Turismo y viajes en Internet
 
        
GUÍAS   FOTOS   VÍDEOS   NOTICIAS
 
portada

República Checa
República Checa - Praga, ruta por la arquitectura eclesiástica
Mundo Rep. Checa Chequia Praga Praga

Hay pocas ciudades en el mundo que puedan jactarse de tener tantas iglesias, sagrarios, templos y lugares de peregrinación como tiene Praga.


artículo
  fotos   vídeos   opiniones  
       

república checa, república checa - praga, ruta por la arquitectura eclesiástica

POR PRAGA SIGUIENDO LAS HUELLAS DE LA ARQUITECTURA ECLESIÁSTICA


Hay pocas ciudades en el mundo que puedan jactarse de tener tantas iglesias, sagrarios, templos y lugares de peregrinación como tiene Praga. A lo largo de los pasados siglos, la ciudad no fue solo la cabeza del reino, sino el centro espiritual de la sociedad checa, un centro multicolor, multicultural y bastante tolerante. Praga ha sido sede de un arzobispado, de importantes escuelas talmúdicas, del patriarca ortodoxo, de los antiguos católicos, de la iglesia husita de Checoslovaquia y de muchas órdenes regulares.
Praga ha escuchado a los predicadores husitas y a los representantes de la compañía de Jesús, ha colaborado en la formación de una confesión checa y de una nueva organización nacional.

Pronto, poco después de la llegada a Moravia de los apóstoles eslavos Constantino y Metodio (año 863), el cristianismo comenzó a expandirse también por Bohemia, sobre todo gracias a la colaboración de los premislidas. Con el bautismo del príncipe Bořivoj,  todavía se daba preferencia al rito oriental, pero poco a poco se fueron inclinando a la  iglesia occidental que llegaba con sus influencias desde Baviera, sobre todo desde  Ratisbona.
Una vez surgió la diócesis independiente de Praga, pasó a depender del arzobispado de Mainz. Así fue hasta el año 1344, cuando el obispado de Praga fue convertido en arzobispado.

A finales del siglo XIV, el reino checo experimenta una fuerte corriente reformista que conmueve los cimientos de la iglesia con una fuerza que viene de su mismo interior, que critica las relaciones de ésta con la clerecía, y con toda la sociedad, y que anhela un cambio. En esa tendencia, brilla con una fuerza especial el predicador Jan Hus, cuya autoridad pronto sobrepasó las fronteras de la universidad praguense. Al saber qué había sido quemado en el concilio de Constanza, en el año 1415, los checos se  lanzaron a una guerra que duró veinte años, veinte años de devastación y aislamiento.

La influencia de los partidarios del cáliz en la sociedad llegó hasta finales del siglo XV.
Esto hizo que los ecos de la reforma europea encontraran una resonancia especial I en el siglo XVI en Praga. Sobre todo los luteranos, que junto a los veteroutraquistas y los husitas, crearon un grupo conjunto conocido como la Confesión checa, la cua| se convirtió, entre otras cosas, en un ejemplo de tolerancia religiosa en Bohemia y Moravia. Pero los Habsburgo, que tenían el poder, promovieron la contrarreforma, lo que se manifestó sobre todo con la derrota del levantamiento de los Estados checos y en 1620, año en que se produjo la aniquilación de todas las confesiones no católicas y la proclamación de la exclusividad de la fe católica. La recatolización del país fue encomendada a los jesuitas y a otras órdenes, que renovaron sus actividades en la ciudad o que arribaron a ella para llevar a cabo su cometido.

En tiempos del rey Rodolfo II, experimentó un gran desarrollo la comunidad judía de Praga. Los judíos dependían desde el siglo XIII de la corona checa. Pero mientras que durante la Edad Media, las aljamas tuvieron que sufrir una serie de pogromos, a principios del XVI el gueto de Praga vivió una especie de "siglo de oro". Jehuda Leva ben Becalel, conocido como Maharal, un importante rabí, dirigió en Praga una escuela de Talmud.
Los esfuerzos por recatolizar la tierra, llevados a cabo en los siglos XVII y XVIII dieron sus frutos. Cuando el emperador Josef II publica en 1781 la patente de tolerancia, los no-católicos del país eran muy pocos, cerca del 2%. Pero con la nueva ley recomenzó una etapa de revivificación de las confesiones no católicas, aunque al principio estuviera limitada sobre todo a la protestante y a la ortodoxa griega.

En los albores del siglo XXI es posible encontrar en Praga una infinidad de monumentos que documentan la variedad y profundidad de unas y otras confesiones. Aunque con el comunismo el desarrollo natural del sentimiento religioso fue interrumpido, sobre todo con las injerencias de los años 50, dirigidas tanto a las comunidades monacales como al grueso de la sociedad, en los últimos veinte años se ha renovado la natural actividad del cristianismo, fortaleciendo la postura ecuménica de los creyentes. La riqueza de la arquitectura que ofrece Praga no se puede dejar escapar. Cada una de las diferentes partes históricas de la ciudad oculta verdaderos tesoros. ¡Atrévase a descubrirlos!

Praga, arquitectura y naturaleza
Hradčany - Barrio del Castillo

Monasterio de Strahov

El monasterio de Strahov es el más antiguo monasterio premonstratense de toda Bohemia, y una de los monumentos arquitectónicos más interesante de toda la República Checa. Fue fundado en el año 1143, por iniciativa del obispo de Olomouc, Jindřich Zdík y con el apoyo del rey checo, Vladislav II y situado cerca del camino que conducía hacia el Castillo Real. Ese lugar era precisamente donde se reunía la guardia para custodiar la entrada al castillo. Guardia, en checo, se dice stráž, de ahí el nombre de Strahov. El monasterio fue confiado a una comunidad de hermanos premonstratenses de Steinfeld en la Renania.

El monasterio se construyó rápidamente, levantándose un amplio complejo en estilo románico, más grande que la residencia de los reyes checos – el Castillo de Praga. De 1182 data la noticia de la segunda consagración de la iglesia. Tras el incendio de 1258, el monasterio se reformó en estilo gótico temprano. Después, a causa de los movimientos husitas, el monasterio entró en crisis, para renacer solamente entre fines del siglo XVI y principios del XVII De los años 1603 - 1612 data la iglesia votiva, en estilo gótico-renacentista, de san Roque, que actualmente no se dedica al culto. En el año 1627, fuero trasladados a la iglesia del monasterio los restos del fundador de la orden, san Norberto. Después de la Guerra de los Treinta Años se realizó la reconstrucción barroca del complejo. En las reconstrucciones y equipamientos barrocos del monasterio tomaron parte artistas como por ejemplo Giovani Domenico Orsi Jean Baptiste Mathey, Kilián Ignác Dienzenhofer o Anselmo Lurago. En el año 1671, se construyó la Sala de Teólogos, la habitación más antigua de Ia Biblioteca de Strahov, que alberga, sobre todo, textos bíblicos y de ciencia divina. Aparte, pueden encontrarse en ella toda una larga serie de manuscrita y primeras ediciones. El códice más antiguo contiene los evangelios y está en pergamino, datado en el siglo IX. También se encuentran en la sala globos geográficos y astrológicos holandeses. A finales del siglo XVIII se reconstruyó el convento y se creó la nueva gran Sala de Filósofos de la biblioteca (con unas dimensiones de 32 metros de largo, 10 de ancho y una altura de 14 metros), ornamentada con frescos de Antón Maultbertsch. De los edificios con funciones de intendencia que pertenecen al complejo el más interesante es, quizá, la fábrica de cerveza, que produjo esta bebida hasta principios de siglo XX. De la década de 1830 data la fundación de la pinacoteca de Strahov con su interesantísima colección de arte centroeuropeo. El desarrollo del monasterio fue frenado violentamente en 1950 por la injerencia del poder comunista. Después del año 1989 se realizó la restitución del patrimonio del monasterio a la comunidad de hermanos premonstratenses, a los que actualmente pertenece otra vez todo el complejo y que están dedicados a actividades pastorales. Hoy en día, el monasterio tiene 75 hermanos.

La planta del monasterio tiene forma de cuadrado irregular, en medio del cual se encuentra la iglesia de la abadía consagrada a la Asunción de Nuestra Señora, originalmente una basílica románica de tres naves. Obtuvo su aspecto barroco actual proviene con la reconstrucción que sufrió en los años 1742 - 1758, dirigida por Anselmo Lurago. La mayor parte de los interiores de la iglesia son frescos, tanto en los muros como en la cúpula, que representan escenas de la vida de san Norberto. En la iglesia están enterrados (el lugar exacto se desconoce) los fundadores del monasterio: el rey Vladislav II y el obispo Jindřich Zdík. En la iglesia se celebra la liturgia católica romana.

Catedral de San Vito
Catedral de san Vito, Wenceslao y Adalberto

La Catedral de san Vito, Wenceslao y Adalberto es un símbolo espiritual del estado checo, el templo más grande e importante de Praga. En la antigüedad, era el lugar en el que se celebraba la coronación de los reyes y reinas checos. La silueta de la catedral, que domina la ciudad, es uno de sus símbolos más conocidos.

El templo es en realidad el tercero consagrado en este lugar. Hacia el año 925, el rey Wenceslao I inauguró en su emplazamiento una iglesia de planta circular de estilo románico. Su importancia creció precisamente con la creación del obispado praguense independiente, del año 973. Tras el año 1060 fue reconstruida en forma de basílica de tres naves y dos coros, con un ala para el capítulo de san Vito. Con ocasión de la promoción del obispado de Praga en arzobispado, en el año 1344 comenzó, por iniciativa de Jan Lucemburský y luego de su hijo Carlos IV, a construirse la gran catedral gótica. El primer arquitecto, Matyᚠde Arras, y luego el siguiente, Petr Parléř, construyeron el coro con la capilla de la corona, la capilla de san Wenceslao, la puerta dorada y una parte de la torre principal. Después, durante siglos, la catedral siguió sin terminar. En vez de fachada, tenía el templo una entrada provisoria, el interior se había dotado de un coro y a la torre principal dado un remate renacentista. Fue sólo a principios del siglo XIX cuando la Agrupación para la consecución de la Catedral de san Vito comenzó la reconstrucción de la parte gótica y las obras para la conclusión de todo el edificio. En 1929, el templo fue solemnemente consagrado con ocasión de los mil años de san Wenceslao. La parte neogótica de la catedral está constituida por la nave central junto con las más estrechas naves laterales y sus capillas. La gran torre sur fue comenzada por Petr Parléf, pero no la terminó. Para alcanzar la altura proyectada, fue rematada con una cúpula renacentista. Desde el tercer patio, la entrada al templo se hace a través de la Puerta dorada, reservada para ocasiones especiales, la cual está adornada con un mosaico que representa motivos del día del juicio final.

En el coro de la catedral, delante del altar mayor, se encuentra el mausoleo real, y bajo el mismo la tumba real. El coro está rodeado por capillas góticas, en algunas de las cuales se encuentran enterrados miembros se la familia real de los Premislidas y santos patrones de las tierras checas.

La capilla de san Wenceslao es el centro de culto de la catedral. Con una estructura arquitectónica original y una maravillosa ornamentación se pone en relieve su excepcionalidad, siendo es el punto central de toda la construcción y donde se encuentra enterrado el más importante de los patrones del país. El revestimiento de las paredes es de oro y piedras preciosas. Los frescos de los muros que representan escenas de la pasión son originarios de la capilla del siglo XIV. Ulteriores imágenes de la vida de san Wenceslao, que constituyen una segunda serie de ornamentación, en nivel más alto, provienen del taller del maestro del altar de Litorměřice (todo el ciclo data del siglo 1509). Las puertas del extremo suroeste de la capilla llevan a la cámara de la corona, donde se encuentran depositadas las joyas de la corona checa. Dimensión del templo: longitud de 124 metros; máxima anchura, nave lateral, 60 metros; altura de la bóveda, 33 metros; altura de la torre principal, 96,5 metros; altura de las torres de la fachada oeste, 82 metros.

La catedral celebra liturgia según el rito católico romano; es la iglesia principal de la archidiócesis praguense, y sede de los capítulos metropolitanos.

Basílica de san Jorge

La basílica de san Jorge, en el Castillo de Praga es el edificio sagrado más antiguo conservado en Praga y uno de sus monumentos románicos más interesantes. Fue construida alrededor del año 920 por el duque Vratislav I. En el 925 se depositaron en ella las reliquias de la duquesa Ludmila, la primera mártir checa. Después de la fundación del vecino monasterio de san Jorge en el año 973, la basílica se amplió, convirtiéndose en un edificio de tres naves en estilo románico temprano otónida. Tras un incendio sucedido en 1142, la basílica fue reconstruida, adquiriendo prácticamente el aspecto con el que se la conoce en la actualidad. Sobre los extremos orientales de las naves laterales se alzan dos torres blancas de marga con un techo de piedra y dos filas de ventanas románicas. A la torre norte, más estrecha, se le llamaba Eva, y a la sur, más ancha, Adam. En la primera mitad del siglo XIII se le añadió la capilla de santa Ludmila, en la que se encuentra su tumba. Hasta el año 1055, la basílica cumplió la función de lugar de enterramiento para los Premislidas. De la construcción románica original se han conservado partes de los relieves, en los que aparece representada la Virgen, coronada por los ángeles, las abadesas Mlada y Berta, en genuflexión, y a su lado el rey Přemysl Otakar I y su hermana la abadesa Inés -Anežka, en checo.

El pórtico de la iglesia que da a la calle Jiřská es obra del taller de Benedikt Ried de alrededor de 1520. En el tímpano puede contemplarse una imagen ornamentada de san Jorge luchando con el dragón. La fachada occidental se reformó en el siglo XVII en estilo temprano barroco con una típica construcción en ladrillo rojo. Como decoración tiene una estatua de piedra arenisca del fundador de la iglesia, Vratislav I, y de la fundadora del monasterio, la beata Mlada, seguramente obra de Jan Jiří Bendl. En el extremo suroccidental se le añadió en los años 1718 - 1722 la capilla de san Juan Nepomuceno, obra de Ferdinand Maxmilián Kaňka y construida para celebrar la santificación del patrón checo. En la fachada puede contemplarse su estatua con la de los ángeles, obra de Ferdinand Maxmilián Brokoff, el interior fue pintado por Václav Vavřinec Reiner.

El Loreto

Lugar de peregrinación mariana con una copia de la Santa Casa, iglesia barroca de la Natividad de la Virgen, claustro y seis capillas. Ha tenido que sufrir varias transformaciones hasta adquirir el aspecto con el que la encontramos hoy. Primero, entre los años 1626 -1627 se construyó la Santa Casa -una copia del lugar de la Anunciación del Arcángel Gabriel a la Virgen. Luego se construyó un claustro de un piso con capillas, la iglesia barroca de la Natividad de Nuestra Señora (1734 - 1735), las fuentes y, aparte de otros espacios, el que alberga el sorprendente tesoro en joyas y piedras preciosas. El aspecto exterior está dominado por la fachada, debida al arquitecto Kilián Ignác Dienzenhofer y que realizó complementando los planos dejados por su padre Kryštof Dienzenhofer.

En la torre que se levanta sobre el portal principal se instaló un carrillón con 27 campanas loretanas. Su mecanismo permite tocar melodías en dos octavas. Habitualmente suele tocar Mil veces te saludamos (a las horas exactas en el segmento 9.00-18.00). El carrillón se debe al relojero praguense Petr Neuman y es del año 1694.

Pero seguramente lo que puede calificarse de completamente excepcional es el tesoro loretano, cuyo núcleo se debe al patrimonio donado a Loreto por Kateřina Benigna Lobkowiczová. La mayor parte de las joyas provienen de los siglos XVII y XVIII. Sobre todo se trata de custodias, cálices, altarcillos, miniaturas y otros objetos votivos. El objeto más antiguo es un cáliz gótico del año 1510, obsequio de Kryštof Ferdinand Popel z Lobkowicz. Pero la joya más preciada es una custodia de diamantes conocida como El Sol de Praga. Fue elaborada por orfebres vieneses según el modelo de Jan Bernard Fischer z Ehrlachu, del año 1699. Es de plata dorada, adornada con 6222 diamantes y pesa 12 kg. La iglesia de peregrinos del Nacimiento de Nuestra Señora está regentada por los hermanos Capuchinos.

Iglesia de san Juan Nepomuceno

La primera obra del arquitecto barroco Kilián Ignác Dienzenhofer puede tenerse por una obra maestra de su género y época: la iglesia de san Juan Nepomuceno en el Barrio del Castillo.
Los primeros planos fueron diseñados por Kryštof Dienzenhofer, pero tras su muerte se requirió para el proyecto a su hijo Kilián Ignác. La iglesia fue construida para el monasterio cercano de ursulinas que hay en el Barrio del Castillo.

La edificación se llevó a cabo entre los años 1720 y 1729. Sin embargo, durante largo tiempo no se ofició en ella, ya que en 1784 fue cerrada por José II, Integrándose en el erario militar, en el cuyo marco sirvió de almacén de sal, entre otras funciones que tuvo. Esto duró hasta que, en el año 1861 el templo volvió a cumplir una misión litúrgica para la guarnición praguense. Aparte de un periodo de algunos años, la iglesia sirve para que el ejército realice en ella las ceremonias pertinentes para satisfacer sus necesidades espirituales.
Desde el 1 de mayo de 2002, la iglesia ha sido abierta al público.

Las estatuas que adornan  la fachada provienen del taller barroco del escultor M. V. Jäckel. El edificio está coronado por una torre con reloj. El espacio interior tiene forma de nave octogonal terminada en una bóveda con maravillosos frescos de Václav Vavřinec Reiner del año 1727, los cuales representan escenas de la vida de san Juan Nepomuceno. En el altar mayor, de estilo barroco, pueden verse cuadros de Jan Kryštof Liška y tallas del taller de M. V. Jäckel.
En la iglesia se celebra rito católico romano.

Iglesia de San Nicolas
Malá Strana (La ciudad pequeña) y Petřín

Iglesia de san Nicolás en Mala Strana

La iglesia de san Nicolás es la construcción barroca más importante de capital, y ha sido reconocida como la obra más bella de su tiempo de entre las que no tienen proveniencia italiana. Comenzó a construirse en el año 1703 según los planos de Kryštof Dienzenhofer. Cuando este arquitecto murió en 1722 continuó la obra su hijo, Kilián Ignác Dienzenhofer. Terminó la nave principal con las capillas, y también se le deben la gran cúpula y la poderosa; torre. En 1750 se instalaron en ésta las campanas, y un año más tarde se completó la cúpula. La iglesia fue consagrada en 1752, pero todavía duró algunos años el trabajo en la decoración interior.

Las dimensiones del templo, cuya importancia panorámica para la orilla izquierda del Moldava es crucial, son sorprendentes: anchura, 40 m.; anchura de la nave 30 m.; longitud de la iglesia sin las escaleras de la entrada, 60 m.; arco triunfal entre la nave y el presbiterio, 24m.; profundidad de los cimientos, 14,5m.; altura interior de la cúpula 50 m.; altura exterior, 70 m.; con la lucerna, 79 m.

La ornamentación de la iglesia es un todo orgánico. La parte más importante de la misma son los frescos. El techo de la nave principal está cubierto por una obra de J. L. Kracker: Apoteosis de san Nicolás; en la cúpula, los frescos de F.X. Palek, que representan a san Nicolás con los Padres de la Iglesia y los adoradores. También son interesantes los cuadros de Karel Škréta: una Crucifixión, del año 1646, que se encuentra en la capilla de santa Bárbara, y un ciclo de la pasión, con 10 cuadros en total, que se encuentra en la galería, datables en la segunda mitad del siglo XVII y que estaban originalmente pensados para el vecino seminario jesuita. Los cuadros de las capillas son mayoritariamente del pintor jesuíta Ignác Raab.

La ornamentación escultórica proviene del taller de Ignác František Platzer, y cuenta con más de cincuenta estatuas. Las más importantes son las de los santos jesuitas del altar mayor, así como las de los Doctores de la Iglesia, a tamaño mayor que el natural junto a los pilares de la cúpula. En una urna situada en el extremo de la iglesia se encuentra la escultura gótica de la Nuestra Señora de Foy, que es la más antigua de todo el templo, entregada a los jesuitas en 1639 desde Bélgica.
 La iglesia pertenece a la confesión católica romana. No se celebra liturgia.

Iglesia de Santa María de la Victoria
(Niño Jesús de Praga)

La iglesia fue construida entre los años 1611 -1612 por los luteranos alemanes, y dedicada a la Santísima Trinidad. El constructor fue probablemente Giovanni Maria Filippi, uno de los integrantes de la corte del emperador Rodolfo II. Después de la victoria de la Contrarreforma, Fernando II regaló la iglesia en 1624 a la orden de los Carmelitas Descalzos, a cambio de su contribución a la victoria del ejército imperial en la Batalla de la Montaña Blanca. Los carmelitas dedicaron el templo a Nuestra Señora de la Victoria, la reconstruyeron y levantaron en las proximidades un monasterio, cerca del cual se construyó también un jardín conocido como "del Seminario", donde, en grutas artificiales, criaron peces y ranas para que sirvieran para la dieta de Cuaresma. El Monasterio Carmelita fue cerrado en 1784 por José II, pasando la iglesia a manos de los Caballeros de Malta. Actualmente pertenece de nuevo a la orden carmelitana.

El altar mayor barroco, que data de 1716, se caracteriza por su ornamentación en negro y oro. Muchos de los cuadros que están situados en el altar mayor son valiosas obras de arte, como por ejemplo los de Petr Brandl.
Debajo de la iglesia se encuentra una gran cripta, la cual no puede visitarse. Desde 1628, podemos encontrar en la iglesia la famosa estatua del Niño Jesús de Praga, conocida en ciertos países católicos como el Bambino di Praga. A mediados del siglo XVI, la estatua fue traída a Praga como regalo para la futura mujer de Vratislav z Pernštejna, Maria Maxmiliana Manriquez de Lara, que posteriormente se la entregó a su hija Polixena con motivo de su matrimonio con Vilém z Rožmberka para que protegiera a toda la familia. La famosa estatua de cera es obra hecha en España en el siglo XVI, tiene 47 cm. de alto, y está envuelta en su interior de tela y cubierta de cera. Como aditamentos, la estatua tiene dos coronas y 46 trajes con los colores del calendario litúrgico. Con todos los trajes y otros objetos religiosos relacionados con la imagen se ha abierto un pequeño museo. En la iglesia se celebra el rito católico romano. Se pueden oír misas también en inglés, francés, italiano y español.

Iglesia de Nuestra Señora bajo la cadena

El edificio original empezó a construirse tras el año 1158, cuando en el burgo del castillo, en la zona cercana al Puente de Judita se asienta la encomienda de los Johanitas (la orden de san Juan de Jerusalem), y se terminó en 1182. Se trataba de una basílica de tres naves. Tras el 1314, cuando los Johanitas consiguieron medios financieros al vender las propiedades de la recién cancelada orden de los Templarios, la iglesia románica se destruyó y empezó a construirse una amplia basílica gótica de tres naves, que es muy probable que se debiera al estudio de Parleř. Los restos del edificio románico se pueden ver conservados en la parte derecha del patio actual. De los planos originales llegó a construirse solo el coro con la sacristía y se empezó a construir la torre occidental, de planta cuadrada. A lo largo del siglo XVII, poco a poco se le fue dando un toque barroco gracias a la intervención de Carlo Lurago junto con el cantero Giovanni Battista Spinetti, y ése es el aspecto que mantiene en la actualidad.

En el altar mayor, colocado dentro de un poderoso marco, se encuentra el cuadro barraco de Karel Škréta, La Virgen bendiciendo a los caballeros de Malta en la batalla de Lepanto (de hacia 1651). También se encuentra en el costado sur del altar otro cuadro de Škréta: El martirio de santa Bárbara (de hacia 1674). Las esculturas de la iglesia son, en su mayor parte, de Jan Petr Wenda.

El origen del nombre de la iglesia puede hacer referencia al antiguo puente sobre el Moldava, el Puente de Judita, cuya torre tenía una puerta con cadenas. Pero parece todavía más verosímil la teoría de que pudiera referirse a la cadena que desde esta altura de Mala Strana se tendía hasta la orilla opuesta del río para evitar que los barcos que navegaban hacia Praga dejaran de pagar el arancel.

La iglesia pertenece al gran priorato de la orden de los caballeros de Malta (Johanitas); en tanto que iglesia monacal es propiedad de la orden de caballeros hospitalarios de san Juan de Jerusalem en Rodas y Malta.

Iglesia de san Lorenzo

La iglesia barroca de una nave se levanta en el mismo lugar que ocupaba otra románica más antigua. Esa primera construcción, probablemente hecha en madera, existía ya hacia el año 1135.

Su aspecto actual lo adquirió la iglesia hacia los años 1739 - 1745, al ser reconstruida en estilo barroco, seguramente según los planos de Kilián Ignác Dienzenhofer. El constructor fue I. Palliardi, continuando después su labor su sobrino I. J. Palliardi. La construcción fue concebida como lugar de peregrinación, hacia el cual conducía un vía crucis, con estaciones como la capilla de la Tumba de Dios y el Calvario. En el interior de la iglesia se encuentra la escultura de san Lorenzo realizada por J. Lederer. El cuadro del altar representa el martirio de san Lorenzo, y es obra del pintor borgoñón J.C. Monnot.

En el año 1784, la iglesia fue cerrada por orden del Josef II, y en el año 1840 consagrada de nuevo.
La iglesia está dominada por tres torres, midiendo las de los extremos 24, 5 m. La del centro, junto con su cúpula, mide 22, 7 m. La ornamentación del interior, el presbiterio y el crucero se debe al arquitecto J. Pelcl.
Desde el año 1994, la iglesia se alquila a la iglesia veterocatólica. En el año 1995 fue promocionada al nivel de templo catedralicio.

Ciudad Vieja y Josefov

Iglesia de la Madre de Dios en Týn - Templo de Týn

La construcción eclesiástica más significativa de la orilla derecha del Moldava es, sin lugar a dudas, la Iglesia de la Madre de Dios en Týn, también conocida como el Templo de Týn. El nombre proviene del patio interior conocido como Ungelt, donde se llevaban a cabo transacciones económicas. Ya en el siglo XII se levantaba en este lugar una pequeña iglesia románica (documentada en el año 1135). A mediados del siglo XIV se construyó la actual iglesia gótica, con una fuerte participación de la fundición real de Carlos IV, dirigida por Petr Parléř. La ventana central, profusamente ornamentada, con una altura de 28 metros, la tracería de las ventanas de la nave central, el presbiterio y el fastuoso portal norte recuerdan su estilo. En la segunda mitad del siglo XIV, el templo fue el centro de la vida espiritual de la ciudad. En tiempos de las rebeliones husitas, lo dominaban los rebeldes dirigidos por Jakoubek ze Stříbra. A partir del 1427, su párroco fue el obispo husita Jan Rokycana, enterrado en este templo.

La iglesia está compuesta por tres naves con dos torres en la fachada occidental y con tres coros en el extremo oriental. Las torres tienen 80 metros. El periodo de reconstrucciones barrocas pasó por la iglesia sin tocarla. Por otra parte, puede verse la iglesia como un rico museo de obras góticas renacentistas y del barroco temprano. Destacan en su interior la pila bautismal de estaño, de estilo gótico, que data del año 1414 (la más antigua de Praga) adornada con relieves de los apóstoles, el pulpito, en piedra, también gótico dos grupos de escaños de piedra, también góticos, con ménsulas en forma de leones coronados. Junto al segundo pilar de la nave izquierda hay un baldaquino del gótico tardío, obra de Matěj Rejsek, datado en el año 1493. También es una obra única el relieve en madera representando el Calvario, datable en el año 1410 y situada en el coro en la nave izquierda. El altar mayor, con cuadros de Karel Škréta (la Asunción de Nuestra Señora y Ia Santísima trinidad) constituye un magnífico ejemplo de su género para Ia época del barroco temprano, del año 1649. El órgano del templo es el más viejo conservado en Praga.

La iglesia de Týn es conocida también por las tumbas de personalidades históricas que en ella se encuentran. Entre ellas quizá la más importante e la del astrónomo danés Tychon Brahe, que trabajó en la corte de Rodolfo de 1601. En la iglesia se celebra el rito católico romano.

Templo de san Nicolás en la Ciudad Vieja

La primera noticia que tenemos de este templo data de 1273 y proviene de un documento del Monasterio de Břevnov, sin embargo sabemos que una pequeña iglesia de san Nicolás se encontraba en el mercado ya en la época del románico. En la primera mitad del siglo XIV se reconstruyó en estilo gótico, con tres naves y dos torres, añadiéndosele una parroquia con una escuela y un cementerio con osario. Alrededor de 1360 predicó en la iglesia Jan Milíč z Kroměříže y posteriormente Matěj z Janova. Luego perteneció a la facción husita. En 1689, el conocido como "incendio francés" destruyó una parte importante de los fundamentos originales del edificio, con lo que se decidió acabar de derribarlo y construir en su lugar otro nuevo. Para llevarlo a cabo se consiguió la colaboración de uno de los arquitectos más significativos del barroco: Kilián Ignác Dlenzenhofer. De esta manera, entre los años 1732 -1737, se levantó uno de los monumentos más característicos de la arquitectura barroca praguense financiado por la abadía benedictina de Anselm Vlach. Bernard Spinetti realizó el trabajo de estucado, junto a otros miembros de su taller, Kosmas Damián Assam, el pintor bávaro, los frescos, y Antonín Braun, que continuó la labor del famoso taller de su tío MatyᚠBernard, se ocupó de la decoración escultórica. En el año 1920, el doctor K. Farsky proclamó aquí la Iglesia husita de Checoslovaquia, a la cual pertenece el edificio hasta hoy.

El interior tiene una configuración compleja, con efectos de luz que interactúan con la decoración pictórica, y es una de las obras maestras de Dienzenhofer. Una gran araña con forma de corona preside la altura de la nave; tiene adornos de cristal salidos del taller de los Harrachovský. Fue donada a finales del siglo XIX por el zar de Rusia, Nicolás II, a la iglesia ortodoxa, la cual tuvo su sede en este edificio desde el año 1871. Entre los años 1967 - 1977, toda la construcción fue profundamente restaurada.

Basílica de Santiago

La iglesia se edificó junto al monasterio de menoristas fundado en tiempos de Wenceslao I, el año 1232 en relación con la creación de la Ciudad Vieja de Praga y era una de las más bellas de su época. Aquí se celebraron en el año 1311 los festejos por la coronación de Jan Lucemburský y Eliška Přemyslovna. Después de que un incendio destruyera el templo original, en el año 1319 el rey Jan Lucemburský empezó a construir una nueva iglesia gótica, acabada por Carlos IV en el año 1374. La altura de la cúpula es de más de 30 metros, con lo que se sitúa entre una de las tres más altas de las construidas por este rey en la ciudad. Con asiduidad, se usó la iglesia para las ceremonias mortuorias de la nobleza y la realeza, como por ejemplo cuando en 1378 se expuso aquí el maravilloso catafalco, rodeado de quinientas velas, con el cuerpo de Carlos IV, o cuando en 1577 se tuvo en ella de cuerpo presente al emperador Maximiliano II de Habsburgo. Después de un segundo incendio, ocurrido en 1689, se le encomendó al arquitecto Jan Šimón Pánek su reconstrucción, con lo que el edificio adquirió su toque barroco. El exterior se acabó de reconstruir en 1720 y el interior entre los años 1736 - 1739. El aspecto gótico exterior cambió con ello, pero la planta original se mantuvo, así como una parte del muro, que data de la primera mitad del siglo XIV.

La iglesia tiene tres naves poderosas con un alargado coro barroco y con una torre en el extremo suroccidental. La fachada es obra del italiano Ottavio Mosto, nacido en Padua, el cual compuso tres relieves en estuco en honor a san Francisco de ASÍS, Santiago y san Antonio de Padua, cada uno para uno de los pórticos.
El interior de la iglesia es monumental. El amplio y largo espacio tiene, sobre los flancos de las naves laterales, tribunas y está jalonado por pilares de imitación de mármol obra de K. Schartzmann.

La obra escultórica más antigua del templo es una figura policromada de estilo gótico que representa la Piedad, de hacia el año 1500, y está situada en el altar mayor. También se encuentran en el altar mayor los cuadros del Martirio y Celebración de Santiago, patrón de la iglesia, pintados por Václav Vavřinec Reiner. Asimismo, puede apreciarse el valor artístico del bellísimo túmulo, del periodo culminante del barroco, del Gran Canciller checo, Jan Václav Vratislav z Mitrovic de los años 1714 - 1716, obra del arquitecto Vienés J. B. Fischer z Ehrlachu. La tumba se encuentra en la nave izquierda y está adornada con escultura de Ferdinand Maxmilián Brokoff. La basílica de Santiago tiene la tercera colección, en número de obras, de Petr Brandl.

La iglesia de Santiago fue parroquia del gremio praguense de carniceros. Quizá esta sea la razón de que a un ladrón que intentó en una ocasión robar una valiosa estatua del templo se le cortara la mano. Sigue colgada en el interior del templo, a la izquierda de la entrada, como aviso a los malintencionados. En el año 1974, el papa Pablo VI otorgó al templo de Santiago el mayor e honorable título de Basílica minor. En él se celebra el rito católico romano.

Iglesia del santísimo Salvador

Una de las tres iglesias que se encuentran en el complejo del Klementinum es la del santísimo Salvador, de estilo barroco temprano. La fachada de la misma está orientada hacia el Puente de Carlos y se encuentra en el lugar que ocupara antiguamente el monasterio de dominicos con la iglesia de san Clemente. En los tiempos de la revolución husita, la iglesia fue quemada por los rebeldes, pero con la llegada de los jesuitas a Praga en el año 1556, comenzó un periodo de obras que fueron transformando el edificio. La construcción original fue derruida, y en la enorme parcela resultante fue creciendo el complejo conocido como Klementinum. La iglesia se construyó en diversas etapas entre los años 1578 - 1714, participando en las obras diversos artistas, como por ejemplo, al principio, Carlo Lurago y Francesco Caratti. Las arcadas con estucatura que hay ante la puerta son obra de Giovanni Bartolomeo Cometa. Las esculturas del pórtico de Jan Jiří Bendl y representan a los Padres de la Iglesia, a los santos de la orden, a los evangelistas, a Cristo y a Nuestra Señora.

En el año 1714 se agrandaron, según el proyecto de František Maxmilián Kaňka, las dos torres y el techo se culminó con una cúpula. Entre los años 1971 -1987 se llevó a cabo la reconstrucción del interior y del mobiliario, y entre los años 1994 - 2008 se reparó la fachada, el pórtico y las esculturas.
El interior, en estilo barroco temprano, tiene una rica ornamentación en estuco. El autor es nuevamente G.B. Cometa. Las esculturas del interior de la iglesia son de J. J. Bendl, y merece la pena el confesionario adornado con las esculturas de los 12 apóstoles. En el altar mayor figura un cuadro de Jan Jiří Häring. En la cripta subterránea se encuentra la gran tumba de los hermanos jesuitas, entre los cuales está la de el defensor de la lengua checa, Bohuslav Balbín. La iglesia pertenece al credo católico romano.

Iglesia de san Clemente

El templo catedralicio de san Clemente es una de las tres iglesias del complejo del Klamentinum. Se levanta en parte en el lugar que ocupaba el templo románico de san Clemente, que perteneció a la orden de los dominicanos. El sencillo exterior, construcción barroca, se levantó según los planos del arquitecto F. M. Kaňka en los años 1711 - 1715 dirigiendo las obras el constructor Anselm Lurag.

La planta es de una sola nave, con seis altares laterales. La decoración interior puede tenerse por una de las más bellas de Praga. Precisamente se debe a la sencillez del exterior. En ella participaron significativos artistas barrocos de su tiempo. Los estucos se deben a S. Götzler y son del año 1715. Los frescos originales del pintor J. Hiebl se han conservado sólo en algunos lugares de la bóveda, y representan escenas de la vida de san Clemente. Las esculturas de piedra, que representan a los Padres de la Iglesia y a los evangelistas son obra de MatyᚠBernard Braun, lo mismo que las que adornan los altares laterales referidos y el púlpito. A los pies del coro están los confesionarios, con una maravillosa labor de talla que también se debe a M. B. Braun. El altar mayor, pintado con la técnica barroca del trampantojo, está dominado por un cuadro de san Clamente y otro de san Ignacio de Loyola. En el altar lateral de san Lorenzo y san Leonardo hay un cuadro de Petr Brandl que representa a san Leonardo convaleciente. También colaboró en la ornamentación de la iglesia Ignác Raab, autor de las imágenes de los santos jesuitas y los patronos checos que se haya en las hornacinas de las pilastras. También merece la pena mencionar los ricamente ornamentados bancos y el suelo, que es de mármol multicolor. La iglesia tiene una magnífica acústica. En el año 1931, el templo fue entregado al culto griego-católico; entre los años 1950 - 1969 perteneció a la Iglesia ortodoxa, y, desde el 1969 ha vuelto a servir al rito griego-católico. Pueden oírse misas dichas también en ucraniano y antiguo eslavo.

Iglesia de san Francisco Serafín

La hermandad hospitalaria de san Francisco fue fundada en 1233 por santa Inés Checa (Anežka Česká). La hermandad, con el tiempo, acabó convirtiéndose en la primera orden de los Caballeros de la Estrella Roja y se trasladó al Puente de Judita. En el mismo sitio apareció, ya en el siglo XIII, la primera iglesia de san Francisco. El templo actual fue consagrado en 1688 por el arzobispo praguense Jan Bedřich z Valdštejna en honor a san Francisco de Asís, llamado Serafín. Se construyó como un gran edificio central con una gran cúpula. El presbiterio tiene la planta de una pequeña cruz, la nave cuadrada con capillas de una cruz más grande. En la fachada de la iglesia pueden encontrarse, en las hornacinas, esculturas de los patrones checos. El interior de la iglesia fue dotado con una rica ornamentación, en la que destacan las obras de Václav Vavřinec Reiner, como por ejemplo, en la cúpula, entre estucos de Tomasso Soldatti, las imágenes de los cuatro evangelistas y en el arco que sujeta la bóveda sobre el altar mayor un cuadro de la Asunción de Nuestra Señora, otro de la Batalla de Constantino y una Adoración del Arca de la Alianza en la Montaña de Jerusalem. La cúpula está ornamentada con los frescos de Reiner, figurando el Último Juicio. Este mismo artista realizó también óleos sobre metal, los cuales representan a los Padres de la Iglesia y están colocados en los pilares. Otro autor que está representado en el edificio es Jan Kryštof Liška. En el techo del presbiterio pintó ángeles y figuras alegóricas, adornó también las capillas de la Santísima Trinidad y de san Juan Bautista con frescos, y, asimismo, con figuras de ángeles que custodian el techo sobre la entrada al templo. También pintó las figuras alegóricas que representan las cuatro virtudes (Prudencia, Sabiduría, Justicia y Valor), la Adoración de los tres reyes magos o la Adoración de los pastores. En el altar mayor, obra de Josef Dobner, hay un cuadro de Liška que representa la Estigmatización de san Francisco. La iglesia, de rito católico romano, es propiedad de la Orden de los Caballeros de la Cruz Roja.

Iglesia de san Galo

El barrio de san Galo (Havel en checo) era una parte importante de la Ciudad Vieja de Praga. La iglesia parroquial de san Galo, creada por Wenceslao I en el año 1232 era una de las cuatro iglesias más importantes de la ciudad. Carlos IV regaló a la iglesia la cabeza de san Galo, que consiguió en el Monasterio de san Galo en Suiza. En esa época, hacia la mitad del siglo XIV, la iglesia fue reconstruida en el estilo del gótico radiante con la estructura de basílica de tres naves, la cual es todavía observable incluso a pesar de la reconstrucción llevada a cabo en los tiempos posteriores del barroco. En la iglesia predicó el famoso predicador Konrád Waldhauser, que llegó a Praga en el año 1358 y que, después, llegó a ser director espiritual de Týn. Entre los años 1380 - 1390 fue párroco de san Galo el posteriormente santificado san Juan Nepomuceno. Como en la mayoría de las iglesias de Praga, inicialmente estaba rodeada de un cementerio. En 1627, Ferdinand II regaló la iglesia a los Carmelitas Calzados, los cuales construyeron un monasterio junto a ella, suspendido posteriormente en 1786 por Josef II. Entonces, la iglesia volvió a convertirse en parroquia. De entre el interior, reconstruido en estilo barroco, se conservó la bóveda de crucería gótica del siglo XIV así como una serie de obras artísticas del mismo periodo. Por ejemplo, el famoso Calvario de F. M. Brokoff, de los años 1719 - 1720, talla monumental en madera policromada de tilo. En el extremo de la nave derecha, fue enterrado el primero de agosto de 1674 el famoso pintor del barroco temprano Karel Škréta. La iglesia pertenece al rito católico romano.

Iglesia de san Cástulo

La actual iglesia de san Cástulo es una basílica única de cuatro naves irregulares con torre. La iglesia se encuentra aproximadamente en el mismo lugar que otra románica perteneciente a un hospital y originaria del año 1234. Los restos de esta antigua construcción se encontraron gracias a una investigación arqueológica llevada a cabo en el año 1993. Alrededor de esa iglesia románica, en el emplazamiento de la actual plaza de Haštal, había entonces un cementerio.

La construcción gótica es originaria del segundo cuarto del siglo XIV. Desde entonces, la iglesia fue reformada varias veces, hasta adquirir su forma actual. En tiempos husitas gravitó hacia la iglesia utraquista, que estuvo en poder del edificio hasta el año 1624, cuando se adueñaron de ella los católicos. En el año 1689 ocurrió en la Ciudad Vieja el incendio francés, y la iglesia fue destruida por las llamas. Partiendo de las ruinas devastadas, el arquitecto Pavel Ignác Bayer se dedicó a su reconstrucción, que terminó en el año 1695. El interior es humilde. El espacio, distribuido según los parámetros góticos, los pilares y la bóveda con nervadura de la parte norte del edificio se cuentan entre los ejemplos más bellos de arquitectura gótica praguense. Es justo ahí donde pueden contemplarse el grupo escultórico del ciclo de la pasión, obra de Ferdinand Maxmilián Brokoff. En la sacristía se han conservado las pinturas góticas originales: la Última cena y la Crucifixión. El altar mayor, neorenacentista, está adornado por un cuadro de Josef Scheiwl. La ornamentación escultórica -figuras maravillosas originarias del barroco, las cuales representan a san Juan Bautista y a san Juan Nepomuceno- sor también obra de Ferdinand Maxmilián Brokoff.

A causa de las inundaciones del año 2002, la iglesia sufrió grandes daños. Desde entonces, se ha restaurado y no está abierta al público. La iglesia pertenece al rito católico romano.

Monasterio de santa Inés Checa

El monasterio de santa Inés en Francisco es la primera construcción gótica de Praga. Fue fundado por el rey Wenceslao I en los años 1233 - 1234 por iniciativa de su hermana Inés, para la orden femenina de las clarisas, el cual fue introducida precisamente por Inés, siendo ella misma una de sus primera: representantes. Está entre las más importantes personalidades históricas de las Tierras Checas y fue canonizada en 1989.

El monasterio de santa Inés tiene básicamente dos partes: el monasterio de clarisas y el monasterio masculino de franciscanos minoritas fundado en un edificio vecino. El centro del convento lo constituye la iglesia de san Francisco, con una morfología típica del primer gótico. En los años 1245 - 1260 se construyó el claustro y la cocina. A las naves de la iglesia de san Francisco se añadió, hacia oriente, el presbiterio; posteriormente la iglesia fue entregada a los minoritas. El presbiterio está prácticamente intacto, menos en las tracerías de las ventanas. En la pared sur de una de las naves laterales se encuentra la ventana gótica más antigua de Praga y de toda Centroeuropa. La bóveda, sin embargo, en algún momento del pasado se desfondó; el espacio volvió a ser cubierto con un techo moderno de madera. Para las clarisas se construyó delante del convento una iglesia de desconocida consagración, y que se unió a la capilla de santa María Magdalena por el lado norte. Posteriormente fue construida la iglesia de san Salvador, más grande, en los años 1270 - 1280 (se trata de la primera muestra de gótico francés en nuestro país). Una parte del antiguo templo de desconocida consagración se conserva todavía hoy dentro de una nave de la iglesia de san Salvador, con el que está unida por el lado occidental mediante una arcada. El espacio del presbiterio fue seguramente pensado para que sirviera de cementerio real. Aquí fueron enterrados, por ejemplo, Wenceslao I, la reina Kunhuta Uherská, segunda mujer del premislida Otakar II, o la hija del rey Wenceslao II, etc. Al ser suspendido el monasterio en el siglo XVIII, se produjo una gran devastación del mismo. El complejo fue usado como alojamiento para pobres o fábrica de achicoria.

La salvación arquitectónica y la reconstrucción de este monumento termino en el año 1986, año en que el monasterio fue confiado a la Galería Nacional. El arquitecto Josef Hlavatý y el ingeniero y arquitecto Karel Kunca, del Departamento Estatal para la Reconstrucción del Patrimonio Monumental y Urbano tuvieron que solucionar, junto con sus colaboradores, una nómina casi infinita de problemas para que este monumento excepcional pudiera acabar siendo conservado y expedito para las generaciones futuras.

Capilla de Belén

La capilla de Belén se encuentra en el lugar que anteriormente había ocupado un edificio clasicista, de tres pisos, que databa de los años 1836 - 1837 y en cuyos cimientos se habían conservado sólo muy pocas muestras de la construcción medieval original. A principios del siglo XII se encontraba en ese emplazamiento la iglesia románica de san Felipe y Santiago, con un cementerio. Junto a ella, en un terreno que recibía el nombre de Skalsko, construyeron en 1391 la capilla un ciudadano rico y un cortesano del rey Wenceslao IV: Hanuš z Mühlheimu y Václav Kříže.

La construcción de la capilla fue un hecho significativo, como lo testifica la participación del arzobispo praguense Jan z Jenstejna y el interés demostrado por el rey Wenceslao IV. En los años 1402 - 1412, cuando en este lugar predicó el maestro Jan Hus, la capilla se convirtió en un centro espiritual preferido por los ciudadanos. Asistían tanto la nobleza como el pueblo llano, a veces incluso la reina Žofie. Poco a poco, la capilla se fue constituyendo en la cuna del movimiento reformador que dio como consecuencia las guerras husitas. Otros predicadores famosos que actuaron en la capilla fueron, por ejemplo, Jakoubek ze Stříbra o, en el siglo XVI, TomᚠMünzer.

Después de la batalla de la Montaña Blanca, la iglesia fue confiada a los jesuitas, que la convirtieron en un templo católico. Después de que se disolviera la orden, en 1773, la capilla fue profanada, por orden de Josef II, y finalmente destruida en el año 1786.
En el año 1950, por iniciativa del historiador Zdeňek Nejedlý, se decidió volver a reconstruir la capilla. Siguiendo las imágenes que existen de la capilla según ciertos documentos y grabados antiguos, el arquitecto Jaroslav Fragner se propuso reconstruir el edificio tal y como fue originalmente, y reintegró en la nueva fábrica los restos que se conservaban de la obra medieval. La capilla volvió a ser abierta al público el 5 e julio de 1954. Después se le añadió un edificio contiguo se preparó una sala de exposiciones llamada la Casa del predicador. Hoy pertenece a la Universidad Politécnica Checa (CVUT).

Iglesia de san Egido

La monumental iglesia de tres naves fue construida, en el siglo XIV, en el lugar que ocupaba otra románica por el obispo Jan IV z Dražic y después por el arzobispo Arnošt z Pardubic. La consagración de la iglesia se realizó el 13 de mayo de 1371, estando presentes el emperador Carlos IV. En el año 1364 predicó en ella el famoso predicador Jan Milíč z Kroměříže. En los tiempos de la revuelta husita, gravitó hacia la iglesia utraquista (que oficiaba bajo las dos especies). En el año 1625, la iglesia fue entregada a la orden de los dominicanos, que, con excepción del lapso 1950 - 1990, siguen ofreciendo en ella sus servicios hasta el día de hoy.

El aspecto exterior de la iglesia es gótico, con dos torres que dominan la torre en la parte occidental. La más alta mide 58, 5 m., y la más baja 43, 5 m. En el lado sur se conserva el pórtico gótico original, que, en la reconstrucción que se llevó a cabo en el barroco fue cubierto, y de nuevo sacado a la luz en el año 1968. Contra lo que cabe esperar de su aspecto gótico exterior, el interior es barroco. Ello es debido a la transformación que emprendieron en el año 1731 el constructor Ferdinand Špaček y el arquitecto František Maxmilián Kaňka. Los frescos se deben a Václav Vavřinec Reiner, uno de los pintores checos más importantes del periodo barroco; sus restos están enterrados precisamente en la iglesia. El estucado es obra de Bernardo Spinetti.

El altar mayor fue encargado a František Ignác Weiss. En él puede contemplarse el cuadro Fundación de la orden dominicana, de Antonín Stevens. También hay maravillosos trabajos de talla en la iglesia, sobre todo los cuatro conferionarios de Richard J. Prachner y el órgano, del año 1773, obra de František Ignác Weiss, a quien se debe también el confesionario. El templo pertenece al rito católico romano; se celebra la liturgia también en polaco.

Rotonda del Encuentro de la Santa Cruz

En la travesía de las calles Konviktská y de Karolina Světlá se encuentra la rotonda más antigua de Praga, la del Encuentro de la Santa Cruz Menor. Cuenta la leyenda que en este lugar solía haber un estanque al cual una vez se arrojó una muchacha crucificada, a la que así se castigaba por el hecho de que adoptara el cristianismo contra la voluntad de sus padres. Por la noche, en la tormenta, la cruz emergió de las aguas, lo cual se tuvo por una señal de Dios.

El origen de la rotonda se data a principios del siglo XII, pero la primera noticia escrita que tenemos de ella es del año 1365. Puede que originariamente hubiera aquí un humilde sagrario de alguno de los nobles de la Ciudad Vieja que estaban en la corte real. Pero lo que es cierto es que en 1625, la rotunda se confiere a los dominicanos de la iglesia de san Egido. En tiempos de Josef II, en 1784, la iglesia fue cerrada, utilizándose el edificio como almacén privado, y en 1860 estuvo a punto de ser derruida a causa de la construcción de un edificio nuevo. Fue sólo gracias a la injerencia de la Reunión de Artistas, por medio del arquitecto Ignác Ullman, que este raro monumento pudo protegerse. Los restos de pintura gótica del siglo XIV fueron restaurados por Frantisek Sequens, siendo el fresco más extraordinario el de la Adoración de los tres reyes magos. Al hacer obras en su entorno, se halló un diñar del príncipe Jaromír, del año 1012. Pero hay una leyenda que dice que debajo de la iglesia está enterrado un gran tesoro. Hoy la rotonda es iglesia parroquial del rito católico romano.

Sinagoga
Sinagoga Viejo-nueva

Uno de los monumentos judíos más antiguos y valiosos de Europa es esta sinagoga, la más antigua de toda Europa Central, en la que se celebra servicio divino desde el último tercio del siglo XIII. También es uno de nuestros más antiguos monumentos góticos.

La construcción, del gótico temprano, de planta rectangular y muros de piedra masiva de la segunda mitad del siglo XIII, tiene un alto tejado a dos aguas y un frontón gótico tardío de ladrillo en el lado occidental y neogótico en el oriental. Por tres de sus lados tiene adosados una serie de cuerpos que sirven de entrada y de galería para las mujeres. El alargado interior, cubierto por una bóveda de nervadura con dos pilares da una sensación de amplitud. En el extremo oriental se encuentra el Hejal para la Torá (aron ha-kodeš). En el centro está la Tebá (almemor), sobre la que se lee la Torá, rodeada de una reja de hierro que data, posiblemente, del siglo XV, y sobre ella el pabellón histórico de la aljama praguense con el símbolo del gueto. Según la leyenda de los antecesores de los judíos de Praga construyeron la sinagoga ya dos mil años antes del así llamado Segundo Templo de Jerusalem. Después, una legión de ángeles trajeron sillares tallados de las ruinas del Templo de Jerusalem hasta Praga y construyeron con ellas un maravilloso oratorio. Cuando venga el Mesías para reunir a los hijos de Israel, los ángeles devolverán las piedras a Jerusalem para la construcción de un Tercer Templo. El nombre de Viejo-Nueva se debe quizá al hecho de que en los tiempos de su construcción se la llamó Nueva para diferenciarla así de otra sinagoga más antigua que no se ha conservado y que estaba en la calle Dušní. Posteriormente se fueron construyendo otras sinagogas, pero ésta conservó el nombre de nueva, aunque en realidad finalmente acabó siendo Vieja en referencia a éstas. Sea como fuere, se constituyó en el centro religioso de la aljama praguense. Esto fue mérito, entre otras cosas, de dos de sus más famosos rabinos: Jehuda Leva ben Bezalel (1512 -1609), conocido como el Maharal de Praga, creador, según la leyenda, del Golem. En su sillón, situado a la derecha del Hejal de la sinagoga, nadie se ha sentado después de su muerte, en señal de respeto. El otro, de fama aún más internacional, fue el erudito y gran rabino Ezechiel Landau conocido como Noda bi-Jehuda (1713 -1793).

Cerca de la Sinagoga Viejo-Nueva se encuentra el edificio de la Sinagoga Alta, originalmente una construcción renacentista iniciada por Mordechaj Maisel alrededor del año 1568, e íntimamente relacionada con el ayuntamiento judío. Hoy presta sus servicios a la aljama de Praga.

Sinagoga de Maisel

La sinagoga se construyó, entre los años 1590 - 1592, con el privilegio otorgado por Rodolfo II como sinagoga privada del primado judío de la aljama de Praga, Mordejay Maisel, que, al ser acabado el edificio, donó numerosos y extraordinarios objetos para el culto. El constructor, Juda Goldsmied de Herz, diseñó un edificio renacentista de tres naves, no acostumbrado para su tiempo, con elementos de tendencia fuertemente gótica. Josef Wahl dirigió la construcción del amplio edificio, que se sujeta en 20 pilares. Posteriormente, la obra original fue reconstruida en diversas ocasiones, sobre todo después del importante incendio de 1689, que la dañó gravemente, y tras el cual adquirió su aspecto barroco. Entre los años 1862 - 1864, fue reconstruida por el arquitecto J. M. Wertmüller. Entre los siglos XIX y XX, con ocasión del saneamiento del barrio de Josefov, se llevó a cabo una renovación del edificio con rasgos neogóticos, según el proyecto de Alfred Grott, con falsos nervios de bóveda, una galería para mujeres, nuevas ventanas y un equipamiento interior neogótico.

Durante la Segunda Guerra Mundial, los nazis almacenaron en esta sinagoga unos 6000 objetos artísticos provenientes de las otras 153 sinagogas checas y moravas, con los que tenían planeado abrir en Praga un Museo Antijudío. La colección fue entregada, en 1950 al Museo Judío Estatal, el cual posteriormente abrió en la sinagoga de Maisel la exposición permanente La plata de las sinagogas checas. En los años 60 se reconstruyó el interior y en los 90 se llevó a cabo una restauración general. Actualmente alberga la exposición permanente del Museo Judío Historia de los judíos en Bohemia y Moravia entre los siglos X y XVIII.

Sinagoga de Klaus

En el solar adyacente al Antiguo Cementerio Judío, el primado de aquel entonces, Mordejay Maisel, inició la construcción de un edificio que se componía de tres partes y al que se llamó klausur, tomando como base la palabra alemana "Klaus", o sea, pequeña casa, la cual, a su vez, proviene de la palabra latina claustrum, celda. Una de las tres partes fue dedicada por el rabí Löw para una Yesívá, escuela de Talmud; las otras dos eran oratorios. En el año 1689, todo el conjunto se incendió; en su lugar se construyó en 1694, gracias al supervisor Šalamoun Chališ (pronunciado Jalish) Kohen, una sinagoga barroca única que dispone de una sala cubierta de bóveda de cañón y rica ornamentación en estuco con lunetas. Originalmente se llamó Nueva Escuela de Klaus. Se trataba de la mayor de todo el gueto y la segunda en importancia de la aljama praguense, y era la sinagoga de la hermandad praguense funeraria (institución que se ocupaba de los cementerios y los enterramientos judíos, y que cuidaba de los enfermos y de los moribundos). Fue reconstruida en los años 1882 - 1883 por el arquitecto Bedřich Münzberger, y otra vez en el año 1921. Durante la ocupación alemana, el interior fue destruido. En la segunda mitad del siglo XX se llevó a cabo otra reconstrucción, y nuevamente entre los años 1995 -1996. De la construcción original se ha mantenido sólo la forma de las ventanas y una lápida sobre pilares que data el origen de la sinagoga en el año 1694. En ella se encuentra la exposición permanente del Museo Judío Tradiciones y costumbres judías.

Sinagoga Española

Fue construida entre los años 1867-1868 en la travesía de la calle Dušní con Vězeňská en estilo árabe según el proyecto de Ignác Ullmann y Josef Niklas, en el lugar ocupado antaño por una sinagoga más antigua llamada la Antigua Escuela, que, según los documentos conservados, ya existía en el siglo XII. La sinagoga española sirvió como escuela de educación elemental para los componentes masculinos de la aljama de Praga. Cuando a finales del siglo XV, Isabel de Castilla expulsó a los judíos de sus reinos, un grupo de los mismos huyó hacia Praga. Éstos obtuvieron la Antigua Escuela como lugar de culto, por lo cual a partir de ese momento comenzó a llamarse Sinagoga Española. En la segunda mitad del siglo XIX, se ejecutó la nueva obra, que, para su tiempo, fue dotada técnicamente de forma extraordinaria. Tenía calefacción central y se prestó atención especial a la acústica, ya que se ejecutaba en ella música religiosa al más alto nivel, lo cual queda demostrado si tenemos en cuenta que el director del coro en 1836 era Frantlšek Škroup (autor de la música del himno checo).

Quido Bělský fue el jefe de obra. Según los nuevos trabajos, la estructura de la sinagoga quedó como sigue: planta cuadrada rodeada por tres lados por una galería en el primer piso, abierta hacia la nave principal; atauriques y motivos de ornamentación árabe que adornan el interior y las vidrieras. En el año 1935 el arquitecto Karel Pecánek le añadió un cuerpo llamado Sinagoga de Invierno.

En los años 50 fue restaurado el Interior según los planos del arquitecto Otto Rothmayer y en el año 1960 se ubicó aquí la exposición de Equipamiento textil de culto judío, organizada por el Museo Judío. En el año 1979 tuvo que cerrarse, a causa de una avería. Finalmente se reparó en los años 1995 -1998. Actualmente, en ella se encuentra la segunda parte de la exposición Historia de los judíos en Bohemia y Moravla -de la emancipación a la actualidad, la cual entronca con la exposición de la sinagoga de Maisel.

Antiguo cementerio
Sinagoga de Pinkas

En el año 1535, uno de los miembros más ricos e influyentes de la aljama praguense, Aron Mešullam Zalman Horowitz (Hořovský), hizo construir un sencillo oratorio, conocido hoy como la Sinagoga de Pinkas. Fue instalada entre su propia casa, entre U Erbů y el Antiguo Cementerio Judío. El nieto de Horiwitz, el rabí Pinkas Horowitz, le dio el nombre de Escuela de Pinkas. Se trata de una construcción que tiene rasgos tanto del gótico tardío como del temprano estilo renacentista. A principios del siglo XVII, el constructor Juda de Herz le añadió un ala sur, una galería para mujeres, un vestíbulo y un zaguán con elementos típicos del renacimiento tardío, como se ve por ejemplo en la ornamentación del Hajel de la Torá. Con ocasión de una investigación arqueológica llevada a cabo en los años 50, se descubrieron restos de baños rituales muy antiguos, posiblemente los baños de la familia Horowitz.

Entre los años 1954 -1959 el interior se dispuso como Monumento en memoria de las víctimas del holocausto de los judíos checos y moravos. Los nombres de las víctimas, que se encuentran en las paredes de la nave principal, en la galería y en el vestíbulo, como si fuera una gran inscripción mortuoria, fueron escritos a mano por los pintores Jiří John y Václav Boštík. En el año 1968 el edificio tuvo que ser restaurado por la humedad, y a causa de las obras, que fueron deliberadamente alargadas, los nombres se deterioraron y en algunos casos prácticamente se borraron. La sinagoga sólo se restauró en 1990, al mismo tiempo que se iniciaron los trabajos caligráficos para recuperar los nombres de los recordados por el holocausto. El monumento se volvió a abrir en 1996. El elenco de nombres se volvió a formar gracias aun conjunto de fichas que aparecieron poco después de la guerra según documentos de transporte, informes de registro y testimonios de los supervivientes. De esta manera, otra vez encontramos en las paredes de la sinagoga los nombres de las víctimas con su fecha de nacimiento y muerte. La fecha exacta de la defunción es, en la mayoría de los casos, desconocida. Por eso, en su lugar, se indica la fecha de la deportación desde el gueto a los campos de exterminio. En total aparecen 77 297 víctimas, mientras continúa la investigación para encontrar a más. No se trata sólo de recordar el holocausto, sino de dar nombre y apellidos a las víctimas, que, en el momento de su muerte eran registrados sólo con un número. Los nombres están ordenados alfabéticamente y según la última ciudad de residencia. En la nave principal aparecen 40 000 personas que habían vivido en Praga. Siempre que se ha podido certificar que se trata de dos personas casadas, los nombres aparecen juntos. Actualmente, se hallan también expuestos dibujos infantiles pintados en el campo de concentración de Terezín. La sinagoga depende del Museo Judío.

Ciudad Nueva y Vyšehrad

Sinagoga del Jubileo

La sinagoga del Jubileo del emperador Franz Josef I, también conocida como la sinagoga de Jerusalem es la más nueva, y al mismo tiempo la más grande sinagoga de la aljama de Praga. El estilo del edificio es pseudo-árabe con influencia del modernismo, y su construcción fue inaugurada el 26 de junio de 1905, terminándose el 1 de septiembre de 1906, de acuerdo con los planos del experimentado arquitecto vienes, constructor de sinagogas, Wilhelm Stiassny y bajo la dirección del constructor Alois Richter. La ornamentación interior, la decoración policromada de las naves, las pinturas murales y los estucos fueron producidos por la firma de František Fröhlich. La fachada de la sinagoga muestra un característico y poderoso arco y un gran rosetón, en el cual figura la estrella de seis puntas del rey David. Fue construida como relevo de otras tres que desaparecieron con el saneamiento que se hizo del barrio judío. Al frente del edificio podemos encontrar este texto, escrito en checo y en hebreo: Esta es la puerta del señor, a través de ella pasan los justos. ¿Acaso no tenemos todos un mismo padre? ¿Acaso no nos creó a todos un mismo Dios? A los flancos, la fachada ostenta dos torres y en el interior tenemos 850 asientos, siendo las galerías laterales para las mujeres, con entradas independientes. El interior de la entrada, con una cortina, está decorado con motivos de viñas. Sobre ellas se encuentran las Tablas de la ley con el decálogo.

El nombre de "jubileo" fue propuesto por la Unión israelita con motivo de la construcción del nuevo templo para celebrar los 50 años de gobierno de Franz Josef I. Esta organización compró la casa sobre la que se levanta la sinagoga. En el año 1907, el edificio pasó de la Unión de sinagogas al patrimonio de la aljama de Praga. Con la excepción de los años del protectorado, se celebraron siempre en ella servicios religiosos. Después de una gran reconstrucción, llevada a cabo en los años 90, fue nuevamente reabierta con una solemne ceremonia en el año 1996. Bajo el revoque y una capa vieja de pintura se han encontrado unos 25 metros de pintura originaria de ornamentación en el estilo del modernismo vienes, que no tiene ninguna otra sinagoga del mundo.

Iglesia de Nuestra Señora de las Nieves

Un día después de su coronación, en 1347, Carlos IV fundó un monasterio para los carmelitas, con una iglesia que se iba a llamar "de la coronación". Esta iglesia iba a ser, después de la catedral del Castillo de Praga, la más grande de la ciudad, y se proyectaba en tres naves que ocuparían el espacio de la actual plaza de Jungmann. En la construcción participó, como en la catedral, el taller de Parléř. Sin embargo, los husitas frenaron la tarea, y, para el año 1397 sólo se había conseguido construir el coro alto. Aunque está si terminar, la iglesia de Nuestra Señora de las Nieves tiene la bóveda más alta de todas las iglesias de Praga, con cerca de 34 m. A principios del siglo XVII, los franciscanos descalzos obtuvieron el templo de parte del emperador Rodolfo II, los cuales renovaron rápidamente el edificio, reconstruyeron la bóveda, que se había hundido, en un estilo renacentista de tracería, rebajaron el techo y, en el extremo occidental, levantaron un alto frontón con coro. Su altar mayor, originario del barroco temprano, de artista desconocido y datable entre los años 1649 - 1651, es el más alto con columnas de toda la ciudad, con 29 m. El cuadro de la Anunciación de Nuestra Señora, que se encuentra en él, es de Václav Vavřinec Reiner y se fecha en 1724. El altar lateral de santa Catalina tiene un cuadro de la santa de Jiří Vilém Neunherz. También es interesante la capilla de san Miguel, que se encuentra en el lado sur, con un altar barroco y las capillas contiguas de Nuestra Señora Ayudadora y de san Juan Nepomuceno, que se encuentran junto al patio que hay delante de la iglesia. En el lado norte hay una copia del pórtico gótico que daba entrada al antiguo cementerio del monasterio, adornada con las figuras de la Coronación de Nuestra Señora, Carlos IV y su esposa Blanca. En la iglesia se celebra el rito católico romano.

Iglesia de la santa Cruz

La historia de esta iglesia se relaciona con la de la orden de los piaristas, que llegaron a Praga en el año 1752, fundando en la calle Celetná, en la Ciudad Vieja, una escuela. Pronto se quedó pequeña a causa del elevado número de alumnos, que iba además siempre en aumento, así que compraron una parcela de un inmueble que había ardido durante las guerras prusianas, la cual se hallaba situada en la esquina del Foso. Al principio levantaron un liceo, y, después, entre los años 1819 - 1821, se construyó una iglesia que fue consagrada el 9 de mayo de 1824. La única nave, de estilo imperial y forma cuadrangular, fue proyectada por el arquitecto Jiří Fischer en colaboración con el también arquitecto H. Hausknecht. El trabajo de cantería fue realizado por L. Kranner.

La fachada, que está orientada hacia la calle Na Příkopě, está adornada por pilastras jónicas y poderosas columnas. En el friso figura una gran cruz dorada.
El interior, puramente clasicista, casi sin adornos, da una impresión de sencillez y luminosidad. También aquí encontramos pilastras y columnas jónicas. Dentro de la iglesia se encuentra expuesta una fotografía a tamaño natural de la Sábana Santa de Turín, con la que fue envuelto el cuerpo de Jesús después de la crucifixión.
En el Liceo de los piaristas estudiaron algunas importantes personalidades checas, como Josef Jungmann o Karel Hynek Mácha.
La iglesia pertenece al rito católico romano. La liturgia se celebra también en italiano.

Iglesia de san Esteban

La iglesia fue fundada por Carlos IV en el año 1351 como una de las dos iglesias parroquiales de la Ciudad Nueva de Praga. La basílica de tres naves, de estilo gótico, se construyó entre los años 1351 - 1401. Después, en la época barroca, todavía se realizaron algunas obras menores en el edificio. En la década de 1870, la iglesia sufrió una profunda reconstrucción en estilo neogótico debida al arquitecto Josef Mocker, que es también el responsable de la cubierta con torrecitas que se le puso a la torre de la iglesia, la cual tiene una altura de 57 m.

El interior de la iglesia es gótico, habiéndose conservado parte de las pinturas murales que representan escenas de la vida de Nuestra Señora la Virgen María. Pero el equipamiento es, sin embargo, del periodo del barroco temprano. En la iglesia se encuentra la tumba del famoso escultor y tallista del barroco checo, MatyᚠBernard Braun. Entre los cuadros, hay que destacar, por su calidad, los del pintor barroco Karel Škréta.
A causa de que la torre de la iglesia de san Esteban no puede albergar campanas, junto a ella se construyó, entre los años 1600 - 1605, un campanario independiente. Hoy se encuentra en el mismo la campana llamada Esteban, que pesa más de dos toneladas.

Alrededor de la iglesia y del campanario, ya en tiempos de Carlos IV, se extendía el cementerio, que era, para ese tiempo, muy amplio. Se le llamaba el cementerio de los peregrinos, porque en él se enterraban los tales en caso de morir en Praga en su viaje hacia los lugares de culto de reliquias. Posteriormente, se aprovechó como cementerio para las víctimas de la Peste Negra. En el año 1502, fueron sepultadas en él más de 13 000 víctimas debidas a esa epidemia. El cementerio fue clausurado en 1784. La iglesia pertenece al rito católico romano.

Monasterio
Monasterio de los Eslavos - Emaús

El monasterio de los Eslavos fue fundado por el rey Carlos IV en 1347 como santuario clave para la Ciudad Nueva, y fue dedicado a la liturgia eslava, para lo cual se entregó a los hermanos benedictinos de la isla de Pasman (Zadar) en Dalmacia. La lengua que usaban para la liturgia era el antiguo eslavo. La idea del emperador era fortalecer las relaciones entre los eslavos y acercar la iglesia oriental a la occidental. Era el único monasterio eslavo en todo el cristianismo occidental en el imperio de Carlos. Se convirtió en un lugar de estudio y de cultivo del arte. Entre los estudiantes de la lengua cirilometodeica figuraron, por ejemplo, Jan Hus o Jeroným Pražsky entre otros. En su marco surgieron una serie de joyas literarias como por ejemplo el así llamado Evangelio de Reims, que, pasando por Estambul, a donde fue llevado por la junta husita, acabó en el tesoro de la corona de los reyes franceses. Por primera vez se tradujo al checo la completa versión de la Vulgata, la versión oficial de la Biblia en latín.

El monasterio cuenta con una iglesia nueva, joya del arte arquitectónico gótico, que fue terminada y solemnemente consagrada en el año 1372, con la presencia personal de Carlos IV. Ese día se leyó el encuentro de Cristo con sus discípulos en Emaús, y por eso el complejo tomó ese nombre. No se conoce el nombre del constructor. La iglesia está dedicada a san Jerónimo, Cirilo y Metodio, Adalberto, y Procopio, y posteriormente también a Nuestra Señora la Virgen María, y su construcción duró 24 años, incluida la maravillosa ornamentación. Las pinturas murales pueden contarse entre las joyas de ese arte en el periodo del gótico en las Tierras Checas. El claustro está decorado con pinturas que representan escenas y motivos de ambos Testamentos. Se trata de un tipo de fresco que en Europa puede considerarse como una rareza, y es el monumento más preciado de los custodiados en nuestro país pertenecientes al periodo gótico.

Después de la batalla de la Montaña Blanca, Ferdinand III invitó a los bebedictinos españoles de la abadía de Monserrat, bajo cuya influencia se dieron algunas transformaciones en el monasterio y en la iglesia que lo acercaron al estilo del barroco. Fue entonces cuando se quitó el techo a dos aguas de la iglesia, y se sustituyó por otro a tres vertientes; también se añadieron dos pequeñas torres con cúpula de cebolla a la fachada de la iglesia (1712).
Después del año 1880, en la época conocida como "de Beuron", el monasterio fue reformado y reconstruido para cubrir las necesidades de la congregación de los benedictinos de la ciudad del sur de Alemania, Beuron. Con ocasión de esa transformación, fueron sustituidos prácticamente todos los elementos barrocos por la severidad de un estilo pseudogótico que hoy en día se conoce precisamente como "de Beuron".

El 14 de febrero de 1945, a causa de una incursión aérea norteamericana en Praga, el monasterio resultó seriamente dañado. Pero sólo en 1964 se convocó un concurso para reconstruir el techo con las torres de la iglesia, que habían resultado destruidos. Ganó la convocatoria la solución propuesta por el arquitecto F. M. Cerny, bajo cuya dirección se instaló una construcción totalmente moderna, bautizada como couragé y que pertenece a las manifestaciones más modernas de la arquitectura contemporánea en Praga. Con ocasión de las obras, se descubrieron en la sala capitular del monasterio fragmentos de pinturas e inscripciones murales. Las inscripciones, en croata glagolítico (verosímilmente se trata de un texto del decálogo en antiguo checo del año 1412) es la primera, y por ahora la única muestra de epigrafía glagolítica en nuestro país y en las tierras de los eslavos del oeste.

Iglesia de san Cirilo y san Metodio

La iglesia es una construcción barroca que fue diseñada por los arquitectos Kilián Ignác Dienzenhofer y Pavel Ignác Bayer entre los años 1730 - 1736. Originalmente fue consagrada a san Carlo Borromeo, por eso los frescos del interior figuran escenas de su leyenda. Su autor fue el pintor Jan Adam Schöpf, y el trabajo de estucado lo preparó en 1739 Michal Ignác Palliardi. Desde el año 1935, el templo se convirtió en sede del obispo ortodoxo Gorazd y celebró rito de la iglesia ortodoxa checoslovaca.

La iglesia se merece un lugar destacado en nuestra historia reciente con motivo de la ocupación nazi. En ella se ocultaron los paracaidistas que planeaban el atentado contra el jefe del protectorado, Reinhard Heydrich. El complot fue descubierto por los investigadores, se impidió su huida de Praga y finalmente se descubrió su escondite gracias a una traición. Integrantes de las SS y la Gestapo rodearon la iglesia y el 18 de junio de 1942, al alba, comenzó la lucha. Los paracaidistas no pudieron sobreponerse a los adversarios, que los excedían en número, de forma que, después de acabar con las municiones, cada uno de ellos, con la última bala que les quedaba, pusieron fin a sus vidas. Cuando los alemanes entraron en la iglesia, cinco de ellos estaban ya muertos, y dos más murieron camino del hospital. Aparte de muchos otros que fueron ejecutados por prestar ayuda a los paracaidistas, también fueron condenados a muerte los representantes de la iglesia ortodoxa y del templo de san Cirilo y Metodio que les ayudaron a esconderse. Después, en septiembre de 1942, la iglesia ortodoxa fue prohibida.

Después de la Segunda Guerra Mundial, la iglesia fue restaurada y la cripta abierta al público. Una placa de bronce recuerda el sacrificio de los paracaidistas, con el nombre de los héroes y de quienes les ayudaron; fue colocada en la iglesia en el año 1947, en la pared de la cripta. El año 1951 la iglesia ortodoxa recuperó su legalidad perdida y la iglesia se convirtió en templo metropolitano. La liturgia se canta también en antiguo eslavo.

Rotonda de san Longino

Es la más pequeña y la segunda más vieja de las tres rotondas conservadas en Praga del periodo románico. Según la leyenda, primero fue un santuario pagano, y sólo con la llegada del cristianismo transformada en pequeña iglesia. Servía como iglesia parroquial de la antiquísima aldea de Rybník, reconocida en documentos del año 993 como propiedad del monasterio de Břevnov. Eso hace pensar que quizá sus constructores fueron benedictinos. A principios del siglo XIII llegó a manos de la Orden de los Caballeros teutones, los cuales la vendieron a la reina Constanza, esposa del premislida Otakar I, la cual, a su vez, la regaló a la orden hospitalaria de los franciscanos, fundada por Inés Checa y de la que posteriormente surgiría la Orden de los Caballeros de la Estrella Roja. La rotonda se construyó entre el primer tercio del siglo XII hasta el XIV y se consagró a san Esteban. Sin embargo, al fundar Carlos IV también la iglesia parroquial de san Esteban en la Ciudad Nueva, la rotonda cambió su dedicación, y se consagró a san Longino, cuyas reliquias trajo el mismo Carlos IV desde Italia. San Longino fue un soldado romano que tomó parte en la crucifixión de Jesucristo. Pero luego se arrepintió profundamente, huyó del ejército y vivió decenas de años como eremita, siendo finalmente encontrado y ejecutado. La construcción original románica, con forma cilindrica y esbelta y cerrada con una cúpula con linterna y con un ábside, se completó en el siglo XVII con una prolongación. En el año 1783, por mandato de Josef II fue clausurada, y se convirtió en almacén de complementos eclesiásticos. En 1844 fue otra vez destinada al culto, y entre 1929 - 1934 profundamente restaurada. Fue entonces cuando se descubrieron las columnas y los pilares románicos de la linterna y el arco triunfal original del ábside. Actualmente, la rotonda sirve a la orden de san Lázaro y a la iglesia grecocatólica.

Iglesia de San Pedro y san Pablo Vyšehrad

La iglesia capitular y parroquial fue originalmente fundada por el príncipe Vratislav II ya en la segunda mitad del siglo XI, según el modelo de la iglesia romana de san Pedro y san Pablo, cuando este príncipe comenzó a edificar su residencia en Vyšehrad como contrapeso al Castillo de Praga. Según la leyenda, el mismo príncipe portó, para la construcción de los cimientos de la iglesia, 12 cuévanos de piedras. El deseo de independencia le llevó a la fundación del cabildo, que no se sometía al obispado de Praga sino directamente a Roma. Esa independencia duró, de hecho, hasta 1763. En el año 1903 fue terminada la última reconstrucción, que le dio a la iglesia su aspecto actual. A lo largo de 900 años ha pasado, realmente, por muchas etapas y transformaciones. Desde sus orígenes románicos en el siglo XI, pasando por la arquitectura del gótico radiante de la época de Carlos IV, las reparaciones barrocas de la década de 1720 según el proyecto de G. Santini y luego la reconstrucción neogótica comenzada en 1885 por el arquitecto Josef Mocker. En los años 1902 - 1903 se construyeron las altas torres de la fachada, pseudogóticas. El interior del templo está profusamente ornamentado con pinturas murales modernistas. En el altar de la tercera capilla a la derecha se encuentra la valiosísima tabla de Nuestra Señora de la Lluvia, obra excepcional de la pintura gótica de la primera mitad del siglo XIV y que proviene de la colección de Carlos IV y Rodolfo II, y que fue regalada al templo en el año 1606 por Ondřej Hennevald. Una leyenda cuenta que la pintó el mismo san Lucas. Cuando había sequía, la gente iba en procesión a ver el cuadro para pedirle que lloviera.

En la primera capilla a la derecha hay un sarcófago de piedra, románico, del siglo XII, que originalmente se asignaba a san Longino. Sin embargo parece que se tratara del sarcófago de algún miembro de la familia de los premislidas. La cripta románica se construyó como lugar de enterramiento de su fundador, el primer rey checo Vratislav II, que efectivamente fue el primero en ser enterrado aquí en 1092, siguiéndole otros miembros de la familia. La iglesia celebra rito católico romano.

Rotonda de san Martín

La rotonda fue construida en la segunda mitad del siglo XI. Después de la creación de la fortaleza de Vyšehrad, se usó como almacén de pólvora. En el año 1841 podría haber desaparecido a causa del trazado de comunicaciones entre la Ciudad Nueva y Pankrác, pero gracias al duque Karel Chotek, la rotonda románica se salvó. En el año 1875 fue comprada por el cabildo de Vyšehrad, y se encomendó su reconstrucción al arquitecto Antonín Baum. Antonín König y Jan Heřmán, por su parte, decoraron el interior con pinturas murales y František Sequens pintó un cuadro para el altar. Su aspecto actual es, pues, el resultado de una serie de reconstrucciones. El diámetro interior es de 650 cm., la profundidad del ábside de 220 cm. y el grosor del muro de unos 95 - 97 cm. Encima del pórtico, en estilo pseudorománico, se encuentra, embebida en la pared, una bala de cañón como recuerdo del sitio de Praga puesto por los prusianos en 1757. Originalmente, la entrada estaba hacia el oeste. La rotonda tiene en el techo una linterna terminada con una cruz dorada, una media luna y un sol. Actualmente se celebra en ella rito católico romano.

Iglesia de la Asunción de Nuestra Señora y san Carlomagno en Karlov

La iglesia fue fundada por el emperador Carlos IV en 1350 como parte del monasterio de agustinos, canónigos de san Agustín, en la recién creada Ciudad Nueva de Praga. El modelo para la iglesia fue el templo funerario del emperador Carlomagno en Aquisgrán, pero de su periodo gótico se ha conservado sólo una parte de la mampostería. Los trabajos de construcción duraron hasta bien entrado el Renacimiento.
Podemos decir que la iglesia es única a causa de su bóveda estrellada con nervadura, originaria del gótico tardío y posiblemente obra de Bonifác Wohlmut, constructor de corte de Ferdinand I. Fue terminada en el año 1575, según puede leerse en la clave de la bóveda.

Una leyenda cuenta que el arquitecto hizo un pacto con el diablo para ser capaz de realizar la bóveda. Pero después de construida, no hubo nadie que se atreviera a quitar los andamios. El constructor decidió quemarlos, y cuando ardieron y se desmoronaron con un estruendo, se creyó que la bóveda no había aguantado. Por eso, desesperado, se tiró al Moldava. Después de despejar el humo y el polvo, apareció, bella y fuerte, la bóveda intacta.
A comienzos del siglo XVIII, en el lado sur se adosó una Escalera Santa, obra del arquitecto J. A. Santini, bajo los cuales se encuentra una hoquedad conocida como la Capilla de Belén. En las paredes y en la bóveda pueden contemplarse estucos polícromos y pinturas que representan una ermita en ruinas.
La iglesia es una construcción octogonal con sus típicas tres cúpulas, terminadas en 1756 según los preceptos del barroco. Las tres terminan con una torre con linterna, cúpula y remate.

El interior gótico se ha mantenido hasta hoy en el presbiterio y en las ventanas, en lo demás la iglesia muestra la rica ornamentación barroca que se debe al arquitecto František Maxmilián Kaňka. Una curiosidad interesante es que pertenece a esta iglesia el nacimiento más antiguo conservado en Praga. Son tres figuras policromadas a tamaño natural, el niño Jesús en la cuna, la Virgen María y san José, y que son originarios del año 1738, obra de J. Schlansowsky. En la iglesia se celebra el rito católico romano

Iglesias fuera del centro

Monasterio de Břevnov- Archiabadía benedictina de san Adalberto y santa Margarita

El monasterio benedictino de Břevnov es el más antiguo monasterio masculino en toda Bohemia, fundado por Boleslav II el beato y san Adalberto en el año 993. Según la leyenda, el nombre del monasterio se debe a una viga (en checo břevno) que yacía cerca de una fuente donde Boleslav II y sai Adalberto se encontraron.

El monasterio fue reconstruido en el siglo XI, momento en el cual se levantó la primera iglesia en piedra. Luego hubo una segunda reconstrucción gótica más profunda, después del año 1300. Los husitas lo saquearon; luego volvió a sufrir daños durante la Guerra de los Treinta Años. El complejo barroco actual, con la iglesia de la congregación de santa Margarita, fue construido entre los años 1708 -1745 según los planos de Kryštof Dienzenhofer y su hijo Kilián Ignác y pertenece a la culminación del arte constructor checo de es periodo. La iglesia de santa Margarita es la primera iglesia a la que el papa Pio XII concedió, en 1948, el título de Basílica minor. El altar mayor, del año 1718 se debe a los planos de Krystof Dienzenhofer y fue realizado por el tallado Josef Dobner. La mayoría de los cuadros del altar fueron realizados por • pintor barroco Petr Brandl, y las esculturas de los santos benedictinos por escultor M. V. Jáckel.

El convento se levantó entre los años 1709 -1720 según los planos de Kryšti Dienzenhofer, la prelatura se añadió después de 1720, según el proyeto de Kilián Ignác Dienzenhofer. En el edificio del convento se encuentra refectorio de invierno, la sacristía y la sala capitular con un techo decorado con frescos que representan a Cristo lavando los pies a los apóstoles, de 1745. El refectorio de verano está adornado con frescos en el techo, los cuales representan la Multiplicación de los panes, del año 1739. En el primer piso se encuentra, asimismo, la biblioteca del monasterio.

En el complejo se puede disfrutar también de una amplia huerta, en la cual se encuentra el palacete conocido como Vojtěška, con una capilla sobre fuente (es manantial del arroyo de Brusnice), donde fue fundado el monasterio.
El palacete se debe también a Kilián Ignác Dienzenhofer en los años 1722 -1725. En la parte alta de la huerta se encuentran los restos de un invernadero de principios del siglo XVIII
Después de la expulsión de los monjes, en el año 1950, el complejo fue usado por el Ministerio de Interior y el Archivo Estatal como depósito; después del año 1990, fue restituido a la orden de los benedictinos.

Iglesia de santa Ludmila

La iglesia neogótica de santa Ludmila, que representa uno de los puntos dominantes del panorama praguense, es una basílica de tres naves hecha con ladrillo cocido, con crucero y dos torres altas en la fachada de entrada. Se construyó según el proyecto del arquitecto Josef Mocker en los años 1888 -1892. Tras su construcción, el templo fue inaugurado por el arzobispo praguense, el cardenal František Schönborn, y después fueron transportadas a él las reliquias de santa Ludmila y las de san Wenceslao. Cada una de las torres, de 60 metros, tiene dos campanas. Sobre una escalinada alta se encuentra el pórtico principal, en cuyo tímpano se encuentra el relieve de Cristo con san Wenceslao y santa Ludmila, obra de Josef Václav Myslbek, con los emblemas de los evangelistas, de Jan Čapek. En los pináculos de la nave principal y en las laterales se ven las estatuas de los patrones checos: santa Ludmila, san Cirilo y san Metodio, san Procopio y san Adalberto. El interior del templo exhibe una gran riqueza ornamental por sus frescos y vidrieras policromadas.
En la iglesia se celebra rito católico romano.

Iglesia del Santisimo
Iglesia del santísimo Corazón de Jesús

La iglesia es la más significativa construcción eclesiástica del siglo XX en Praga, y fue construida como segundo santuario del barrio de Královské Vinohrady. El proyecto del arquitecto esloveno Josip Plečnik ganó el concurso público propuesto en 1919, y este moderno y original edificio se construyó entre 1928 - 1932, habiéndose inspirado el artista en modelos veterocristianos y antiguos. La santificación del corazón de Jesús pretende significar el agradecimiento por la independencia nacional y una petición para la protección de nuestra patria.

La iglesia es una construcción rectangular de una sola sala, con unas dimensiones de 38 por 26 metros y una altura de 13 metros, con techo de casetones. La torre de la iglesia mide 42 metros y es de estilo sud-europeo, terminada con un remate de cobre y una cruz de cuatro metros, llena de expresividad. El enorme ventanal redondo de la torre servía originalmente para dejar pasar la luz hacia el interior de la iglesia, después se instaló en él un reloj de 7,6 metros de diámetro. La fachada está bellamente decorada; hasta las tres cuartas partes de su altura tiene ladrillos esmaltados, luego se levanta por encima una estructura que soporta un tímpano bajo. Y a ras de suelo, los tres grandes pórticos de la fachada.

Plečnik también se encargó del interior, que es tan original como el exterior. Sobre el altar mayor, de mármol blanco, y con puertecillas forjadas en oro, gravita una imagen dorada de Cristo con el símbolo del corazón, y esculturas de los seis patrones checos en tamaño mayor que el original: san Juan Nepomuceno, santa Inés, san Adalberto, san Wenceslao, santa Ludmila y san Procopio. Es interesante darse cuenta que en esta iglesia postmoderna no hay pulpito. De las seis campanas que los ocupantes alemanes secuestraron durante el protectorado para fundir con ellas armas, quedó sólo la más pequeña. En el año 1992, se instalaron en la torre dos campanas de las seis que había originalmente, obra del taller de la familia de campaneros de los Manoušků. La iglesia celebra el rito católico romano.

Iglesia de san Wenceslao

La Iglesia de san Wenceslao, en el barrio praguense de Smíchov, se encuentra entre las muestras más bellas del estilo neorrenacentista. Se construyó en el siglo XIX, entre los años 1881 - 1885, según los planos del arquitecto Antonín Barvitius, siendo los constructores Josef Linhart y Vilém Milde. La fachada de la iglesia, con dos torres, está vuelta hacia la calle Štefánikova.
Las torres, que tienen 50 metros de altura, dominan el panorama de Smíchov.
Las campanas originales fueron sustituidas por otras nuevas, fundidas por la conocida empresa de campaneros de Petr Manoušek ze Zbraslavi y sonaron por primera vez en enero de 1996.
En la entrada, sobre el pórtico principal, se encuentra un relieve en mayólica que representa al patrón de las Tierras Checas, san Wenceslao, con dos ángeles, obra de Ludvík Šimek. El interior tiene una rica ornamentación. La nave principal se divide de las laterales por poderosas columnas con capiteles jónicos. El techo tiene casetones policromados y con adornos dorados.

Los mosaicos del extremo de la nave principal representan a Cristo con un grupo de santos a tamaño mayor que el natural (san Wenceslao, santa Ludmila, san Pedro, san Pablo, san Procopio, san Adalberto), compuestos según el dibujo del profesor de la Academia de pintura de Praga Josef Trenkwald. El pintor František Sequens realizó cuatro cuadros, situados por debajo del mosaico, que representan escenas de la vida de san Wenceslao. Los ábsides laterales también están adornados con pinturas y mosaicos. El altar principal, diseñado también por el arquitecto A. Barvitius, está fabricado con diversas clases de mármol de Carrara. Ante el altar se encuentra la estatua de san Adalberto y la de santa Ludmila, realizadas por Čeňek Vosmík. La iglesia pertenece al rito católico romano.

Iglesia de san Procopio

La primera piedra fue puesta por el cardenal František Schönborn en el año 1898, con ocasión del quincuagésimo aniversario del inicio del mandato del emperador Franz Josef I, por eso también se ha llamado a la iglesia "del jubileo". La construcción neogótica fue iniciada ese mismo año según los planos de Josef Mocker. Tras su muerte, retomaron el trabajo el arquitecto J. Motejl y el constructor J. Uzel, y lo terminó František Mikš. La construcción fundamental estaba lista para 1899, un año más tarde se ornamentó la torre de la fachada, tras lo cual hubo una carencia de fondos para seguir, con lo que la iglesia en su totalidad no pudo ser terminada hasta 1903.

La iglesia pseudogótica tiene tres naves y una entrada con columnas. En el tímpano del pórtico principal aparece un relieve de la Madona con el niño, de Josef Pekárek. La torre, con una altura de 73 metros, está rematada por una cruz, la cual no está en el mismo eje que las naves, sino que está inclinada en la dirección del Monasterio de Sázava, fundado por san Procopio. En el interior, la obra de arte más valiosa es el cuadro de Karel Škréta, San Wenceslao  defendiendo Praga, del año 1649, que estaba originalmente en el monasterio de Emaús. En el altar mayor hay escenas de la vida de san Procopio. Del techo pende una araña histórica de cristal que pesa casi una tonelada. La iglesia tiene el honor de poseer algunas reliquias de san Procopio, como por ejemplo falanges de los dedos de la mano derecha y un trozo del báculo del abad. La iglesia es de rito católico romano. La liturgia se hace también en eslovaco.

Iglesia de san Wenceslao

Esta iglesia, compuesta con una inclinación gradual, de morfología moderna y original, fue construida entre los años 1929 - 1930 según el proyecto de Josef Gočár en estilo constructivita. Está considerada una de las construcciones más significativas del periodo de entreguerras en Praga. En la fachada se eleva una torre cuadrangular, de 80 metros de altura, y terminada con un reloj y una cruz. Hubo un concurso para realizar el proyecto, en el que participaron más de 50 arquitectos; Gočár lo ganó y construyó un edificio de tres naves sustentado en una estructura de hierro y hormigón, con un presbiterio semicircular. Todo el edificio aprovecha de forma inteligente la irregularidad del terreno en el que se asienta, que está en suave declive. La nave principal, que es amplia y luminosa, tiene también un techo gradual. El interior de la iglesia es sencillo. La cruz en el altar mayor, lo mismo que el relieve en el altar de los patrones checos, es de Čeňek Vosmík; el altar lateral de la Virgen María es de Karel Pokormý. Al final de la nave aparece un gran ventanal con vidrieras, que representa a san Wenceslao a caballo, cuyo autor es Josef Kaplický. El viacrucis es de Bedřich Stefan.

En el año 1996 se pusieron nuevas campanas en la torre: santa Ludmila y san Wenceslao.
El 28 de septiembre de 2010 se instaló en la fachada de la iglesia una escultura en bronce del patrón checo san Wenceslao; fue realizada por el escultor académico Jan Roith según el diseño de Bedřich Stefan del año 1929.
La iglesia celebra rito católico romano.

La iglesia de la Virgen María de la Victoria en la Montaña Blanca

Después de la batalla de la Montaña Blanca en un prado cercano, unos constructores desconocidos levantaron una capilla entre los años 1622 -1624 para rendir homenaje a los muertos en la batalla y para guardar sus huesos, que se iban encontrando en el prado al arar. Originalmente, la capilla fue dedicada a San Wenceslao, luego, a la Virgen María. La Orden de los Servitas fue la primera que se ocupó de la iglesia, y en 1628 con el apoyo del emperador Fernando II, los Servitas empezaron con la construcción de su monasterio. Sin embargo, ese monasterio no fue acabado nunca y el edificio en construcción acabó convertido en una posada.
La capilla mariana luego fue tomada como base de una iglesia romera más grande, construida en los años 1708 - 1730 por el constructor y pintor Kristián Luna (a veces se propone quizá como constructor también a Kristián Diezenhofer). El edificio es una muestra típica de iglesia de peregrinos barroca: tiene un templo central rodeado de capillas, una girola y una casa para el administrador. En la cúpula del centro, el conocido pintor bávaro Kosmas Damián Assam pintó el fresco Los patrones checos celebaran a la Iglesia.

La parte más significativa es el pórtico de la entrada sur, con un diseño de gran riqueza. En el pórtico se puede observar el relieve de la Anunciación de Jan Oldřích Mayer del año 1710, delante del portal se hallan las estatuas de San Sebastián y San Roque posiblemente del mismo autor. En el altar de la capilla de San Wenceslao se puede admirar el objeto más interesante: la copia del cuadro Nacimiento del Señor donde aparece el niño Jesús en pañales. El padre Dominik usó el original del cuadro para la bendición antes de la batalla de la Montaña Blanca, ese original se quemó luego pero, por suerte, se habían hecho tres copias. Una de ellas está en la Iglesia del Niño Jesús de Praga, otra está en el Vaticano y la tercera aquí.

Josef II decidió vender la iglesia en una subasta. En 1811 fue comprada por el canónigo Josef Čapek, que cuidó de ella y la devolvió a la Iglesia.
El templo es propiedad de la Iglesia Católica y está bajo la administración de los monjes de la Orden de San Benito del monasterio de Santa Margarita en Břevnov.

        opiniones   enviar   imprimir  

Zona
Europa
Europa central
 
Tipo de viaje
cultural
turismo religioso

Poblaciones del reportaje
Rep. Checa Chequia Praga Praga

   
Els Blaus de Roses

Turismo de Gerona. Ayuntamiento





Dónde alojarte en Praga












  portada

| Hoteles
| Suscripción
Abcviajes
Revista de viajes e información turística. 
En abcviajes encontrará infinidad de guías turísticas y artículos para el viajero. 
GUÍAS FOTOS VÍDEOS NOTICIAS
Home | © abcviajes - Quantum Digital Groups, S.L. C/ Capitán Haya, 60, 28020, Madrid