrenacentista (Pelléova, 10), que hoy alberga una exposición permanente del arte africano y una muestra retrospectiva de la obra del artista plástico checo Jirí Anderle.
Vaya a ver la ópera “Las bodas de Fígaro” de Mozart  que el Teatro de los Estamentos escenifica en versión original en italiano con subtítulos en inglés.

La arquitectura historicista de finales del siglo XIX

Son de gran importancia el edificio neorrenacentista del monumental Museo Nacional, que ocupa toda la parte superior de la Plaza de Wenceslao (Václavské námestí), y el edificio de Rudolfinum en la Plaza de Jan Palach (námestí Jana Palacha), donde se celebran conciertos de considerable relevancia. El hermoso edificio del Teatro Nacional alberga la escena representativa de la República Checa, siendo uno de los símbolos de la identidad nacional. Debido a su dorada decoración, el teatro ubicado a orillas del río Moldava suele ser llamado “la capilla de oro”.

Entre las construcciones religiosas, merecen la atención la iglesia neogótica de Santa Ludmila en la Plaza de la Paz (námestí Míru) en el barrio de Vinohrady y la basílica de San Pedro y San Pablo en Vyšehrad, que constituye uno de los puntos destacados de Praga

La Casa de la Virgen Negra
El cubismo de Praga

Bordes afilados, formas geométricas y estructuras cristalinas, éstos son los elementos típicos que decoran las fachadas y los interiores de las casas construidas en un estilo único: el cubismo arquitectónico checo.

Visite el edificio cubista más famoso, la Casa de la Virgen Negra (Ovocný trh, 19), obra del renombrado arquitecto checo Josef Gočár. Aquí encontrará una original cafetería cubista provista de hermosas lámparas, unas de araña y otras más peculiares que simulan los antiguos faroles de hierro forjado. Una vez se haya repuesto del descanso, visite la tienda Kubista donde podrá adquirir diferentes artículos de diseñadores inspirados en el cubismo, como joyas, cerámicas y lámparas. Fíjese en la estatuilla barroca de la Virgen Negra ubicada en la esquina de la casa que asignó el nombre al edificio.

En busca en las huellas del cubismo de Praga

Contemple las tres viviendas más hermosas de Praga construidas en estilo cubista. Se sitúan debajo de Vyšehrad y son obra del arquitecto Josef Chochol.
La lujosa Villa Kovařovic (Libušina, 3) se ubica cerca de la parada de tranvía Výtoň. Mientras que la obra maestra del cubismo arquitectónico –un edificio de viviendas de cuatro plantas– se sitúa en la esquina de las calles Neklanova y Přemyslova. Y justo al lado de la vía del tranvía que parte del centro al barrio de Podolí, debajo de la roca de Vyšehrad, se ubica la tercera, la “Triple casa”, de dos plantas.

SUGERENCIA
Paseando por el centro de Praga, no puede pasar por alto el singular farol cubista, hecho de piedra artificial, metal y cristal, que se encuentra en la Plaza de Jungmann (Jungmannovo námestí). El que esta lámpara fuera salvada se debe al arquitecto checo mundialmente conocido Jan Kaplický, autor, por ejemplo, del Lord‘s Media Centre de Londres.

El castillo de Praga

Visitando la vetusta sede de los monarcas checos, topará con construcciones únicas de muchos estilos arquitectónicos característicos de distintas épocas comprendidas entre la Edad Media hasta el siglo XX. Hoy día el Castillo de Praga es la residencia del presidente de la República Checa, pero a pesar de ello una gran parte del recinto es accesible para el público.

La catedral de San Vito es una de las iglesias más grandes y a la vez más importantes de Praga. Contemple la ventana de estilo modernista, que es obra de Alfons Mucha, las tumbas de estilo gótico de los reyes checos, y la capilla de San Wenceslao, el santo patrono de Bohemia. Dentro de la capilla decorada con piedras semipreciosas se halla una cámara donde están depositadas las joyas de la coronación checa. Solo en ocasiones especiales se exponen al público. No pase por alto el valioso mosaico que decora la parte superior de la Puerta del Oro, justo en la entrada a la torre sur, desde la cual puede gozar de unas bellas vistas. El Viejo Palacio Real sirvió a los monarcas checos hasta el siglo XVI. Durante la visita al palacio, no se pierda la Sala Vladislao con una bonita bóveda de estilo gótico tardío. La basílica de San Jorge goza de la fama de ser una de las construcciones religiosas más antiguas de Europa Central. Fue fundada en el año 920 y hasta el presente ha mantenido su carácter románico, salvo el pórtico que fue remodelado al ostentoso estilo barroco.

Las casitas en color con pequeñas ventanas y chimeneas de la Callejuela del Oro fueron habitadas por artesanos y artistas hasta mediados del siglo XX. Aquí vivió por ejemplo Franz Kafka. El palacete de verano de la reina Ana, situado en el Jardín Real, fue edificado para celebrar festejos y para descansar. En el parque frente al mismo, se halla la “Fuente Cantante”. La torre Daliborka formaba parte de la fortificación del castillo. Actualmente, allí se puede ver una mazmorra. Además ofrece unas bellas vistas de la Zanja de Ciervos (Jelení příkop) debajo del Castillo de Praga, un barranco cubierto de bosques donde el emperador Rodolfo II cazaba ciervos. El Picadero, de más de 90 metros de longitud, construido al estilo barroco, sirvió a la nobleza para entrenar su técnica de montar a caballo. Actualmente, aquí se celebran exposiciones de artes plásticas.

SUGERENCIA
No se pierda la ceremonia de la entrega del estandarte y el relevo de la guardia del Castillo de Praga que se celebran al son de fanfarrias todos los días a las 12 del mediodía en el Primer Patio.

Vista de Praga
La Praga panorámica

Las vistas panorámicas de Praga realmente cortan la respiración. Contemplando la capital checa desde el Castillo de Praga verá un sinfín de torres grandes y pequeñas correspondientes a iglesias y otros edificios que se alzan sobre la ciudad. De ahí que se llame a la capital checa “la Praga de las cien torres”.

Lo más cómodo es subir a la torre del Ayuntamiento de la Ciudad Vieja, cuyo acceso está desprovisto de barreras. Desde la torre de casi 60 metros de alto se le ofrecerá una bella vista de toda la Plaza de la Ciudad Vieja y de los tejados de las casas circundantes.

El mayor número de escalones –un total de 299 peldaños– tendrá que superarlo al subir al mirador de Petrín (Petrínské sady), que es el hermano menor de la Torre Eiffel de París. Mide tan solo 60 metros, pero se ubica en un hermoso lugar, en la cima de la colina de Petrín, que es uno de los destinos favoritos de los habitantes de Praga para pasear. Cuando el tiempo le favorece, podrá divisar a lo lejos el monte de Ríp, un memorable lugar de la historia checa.

La vista más lejana se le ofrecerá desde la torre de televisión de Žižkov. La construcción más alta de Praga (de 216 metros) alberga una terraza con mirador desde donde se pueden contemplar, cuando hay buena visibilidad, las cimas de los montes de Krkonoše, al norte de Bohemia. El escultor David Cerný ubicó en las paredes de la torre de televisión gigantescas esculturas de bebés trepando y descendiendo.

La vista más bonita del recinto del Castillo de Praga se le ofrecerá después de subir los 287 peldaños de la escalera que conduce a la galería de la torre de la catedral de San Vito. La torre oculta en sus entrañas la campana checa más grande, apodada Zikmund.

También merece la pena visitar otras torres de Praga como: el campanario de la iglesia de San Nicolás en el Barrio Pequeño, las Torres de la Ciudad Vieja y del Barrio Pequeño del Puente de Carlos o la Torre de la Pólvora.

Pero no solo podrá contemplar Praga y conocerla como la palma de la mano, o como quien dice observarla a vista de pájaro desde las torres de Praga, sino también desde los parques de las colinas circundantes –como Vyšehrad, Petrín, el recinto del Castillo de Praga o la planicie de Letná.

SUGERENCIA
El mejor punto para hacer las fotos panorámicas más bonitas del Castillo de Praga con el Puente de Carlos es el malecón Smetanovo nábreží. Disfrute de los panoramas virtuales de Praga en la página web stovezata.praha.eu. Aquí puede ver vistas de Praga en 360 grados ofrecidas desde las torres capitalinas.

La Praga espiritual

Praga se fue creando a lo largo de los siglos en una encrucijada de las culturas cristiana y judía. Decenas de iglesias, desde las románicas hasta los templos de la edad moderna, igual que toda una serie de famosas sinagogas judías son testigos silenciosos de una rica vida espiritual en la ciudad.


Un importante lugar de peregrinación de Praga es Loreto, el recinto con el Santuario de la Santa Casa y la iglesia de peregrinación del Nacimiento del Señor. Escuche el carillón único que empieza a sonar cuando el reloj marca el inicio de una hora. En una de las cámaras está depositado el inapreciable Tesoro de Loreto cuyo objeto más valioso es una custodia decorada con 6.222 diamantes.

Masas de peregrinos se dirigen a la iglesia de Santa María de la Victoria (Karmelitská, 9) para rezar al Niño Jesús de Praga pidiéndole amparo, recuperación de salud y ayuda a la concepción de un hijo. La imagen, de 47 centímetros de altura, procedente de España, representa al Niño Jesús bendiciendo.

Los santos checos

El más conocido es San Juan Nepomuceno, que es uno de los patronos checos que disfruta de un gran renombre a nivel mundial. Fue torturado hasta la muerte y su cuerpo fue arrojado del Puente de Carlos al río Moldava en 1393. Las estatuas de San Juan Nepomuceno constituyen un atributo típico del paisaje tradicional checo. Lo reconocerá por las cinco estrellas colocadas sobre su cabeza.

Como el principal patrono de las Tierras Checas y símbolo del estado checo se considera el príncipe y santo checo San Wenceslao, cuya monumental estatua ecuestre se puede contemplar en la parte superior de la Plaza de Wenceslao.

SUGERENCIA
Visitando la iglesia de Santa María de la Victoria, contemple una colección de vestidos del Niño Jesús de Praga que las hermanas carmelitas le cambian según las costumbres litúrgicas.
Cada año en mayo, decenas de góndolas venecianas y barcos históricos con músicos a bordo salen al río Moldava. Es la celebración de la fiesta de Navalis de San Juan, un precioso espectáculo de luces, música y fuegos artificiales en honor a San Juan Nepomuceno.

La Praga judía

El pueblo judío inició su asentamiento en Praga en el siglo XI. Las antiguas sinagogas construidas en el territorio del actual barrio de Josefov demuestran que Praga siempre ha sido un importante núcleo de la vida de la comunidad judía centroeuropea, como denota su desarrollo religioso y cultural.

La Sinagoga Maisel hace casi cinco siglos, la mandó construir el adinerado primado de la comunidad judía Mordecai Maisel, igual que la Sinagoga del Klaus (5) que es la más grande de la judería.

En la Sinagoga Pinkas se exhibe una exposición inusual, más de cuatro mil dibujos de los niños judíos que fueron encarcelados y muchos de ellos asesinados por los nazis en el campo de concentración de Terezín, al norte de Bohemia. En las paredes de la sinagoga aparecen escritos a mano unos 80 mil nombres de los judíos checos que perecieron durante el nazismo.

En el viejo cementerio judío podrá encontrar entre las 12 mil tumbas allí presentes, la del Rabi Löw, que según cuenta una antigua leyenda, creó al hombre artificial llamado Golem.

El edificio del antiguo tanatorio y la morgue fueron construidos al estilo pseudorrománico a principios del siglo XX, sirviendo hoy como salas de exposiciones.

El santuario judío más antiguo y más hermoso es la Sinagoga Vieja Nueva que ostenta majestuosos frontones de ladrillo.

La bella Sinagoga Española se ubica en el mismo lugar donde se asentaron los judíos procedentes de España que fueron expulsados por Isabel la Católica en el siglo XV.

SUGERENCIA
De Franz Kafka, oriundo de Praga, se dice que no podría haber escrito sus obras “La metamorfosis”, “El castillo” y “El proceso” en otro lugar más que en Praga. Visite la cafetería Louvre en la avenida Národní, número 22, donde Kafka era un cliente habitual; la misma que la escogida por el físico Albert Einstein durante sus estancias en Praga. Tampoco se pierda la experiencia de sentarse en el café Slavia al que no solo Franz Kafka iba, sino también el escritor Milan Kundera que acudió años más tarde.
Los turistas suelen colocar en la tumba del Rabi Löw papelitos en los que han escrito sus deseos más secretos. Hace poco lo hizo Michelle Obama. Se dice que el rabino sabe cumplir los deseos de los peregrinos, pruébelo usted mismo.

La Callejuela del Oro
La Praga romántica

Praga es una ciudad que parece estar creada para vivir momentos románticos. Los paseos nocturnos por las estrechas callejuelas bajo la luz de viejos faroles, los vetustos recovecos de la Ciudad Vieja, los paseos por los parques florecientes de la colina de Petrín, los recorridos en barco por el Moldava, un picnic en el césped a la orilla del río... En Praga tendrá todo este tipo de tentaciones románticas al alcance de la mano.


La bella Kampa se sitúa en el Barrio Pequeño debajo del Puente de Carlos. Originalmente era una isla separada de la tierra firme por un canal molinero llamado Certovka. Incluso aún hoy, se pueden contemplar las ruedas del molino, igual que las pintorescas casas y una plaza desde la cual puede desplazarse al bonito parque situado al lado del río Moldava. Pero ésta no es la única en Praga, existen otras islas que presentan el mismo aspecto romántico. Pase un rato ameno sentado en el césped en la Isla de los Tiradores (Strelecký ostrov), que ofrece unas bellas vistas del Teatro Nacional, especialmente cuando se pone el sol.

También el Parque de Letná, situado por encima del Moldava, o el antiguo coto de caza Stromovka, que es un lugar popular para hacer un picnic, todos ellos invitan a dar un romántico paseo. En el centro de la ciudad se alza la colina de Petrín que en mayo, cuando los jardines de los cerezos están en flor, realmente emana romanticismo. En la cima de Petrín se halla un mirador y un pabellón con un laberinto de espejos. Hace más de cien años que los visitantes pueden subir a la colina en un singular teleférico.

SUGERENCIA
Observe desde la plataforma del Castillo de Praga como se van encendiendo las luces en Praga cuando oscurece. Primero se iluminan los edificios del siglo X, al cabo de tres minutos los del siglo XI y así sucesivamente con el resto de las construcciones en orden de su antigüedad.
Pida prestado un barco con remos o un hidropedal en la Isla Eslava (Slovanský ostrov) y contemple el Puente de Carlos, la galería Sovovy mlýny y la Isla de los Tiradores desde el río, tal como los veían los balseros que durante siglos flotaron la leña por el Moldava.

La Praga mágica

Praga es una ciudad plagada de leyendas e historias de miedo. Algunas tienen sus orígenes en los tiempos medievales, pero muchas de ellas tan solo provienen del mundo de la fantasía. Paseando por Praga, déjese llevar por las antiguas leyendas de caballeros sin cabeza, diablos y magos.

La leyenda más antigua de la vieja Praga es la que se refiere alhombre artificial Golem. Se dice que éste fue construido de arcilla por el erudito judío Rabi Löw a fin de servirle y proteger la judería, que lo mantuvo escondido en el desván de la Sinagoga Vieja Nueva.

La iglesia de San Nicolás en el Barrio Pequeño, también tiene su propia leyenda, y es que la pintura “La muerte de San Javier”, expuesta en uno de sus altares, oculta supuestamente un secreto. El que logre descifrar este enigma conseguirá una enorme riqueza, para ello debe contemplar concentrado el cuadro.

Sobre uno de los pilares del Puente de Carlos se sitúa una columna con el caballero Bruncvík. Según cuenta una leyenda Checa medieval, Bruncvík fue salvado de un dragón por un león que luego lo acompañó en sus viajes. Se dice que por ello el león entró en el escudo de los reyes checos. Según cuentan las leyendas, tras la muerte de Bruncvík su mítica espada fue emparedada en uno de los pilares del puente y volverá a aparecer cuando los checos sufran los peores tiempos.

SUGERENCIA
Visite un espectáculo del teatro Laterna Magika en la Nueva Escena del Teatro Nacional (Národní trída, 4) que no usa las palabras, sino que trabaja con una combinación de proyecciones fílmicas, danza, música, luz y pantomima. Por ejemplo, Golem y los alquimistas de la corte del emperador Rodolfo II aparecen en la función ’Las leyendas de la Praga Mágica’.

Disfrutando de buena comida
La Praga de los gourmets

La Praga actual es una ciudad cosmopolita que alberga restaurantes que ofrecen la cocina de todo el mundo. En esta torre de Babel de sabores y aromas fácilmente reconocerá un restaurante típico checo de fantásticas comidas, con la cerveza checa de barril y un excelente vino de Moravia del Sur.

A lo largo de los siglos la cocina tradicional checa ha recibido diferentes influencias debido a su situación geográfica en Europa Central. Ella misma ha tenido una gran influencia en la gastronomía de Austria y Baviera, pero a pesar de todo, ha sabido mantener su carácter peculiar. Entre los platos checos favoritos se encuentran distintos tipos de salsas con carne y “knedlíky” (bolas de harina), carne asada de aves de corral, pescado de agua dulce, sopas espesas, bollos dulces y comidas frías idóneas para acompañar la cerveza. Muchos gourmets se dirigen a Praga para disfrutar de la buena cerveza checa, que se sirve en la mayoría de los restaurantes y bares. Pero hoy en día, la mejor cerveza se ofrece en las llamadas casas cerveceras, que son restaurantes espaciosos, frecuentemente de varias plantas, donde se fabrica la cerveza en grandes tanques de latón. Los mejores platos para acompañar la cerveza son el gulash, el pato asado, el codillo de cerdo asado, o si no tiene mucha hambre, las llamadas “utopence”, que son salchichas marinadas en vinagre.

SUGERENCIA
Disfrutará la gastronomía de máximo nivel en los restaurantes Alcron del hotel Radison Blu (Štepánská, 40) y La Degustation Boheme Bourgeoise (Haštalská, 18) que ostentan una estrella Michelin.
Pida en el restaurante la popular comida checa, que es el solomillo asado con salsa de crema. Le servirán un filete de carne de vaca de calidad con ‘knedlíky’, todo cubierto de una salsa suave, de intenso sabor, hecha de verdura y crema.
Si busca un restaurante de calidad, elija aquél señalado con la etiqueta Czech Specials. Se trata de un certificado que garantiza la gastronomía checa de calidad ofrecida en un agradable ambiente.
Visite las ferias granjeras de Praga. Aquí los granjeros chechos venden sus productos: quesos caseros, salchichas, jamón, delicias de pescado, dulces y vino. Durante la temporada, las ferias granjeras se celebran por ejemplo en la Plaza Jirího z Podebrad o en la orilla del río Moldava cerca del Puente de Palacký.


La Praga Musical

Cuando se alude a la música checa más que en una persona enseguida pensará en los nombres de los compositores Antonín Dvorák y Bedrich Smetana. Justo aquellos a los que precisamente Praga les sirvió de inspiración para sus obras musicales tan conocidas en todo el mundo.

En el museo ubicado en la Villa Amerika (Ke Karlovu, 20) conocerá la vida de Antonín Dvorák cuya Novena sinfonía titulada “Del Nuevo Mundo” sonó cuando los estadounidenses aterrizaron por primera vez en la Luna. El museo de Bedrich Smetana, donde puede escuchar por ejemplo los tonos de su poema sinfónico Vltava (Moldava), se sitúa en un edificio histórico cerca del Puente de Carlos (Novotného lávka, 1).
“Mis praguenses me entienden”. Esta es la famosa frase que pronunció el genio musical Wolfgang Amadeus Mozart y con la que expresó su relación hacia la gente del lugar. Sus estancias en Praga están relacionadas principalmente con el Teatro de los Estamentos, donde se estrenaron sus óperas, y con la iglesia de San Nicolás, donde tocaba el órgano.

No se pierdan los festivales de música

La Primavera de Praga es el festival de música clásica que se celebra entre los meses de mayo y junio, por ejemplo en la sala Rudolfinum y en la Casa Municipal.
Las Cuerdas del Otoño es el festival de otoño que constituye un puente entre los géneros musicales, conózcalo en la sala Rudolfinum y en el Teatro de los Estamentos.
El Sueño de la Noche Estival se celebra a finales de verano en escenarios que flotan en el río Moldava cerca del Puente de Carlos.
United Islands es un festival multigénero que también se celebra en verano, pero ésta vez en las islas de Praga.

SUGERENCIA
Visite el Museo Checo de la Música (Karmelitská, 2/4) donde puede contemplar el piano de Bedrich Smetana y escuchar grabaciones auténticas de numerosas composiciones.
La Fuente de Križík en el recinto ferial de Holešovice presenta una espléndida unión de música, agua y efectos luminosos. Especialmente en la temporada de verano, no se pierda un espectáculo del conjunto de ballet inspirado en la música de “El lago de los cisnes” y “El cascanueces” de Chaikovski.

La Praga de Václav Havel

Existen distintos lugares en el centro de Praga directamente vinculados con el destino del ex presidente checo Václav Havel (1936–2011). El escritor, disidente y preso político del régimen comunista es considerado en el mundo una de las figuras más importantes de la Historia moderna y de la cultura de Europa Central y del Este.

A finales de los año 80 del siglo XX, en la Plaza de Wenceslao se celebraron manifestaciones contra el régimen comunista. En ese tiempo, Václav Havel era líder de la oposición democrática, y en noviembre de 1989, pronunció desde el balcón del palacio Melantrich (Václavské náměstí, 36), ante la plaza repleta de gente, un discurso que anunció el camino hacia la democracia.

Cerca de aquí se halla el Palacio Lucerna (Vodičkova, 36) que mandó construir, a principios del siglo XX, el abuelo de Václav Havel. En su época, el Palacio Lucerna representaba el máximo de la moderninad, allí había un cine, una cafetería, una sala de baile y un club de música. En los amplios paseos cubiertos del palacio, cuelga del techo una peculiar estatua ecuestre del príncipe Wenceslao. El autor de esta obra escultórica es el artista checo David Černý, el mismo que esculpió los bebés negros que trepan las torres de televisión de Žižkov.

Visite los espacios a los que iba Václav Havel para tomar una cerveza o un café, en compañía de Bill Clinton, Madeleine Albright o Mick Jagger.

Hay que empezar en el café Slavia, frente al Teatro Nacional. Aquí el estudiante Václav Havel venía para debatir con poetas e intelectuales. En su época también Franz Kafka frecuentaba el mismo local. Desde la cafetería se ofrece una bella vista del Castillo de Praga. En la avenida Národní se sitúa el Teatro Reduta donde Bill Clinton tocó el saxofón para Václav Havel y otros invitados. En la pintoresca Plaza de Ana (Anenské náměstí) número 5 reside el Teatro Na Zábradlí donde Václav Havel empezó su carrera como técnico escénico y posteriormente fue aquí donde se escenificaron sus obras de teatro.

SUGERENCIA
Visite la exposición permanente titulada “Václav Havel: El mito checo o sea Havel en breve” instalada en la Galería Montmartre (Retezová, 7). La exhibición documenta la vida de Václav Havel y a través de su persona los cambios de la sociedad checa de su época y de la nuestra.

De compras
Recuerdos de Praga

De las excursiones y de los viajes nos llevamos a casa experiencias y recuerdos. Algunos tienen una forma tangible. Los colgamos en una pared, los colocamos en una estantería o los comemos o bebemos. También es posible ponérselos, leerlos o escucharlos... De Praga puede llevarse numerosos recuerdos de este tipo.

El que quiera llevarse de Praga algo realmente exclusivo, no debería olvidarse de comprar una joya con el granate checo. La tradición de la labra de granates en este país se remonta al siglo XIV. Además se dice que estas piedras preciosas tienen efectos mágicos y curativos. Una tienda que vende originales garantizados se halla en la calle Dlouhá, 28.

La artesanía checa más tradicional y más solicitada es la cristalería artística de calidad. En Praga, en cada esquina, hay tiendas que venden tradicionales floreros, fruteros, vasos, copas y distintas figuras de cristal tallados a mano. Las marcas cristaleras más famosas son las de las fábricas de cristal Moser (Na Príkope, 12) y Preciosa (Jindrišská, 19). Si busca el cristal checo de alta calidad con un diseño moderno, no debería olvidarse de los nombres de los artistas cristaleros checos de mayor renombre, como Rony Plesl, Jirí Pelcl, Borek Šípek y Olgoj Chorchoj.

Los aficionados al diseño moderno no se pierdan una visita a la galería Krehký (Osadní, 35) donde se pueden ver y comprar las obras maestras de diseñadores de la República Checa y de otros países del mundo entero. En la tienda Modernista (Celetná, 12) puede comprar el cristal, la porcelana y las joyas de distintos estilos, comenzando por el cubismo checo, a través del funcionalismo hasta los trabajos de los diseñadores checos contemporáneos. No olvide entrar en la galería de venta DOX by Qubus (Poupetova, 1). La selección de productos de esta tienda refleja lo mejor del diseño checo y de la creación conceptual, como por ejemplo, el taller Qubus (Rámová, 3), que fue fundado por jóvenes diseñadores checos Maxim Velcovský y Jakub Berdych, que cosechan un gran éxito.

Las mujeres que prefieren vestirse con ropa original y de calidad encontrarán lo suyo en la boutique de la joven diseñadora de moda Klára Nademlýnská (Dlouhá, 3) que ofrece prendas de moda prêt-à-porter de lujo para damas.
En la misma dirección reside la exclusiva boutique de la diseñadora de moda Beata Rajská que se centra en las amantes de la moda más conservadoras, así como la boutique de la pintora y diseñadora Natali Ruden. Por su parte, en las tiendas de la calle Parížská, que desemboca en la Plaza de la Ciudad Vieja, encontrará colecciones de marcas mundiales de moda de lujo.

SUGERENCIA
Visite el desfile internacional Designblok que se celebra en las galerías y tiendas de Praga la primera semana de octubre y en el que los mejores diseñadores checos y mundiales exhiben regularmente sus obras de muebles, joyas, cristales, accesorios de vivienda y otros tipos de objetos de uso.
Traiga a sus hijos una marioneta hecha a mano o una figura del Topo, protagonista de una popular serie televisiva checa de dibujos animados. También los juguetes retro de madera o metálicos gozan de gran popularidad entre los niños.

Vyšehrad
Una propuesta para su plan

Praga es una ciudad plagada de sorpresas. Un día no será suficiente para conocer la metrópoli checa. Le presentamos unas ideas sobre qué bellezas praguenses debe de elegir si se queda en Praga solo uno o dos días. Déjese aconsejar...

El primer día

El primer día tiene que empezar, claramente, en el Castillo de Praga. Tome el camino que parte de Pohořelec a lo largo del interesante edificio del Palacio Černín, donde reside el ministerio de Asuntos Exteriores. Deténgase en Loreto con su Santuario de la Santa Casa y el valioso tesoro y escuche los tonos de su carrillón. Dé una vuelta por el Monasterio de Strahov y suba al mirador de Petřín que se alza sobre la ciudad hacia una altura de casi 300 metros. Desde aquí tendrá toda la ciudad de Praga como en la palma de la mano. Después de volver a la Plaza del Castillo, párese un rato junto a la columna mariana de la peste y frente a la estatua del primer presidente checoslovaco Tomáš Garrigue Masaryk.

Después el Castillo de Praga le dará la bienvenida. Resérvese suficiente tiempo para la visita a uno de los monumentos más importantes de Praga. En el mismo Castillo de Praga, no puede perderse la catedral de San Vito, Wenceslao y Adalberto y la Callejuela del Oro cuyas pequeñísimas casas en el pasado eran habitadas por alquimistas. Si llega al primer patio del Castillo antes del mediodía, verá el solemne relevo de guardias acompañado de una música interesante. Además, desde abril hasta noviembre puede pasear por los bellos jardines del Castillo de Praga.

El segundo día

En el segundo día de su estancia en Praga, explore la zona bajo el Castillo. Emprenda un paseo por la Ciudad Vieja y el pintoresco Barrio Pequeño. Inicie su recorrido al lado de la Casa Municipal, siga por la calle Celetná en la que vivió el escritor Franz Kafka (Celetná, 2 y 3) con rumbo a la Plaza de la Ciudad Vieja. Haga una parada junto a la Casa de la Virgen Negra (Ovocný trh, 19) donde puede comprar una joya única o un florero de estilo cubista. En la Plaza de la Ciudad Vieja no se pierda el espectáculo del reloj astronómico de Praga, a cada hora en punto, y contemple las pintorescas fachadas de las casas vecinas por encima de las cuales se alza la iglesia de Nuestra Señora de Týn. Desde aquí queda muy cerca la Vieja Ciudad Judía de Josefov donde debe ver la Sinagoga Vieja Nueva y el viejo cementerio judío. Si paseando por las callejuelas de este barrio llega al cruce de las calles Dušní y Vězeňská, verá una estatua de Franz Kafka de diseño un tanto cómico. El que visita Praga con la idea de hacer compras, tiene que desplazarse desde aquí a la cercana calle Pařížská, de aspecto muy noble, que alberga tiendas de numerosas marcas mundiales de lujo. Si todavía desea deambular más por Praga, no debería perderse un paseo por el Puente de Carlos. Es el puente más antiguo en Praga que cruza el río Moldava y el segundo puente de piedra más antiguo de la República Checa. Detrás del puente empieza el pintoresco Barrio Pequeño. Nada más cruzar el Puente de Carlos, baje al río a la parte inferior del Barrio Pequeño, la isla de Kampa. Aquí hay muchos restaurantes y cafeterías, un parque extenso y una galería de arte contemporáneo. Por todo el barrio pasa una rama del Moldava llamada Čertovka, creando románticos recovecos, que incluso dispone de su propio molino.

Otros días

Qué más tiene que ver:

Vyšehrad
Camine a lo largo del río Moldava hacia arriba a un promontorio de roca sobre la que se alza la residencia real checa más antigua, Vyšehrad. Vyšehrad es un espacio cargado de historia con el que se asocian muchas leyendas. Desde aquí se le ofrece una vista única de Praga. Y en los meses de verano se reanima con el arte, ya que se celebran diferentes espectáculos de teatro y conciertos al aire libre.

La Casa Danzante
En el malecón Rašínovo nábřeží seguramente le llamará la atención la Casa Danzante (Tančící dům), un edificio de los años 90 del siglo XX. Su nombre se debe a dos torres que recuerdan a los bailarines Ginger (la torre de vidrio) y Fred (la de piedra). El autor de este edificio es el arquitecto Frank Gehry y sus interiores fueron diseñados en parte por la arquitecta checa Eva Jiřičná. La casa fue galardonada con el prestigioso premio de diseño de la revista estadounidense Time, en 1996.

Petřín de noche

La colina de Petřín se vuelve más romántica aún a la puesta del sol. Desplácese a Újezd y desde aquí puede continuar hasta la cima a pie, por los caminos tortuosos que conducen por entre árboles frutales, o en teleférico. Justo debajo del mirador puede divertirse recorriendo un laberinto de espejos.

        opiniones   enviar   imprimir  

Zona
Europa
Europa central
 
Tipo de viaje
cultural
itinerarios turísticos

Poblaciones del reportaje
Rep. Checa Chequia Praga Praga

   
Els Blaus de Roses

Turismo de Gerona. Ayuntamiento





Dónde alojarte en Praga












  portada

| Hoteles
| Suscripción
Abcviajes
Revista de viajes e información turística. 
En abcviajes encontrará infinidad de guías turísticas y artículos para el viajero. 
GUÍAS FOTOS VÍDEOS NOTICIAS
Home | © abcviajes - Quantum Digital Groups, S.L. C/ Capitán Haya, 60, 28020, Madrid