Turismo y viajes en Internet
 
        
GUÍAS   FOTOS   VÍDEOS   NOTICIAS
 
portada

República Checa
Praga, un destino para no perderse
Mundo Rep. Checa Chequia Praga Praga

Son cientos las rutas que invitan a visitar ‘la ciudad de las cien torres’. Paseos con los que descubrir grandes casa señoriales, palacios residenciales y lujosas construcciones...


artículo
  fotos   vídeos   opiniones  
       

república checa, praga, un destino para no perderse

Excursiones desde Praga

Dejando atrás la capital son muchos los que piensan que Praga, la capital de la República Checa, es una de las ciudades más bonitas del mundo. Sin embargo, no es la única que merece su atención. Para visitar todos los monumentos que ostenta la República Checa se necesitaría toda una vida. Cabe destacar que cerca de doscientos castillos, palacios y ruinas de castillo están abiertos al público. Una serie de ciudades históricas monumentales, así como notables residencias aristocráticas se hallan a dos o tres horas de distancia de Praga. Se pueden visitar cómodamente en un día. En este folleto les ofrecemos algunos de los lugares más interesantes. Los destinos que presentamos han sido seleccionados teniendo en cuenta su importancia histórica y su fácil accesibilidad. Puede visitar todos estos lugares aprovechando los transportes públicos, además algunos de ellos aparecen en las ofertas de las agencias de viajes. En su hotel tendrán el placer de brindarle más información.

Vista de Český Krumlov
Český Krumlov. Ciudad de gloriosa historia y presente multicolor

Ceský Krumlov, ciudad de la región de Bohemia del Sur, es el destino turístico más visitado después de Praga. Se extiende entre los recovecos del río Vltava (Moldava) que como un lazo encierra el casco histórico de la ciudad. Sin embargo, el mayor encanto de Ceský Krumlov estriba en que la ciudad ha conservado su aspecto histórico. Sobre una roca en la orilla opuesta se alza el majestuoso castillo con su multicolor torre renacentista, desde la que se abre una preciosa vista a los alrededores. Pertenecía a los Señores de la Rosa, la noble familia checa más poderosa del reino. El teatro palaciego es una muestra única europea de teatro barroco en el que se han conservado los originales vestuarios y la técnica de escenario. El teatro está abierto al público pero el número de visitantes es limitado por razones de conservación.

En la ciudad encontrará típicos restaurantes, cafés y comercios con souvenirs. Cada año se organizan eventos culturales y festivales musicales. La Galería de Arte Egon Schiele Art Centrum que lleva el nombre del conocido pintor, representante de la corriente de arte modernista vienés, abre sus salas a las exposiciones de artistas nacionales y mundiales. En el recién abierto museo Fotoateliér Seidel verá una infinita cantidad de valiosas fotografías que reflejan la vida de los habitantes de la triple frontera entre Bohemia-Austria y Alemania a finales del s. XIX y comienzos del s. XX.

La mayor fiesta folclórica es la llamada Fiesta de la Rosa de Cinco Pétalos en la que toda la ciudad recuerda los tiempos de su auge en el período renacentista. Forman parte del programa representaciones teatrales, conciertos de música de la época y reconstrucciones muy populares de torneos de caballeros medievales. Muy atractivo es el desfile nocturno de fuegos que recorre toda la ciudad.

Karlovy Vary
Karlovy Vary. Estrellas del cine en las Columnatas

La tradición de las termas se remonta a los tiempos medievales y Karlovy Vary es el balneario más famoso de Bohemia Occidental que debe su reputación a doce fuentes termales curativas. La fuente “curativa” número trece es el tradicional licor de plantas Becherovka que se produce en esta ciudad. Muy famosas son las obleas de balneario, finas y crujientes del tamaño de un plato llano. El balneario vivió su auténtico auge en el s. XIX cuando se construyeron las casas termales y el elegante Paseo de Columnas que une las respectivas fuentes. Entonces era un lugar donde se encontraban las personalidades de la política y la cultura de Europa. La lista de los visitantes ilustres es interminable y en ella aparecen nombres como los de Johann Wolfgang Goethe, Ludwig van Beethoven, Francois Chataubriand o Nikolai Vasilevich Gogol.

En Karlovy Vary se celebra el Festival Internacional de Cine que ostenta la prestigiosa categoría A igual que los festivales de Cannes, Venecia y Berlín. Todos los años a comienzo del mes de julio los aficionados, los productores y las estrellas de la pantalla tienen aquí su encuentro. La tradición del festival cinematográífico se remonta a los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial.

A lo largo del año la ciudad es la anfitriona de eventos culturales, sociales y deportivos. En Karlovy Vary se ofrece una amplia gama de actividades de forma que puede competir con otras ciudades mucho más grandes. Usted encontrará representaciones teatrales y conciertos de música clásica, cines, galerías, casinos o carreras de caballos. El Golf Club de Karlovy Vary tiene el orgullo de ser el más antiguo de la República Checa.

Kutná Hora
Kutná Hora. Arca de plata del reino

En la época medieval denominaban el arca de plata del Reino de Bohemia a la ciudad de Kutná Hora por las minas de plata en las que se extraía ese metal. A cada paso son evidentes las huellas de su antigua riqueza: empezando por la magnífica catedral gótica de Santa Bárbara, bajo la advocación de la patrona de los mineros, siguiendo con las magníficas casas patricias y terminando con la profusamente decorada fuente de piedra en la plaza. Una de las atracciones turísticas es la visita al Museo Checo de la Plata y a la mina debajo de la ciudad. Los visitantes pertrechados con linternas, cascos, vestidos con el tradicional capote minero, recorren unos 250 metros dentro de la original galería medieval. A lo largo del recorrido se explica el proceso por el que pasaba el mineral de plata antes de ser acuñado en el “gros praguense”.  La moneda de los soberanos checos que se acuñaba en Kutná Hora figuraba entre las monedas más fuertes de Europa. Todos los años en el mes de junio los vecinos de Kutná Hora organizan el festival “Plateado real” en el que recuerdan al rey Wenceslao IV y su reinado cuando la ciudad tocó su apogeo.

Otro monumento digno de su visita es la capilla de cementerio de Todos los Santos en el barrio de Sedlec, cerca de la estación de ferrocarril de Kutná Hora. El interior de la capilla, incluido el altar, los candeleros y las arañas, todo está realizado con calaveras y osamenta humana. No pretende conmocionar o asustar a los visitantes, sino recordar la fugacidad de la vida humana.

Castillo de Karlštejn. Piedra preciosa de la corona real

El emperador Carlos IV, el soberano checo más importante del medioevo, mandó construir el inexpugnable castillo de Karlštejn. (También fundó la Universidad de Praga; a él se debe la construcción de la catedral de San Vito y la del puente de piedra, que lleva su nombre, y une las dos orillas del río). El castillo distaba un día de marcha a caballo y era el lugar donde el rey descansaba, meditaba y rezaba. Entre sus muros se guardaba el tesoro imperial, las joyas de las coronaciones reales y las santísimas reliquias.

En la planta superior de la torre de castillo, cuyas paredes tienen casi siete metros de espesor se encuentra la capilla de la Santa Cruz. Sus paredes y su techo están recubiertos con pan de oro en el que se engarzan piedras semipreciosas. Unas ciento treinta pinturas de tabla que representan a santas y santos de la Iglesia católica forman parte de su decoración. Exceptuando Italia ésta es la mayor colección de pintura del s. XIV que se ha conservado en Europa. El castillo está abierto al público, pero la capilla se puede visitar solo con previa reserva. El paisaje montañoso con sus rocas de caliza blanca que rodean el castillo es la zona cárstica de Bohemia, declarada reserva natural. El punto más conocido, las Cuevas de Koneprusy, se encuentra a unos diez kilómetros en dirección suroeste del castillo. El circuito tiene algo más de medio kilómetro y unos 500 escalones y transcurre por cuevas subterráneas que ostentan una profusa decoración de estalagtitas y estalagmitas. La temperatura media dentro de las cuevas se mantiene a 11° C incluso en los días de verano.

Coleccion de trofeos
Palacio de Konopiště. Belle Epoque en estilo centroeuropeo

El romántico palacio de Konopiště, cerca de la ciudad de Benešov, al sureste de Praga, era la residencia veraniega del archiduque Francisco Fernando d´Este, heredero del trono austro-húngaro. Su asesinato en la ciudad de Sarajevo, en el verano del 1914, desencadenó la Primera Guerra Mundial. El archiduque era un apasionado cazador y coleccionista de trofeos. En el palacio se guardan cuantiosas colecciones de objetos antiguos y sobre todo colecciones de trofeos de caza de todo el mundo. Se trata de la más extensa colección de armas y armaduras expuestas en la República Checa. El palacio se alza en el lugar que ocupaba un castillo medieval que fue objeto de numerosas modificaciones a lo largo de los siglos. El aspecto arquitectónico actual, así como el mobiliario son el resultado de las remodelaciones de finales del s. XIX y comienzos del s. XX.

Francisco Fernando d´Este amuebló su residencia en estilo historicista aunque aplicando todo el lujo moderno de su época: agua corriente, calefacción central, alumbrado eléctrico y, en el año 1900, mandó instalar un ascensor. El palacio es tan extenso y sus colecciones tan numerosas que los visitantes pueden elegir entre tres recorridos de visita independientes.

El extenso parque con detalles paisajistas y lago artificial es valiosísimo desde el punto de vista botánico. Está abierto al público y en el lugar que ocupaban los jardines barrocos junto al palacio, se encuentran el bien cuidado Jardín de las Rosas y el gran invernadero con flora termófila. En la composición del parque destacan obras esculturales de gran calidad lugar.

Parque Nacional Suiza Checa

Paisaje de rocas areniscas, desfiladeros y puertas de piedra

Los parques nacionales Suiza Checa y Suiza Sajona, conforman la mayor concentración de rocas areniscas de Europa. Lo típico y característico del paisaje son las formaciones que parecen esbeltas torres y los arcos naturales de piedra, las llamadas montañas de la mesa y el profundo cañón del río Elba. Entre las originales formaciones de rocas areniscas destaca el símbolo del parque: la llamada Puerta de Pravcice (Pravcická brána). El majestuoso arco de roca es el mayor de su género en Europa con 26 metros de longitud y 16 metros de altura.
Desde hace 150 años la Senda de Gabriela (Gabrielina stezka) conduce a los turistas hasta el arco de la Puerta de Pravcice. La senda es confortable, aunque estrecha y caminará una hora y media (6 km). Estando junto a la Puerta merece la pena subir a los miradores para admirar el paisaje de rocas. Desde ahí seguirá andando hasta Hrensko.

Al entrar en el municipio gire a la izquierda a contra corriente del río Kamenice, que serpentea entre las altas paredes de roca que brindan suficiente sombra incluso en los calurosos días de verano. Desde el año 1890 se organizan excursiones en barcazas por el Desfiladero de Edmund (Edmundova souteska), un estrecho cañón donde el único camino es el río. Luego seguirá a contra corriente hasta el cruce de caminos. Cruzará al lado opuesto y por la estrecha pasarela llegará hasta el camino con escaleras que le conducirá al pueblo de Mezná desde el que sale regularmente el autobús hasta la estación de trenes de Decín. Todo el circuito a pie mide unos 15 km. Para conocer mejor el paisaje único de este lugar es recomendable pernoctar. Se ofrece alojamiento en las casas típicas.

Český Šternberk
Český Šternberk. Mi castillo, mi casa

Ceský Šternberk es el castillo más antiguo habitado por la nobleza checa. Fue fundado en el año 1241 por los Sternberg, los señores del monte estrellado, como podríamos traducir el poético nombre de estos aristócratas. Hasta nuestros días está en manos de los descendientes de los primeros dueños. En los tiempos de la dictadura comunista el castillo fue nacionalizado pero a comienzos de la década de los noventa del siglo pasado, los Sternberg lo recuperaron y lo convirtieron en su residencia.

El aspecto arquitectónico actual es el resultado de numerosas modificaciones y remodelaciones a lo largo de los siglos. Su exterior mantiene el carácter de fortaleza medieval pero los espacios interiores testimonian del estilo de vida de la aristocracia en los tiempos del barroco. Una parte del castillo está abierta al público. El recorrido transcurre por quince habitaciones con mobiliario de la época, cuadros y colecciones de la familia. Muy original es la colección de representaciones gráficas de la historia de la Guerra de los Treinta Años. La colección de 545 calcografías se debe a Jorge Šternberg. La reunió a comienzos del s. XX y es considerada como una de las más valiosas de su género. Las salas en las que se exponen las colecciones están decoradas con armas históricas, colecciones de fina porcelana y muestras de artesanías de los siglos pasados.

Al pie del castillo, a ambas orillas del río Sázava, se halla el pequeño municipio del mismo nombre al que se llega en tren. La vía férrea que corre por el valle del río se conoce como el Pacífico del Sázava. El paisaje es uno de los más pintorescos del país. Los fines de semana en verano los Ferrocarriles Checos suelen despachar trenes especiales para turistas con históricas locomotoras de vapor.

Castillo de Křivoklát. Fortaleza y lugar de descanso

En los bosques que se extienden al oeste de Praga, en medio del paisaje protegido de esta zona, se alza Krivoklát uno de los castillos checos más impresionantes:. Durante siglos figuró entre los castillos reales más notables porque era un punto de apoyo en la ruta hacia Alemania. No obstante, los soberanos solían convertirlo en base para sus cacerías y también en cárcel para personajes destacados.

Visto desde lejos el castillo de Krivoklát tiene un aspecto sobrio pero sus interiores sorprenden por su elegante decoración arquitectónica. La capilla del castillo ostenta una bóveda en estrella de estilo gótico tardío y un fabuloso altar tallado que es una muestra del alto arte cortesano de finales del s. XV. De esa misma época se conserva el relieve profusamente decorado con el escudo del Reino de Bohemia y las siglas reales sobre la puerta de entrada al castillo. La mazmorra es la cárcel histórica con su sala de tortura y sus instrumentos medievales. A lo largo del año se organizan con regularidad mercadillos y fiestas de música y teatro. El patio se llena de tenderetes con productos de artesanos, entre ellos alfareros, armeros, cesteros, tallistas y herboristas. Se pueden adquirir las réplicas de copas góticas, manualidades en cuero o espadas, escudos y alabardas.

Palacio de Nelahozeves
Nelahozeves. Perla renacentista sobre el río Moldava

El encantador palacio de Nelahozeves sirve de residencia a la noble familia de los Lobkowicz. El edificio de tres alas con baluartes en las esquinas se considera una muestra única de arquitectura renacentista checa. El palacio ha conservado su aspecto original y singular, sin importantes remodelaciones posteriores. Entre sus muchos atractivos está la valiosísima colección de pintura y de artesanía. Los interiores ofrecen al visitante hermosas piezas de mobiliario, objetos sagrados, cristalería, cerámica, porcelana, instrumentos musicales y objetos de metales preciosos. Dos salas están dedicadas a la caza y la cacería, actividades inseparables de la vida social de la aristocracia. Nelahozeves es famosa por ser la villa natal del compositor Antonín Dvorák (1841 – 1904), hijo del carnicero del lugar. La casa natal de Dvorák en la que su padre tenía una cevecería sirve de museo. Desde hace ya más de diez años, de primavera a otoño, se organiza en el palacio el ciclo de conciertos de música clásica “Nelahozeves musical de Dvorák”.

Si Usted viaja en coche merece la pena visitar la cercana ciudad histórica de Melník y su palacio sobre la confluencia de los dos ríos checos el Elba y el Moldava (Vltava). En la falda sur del promontorio en el que se alza el palacio, en el centro de la ciudad y en otras pendientes soleadas se cultiva la vid. Es muy popular visitar las bodegas palaciegas cuya existencia se remonta al s. XIV. Suele asegurarse que las viñas crecen en este lugar desde hace más de mil años. La fundadora del primer viñedo sería pues Santa Ludmila, princesa de la real familia de los Premislida. La zona vinícola de Melník es extraordinaria por su posición geográfica tan al norte de Europa.

Paraíso Checo. Ciudades de piedra y prados en flor

El Paraíso Checo es una pintoresca región a cien kilómetros al noreste de Praga. Destaca por su extraordinaria diversidad natural y sus numerosos monumentos culturales. Las ruinas de dos torres que se alzan sobre dos rocas volcánicas cuneiformes es lo que ha quedado del castillo medieval Trosky, el símbolo más conocido de la región. Otro punto favorito de los excursionistas es el majestuoso castillo Kost, oculto en el valle Plakánek. Sin embargo, para la mayoría de los visitantes el Paraíso Checo equivale a ciudades de piedra arenisca, que forman parte de la red europea de los geoparques de la UNESCO, unos fantásticos laberintos naturales con profundos cañones y torres rocosas, formadas a lo largo de millones de años por la acción del viento y el agua. Los aficionados al senderismo se alegrarán del espeso tejido de sendas turísticas bien cuidadas, que transcurren entre las rocas, apreciarán las escaleras que facilitan la escalada y las plataformas desde las que se abren preciosas vistas a la contornada.

Muchos lugares son accesibles en bicicleta y los amantes de los deportes extremos y de adrenalina lo pasarán muy bien. Las torres de roca del Paraíso Checo son populares entre los aficionados a la escalada libre y hay lugares idóneos para practicar el vuelo en parapenteLa ciudad de Turnov es un buen punto de partida para salir de excursiónlas rocas más cercanas se encuentran a escasos 5 kilómetros y las ruinas decastillo Trosky están a unos 15 Km al sureste. En la misma ciudad se puede visita el palacio de Hrubý Rohozec o la extraordinaria exposición mineralógica y las colecciones de joyas. En el Paraíso Checo hay yacimientos de granates checos, la tradicional piedra preciosa de la joyería nacional.

ciudad de Litoměřice
Fortaleza de Terezín y la ciudad de Litoměřice

La fortaleza barroca de Terezín es tristemente famosa por su nombre alemán Teresienstadt. Durante la Segunda Guerra Mundial los nazis convirtieron esta ciudad fortificada en campo de concentración, en gueto, por el que pasaron unos 140 mil judíos de toda Europa, antes de ser enviados a los campos de exterminio situados más al Este. Cerca de 35 mil personas perecieron en la propia ciudad. La denominada Pequeña Fortaleza, junto al gueto, era lacárcel de la GESTAPO. Después de la guerra Terezín fue proclamado “Monumento al sufrimiento”.

La fortaleza en sí es un singular monumento arquitectónico. Su construcción se prolongó diez años y ocupa una superficie fortificada de casi 400 hectáreas con unos 30 kilómetros de corredores subterráneos. En caso de necesidad sus alrededores podían ser inundados artificialmente. En cuanto a construcción táctica Terezín es una de las mejores fortificaciones del mundo y constituye la cumbre de la arquitectura de fortalezas del s. XVIII. A pocos kilómetros de distancia, en la orilla opuesta del río Elba se extiende la histórica ciudad de Litomerice. Merecen su atención la amplia plaza mayor rodeada de casas patricias con soportales, iglesias, el obispado y las partes conservadas de las murallas originales. En Litomerice está la sede de la Galería de artes plásticas de Bohemia del Norte, uno de los exquisitos museos regionales donde se suelen organizar exposiciones, además de exhibirsu magnífica colección de antiguas artes checas.

Příbram. Misterios encima y dentro de la montaña

En el pasado Příbram era una importante ciudad minera, pero en la actualidad todas las minas ya están cerradas. Algunas se conservan como monumentos técnicos administrados por el Museo de la Minería. En el palacete Ernestinum se exhibe la exposición permanente de fotografías de František Drtikol (1883 – 1961), nacido en esta ciudad. También merece su visita el Museo de la Resistencia Anticomunista al que pertenece el monumento Guerra, levantado cerca de la ciudad que fue uno de los “gulags” donde estuvieron recluidos los presos políticos en la década de los cincuenta del siglo pasado.

La Montaña Santa junto a la ciudad de Příbram (Svatá Hora u Příbrami) es un conocido lugar de peregrinaciones marianas europeas. El extenso recinto con la iglesia de peregrinación, los ámbitos y la serie de capillas fue construído en el s. XVII en el lugar ocupado por un pequeño templo gótico. La decoración de la suntuosa basílica de la Asunción de la Virgen María se debe a la colaboración de los mejores artistas checos de la época.

El recinto mariano queda unido con el centro de la ciudad por una escalera barroca techada con 365 escalones. El objeto que despierta el interés de los peregrinos es la milagrosa estatuilla de la Virgen de la Montaña Santa. La celebración más importante tiene lugar el tercer domingo después de la Pascua de Pentecostés. El lugar está abierto al público, pero en caso de interés, puede solicitar una visita guiada.

        opiniones   enviar   imprimir  

Zona
Europa
Europa central
 
Tipo de viaje
cultural
naturaleza

Poblaciones del reportaje
Rep. Checa Chequia Praga Praga

   
Els Blaus de Roses

Turismo de Gerona. Ayuntamiento





Dónde alojarte en Praga












  portada

| Hoteles
| Suscripción
Abcviajes
Revista de viajes e información turística. 
En abcviajes encontrará infinidad de guías turísticas y artículos para el viajero. 
GUÍAS FOTOS VÍDEOS NOTICIAS
Home | © abcviajes - Quantum Digital Groups, S.L. C/ Capitán Haya, 60, 28020, Madrid