Turismo y viajes en Internet
 
        
GUÍAS   FOTOS   VÍDEOS   NOTICIAS
 
portada

Rupit - España
Rupit, pequeña joya en el corazón de Cataluña
Mundo España Cataluña Barcelona Rupit i Pruit

Esta es una de las villas rurales más bonitas de Cataluña y cada año miles de personas deciden visitarla, tanto por su fascinante casco histórico como por sus alrededores, un paraje natural de infinita belleza.


artículo
  fotos   vídeos   opiniones  
       

rupit - españa, rupit, pequeña joya en el corazón de cataluña

Cataluña guarda numerosos lugares de interés natural y cultural esperando ser descubiertos. Encontramos cosmopolitas ciudades llenas de historia y un rico patrimonio artístico y cultural, pequeños pueblos que albergan algunas de las reliquias más significativas del país y un sinfín de lugares naturales donde perdernos. 

En la comarca de Solsona, a unos 100 kilómetros de Barcelona, y al oeste de la Sierra de Cabrera, se halla Rupit. Actualmente es conocido bajo el nombre de Rupit y Pruit, siendo estos dos núcleos urbanos independientes hasta 1977 y posteriormente unidos. Esta es una de las villas rurales más bonitas de Cataluña y cada año miles de personas deciden visitarla, tanto por su fascinante casco histórico como por sus alrededores, un paraje natural de infinita belleza.

Casas de piedra en Rupit i Pruit. Turismo Cataluña

Una vez en las puertas de esta villa observaremos una panorámica de lo más atractiva que nos invita a adentrarnos por sus callejuelas y explorar cada rincón que guarda. Contemplamos antiguas casas de piedras que datan del siglo XVI – XVIII y que están precedidas por calles en estilo medieval, donde todo este conjunto nos traslada en otra época. La iglesia de San Juan de Fàbregues y su castillo fueron documentados en el año 968 y en el siglo XII surgió la villa con numerosas familias nobles. Durante los siglos XVI y XVII, esta zona tuvo una gran importancia dado el gran número de artesanos y comerciantes que tenía.

Una vez decididos a adentrarnos en Rupit, nos da la bienvenida su famoso puente colgante, que une Rupit con Pruit, separados por el río Pruit. Fue construido por los hermanos hereros Francesc y Pere Rovira, Santi Vila y Joaquim Marsa en el año 1945 con el objetivo de salvar el foso del rio que rodea Rupit. Es sin duda uno de los símbolos de la villa y tanto los más pequeños como los mayores disfrutan mientas lo cruzan. Se recomienda que no pasen más de 10 personas a la vez, dado que al ser un puente colgante, pierde estabilidad y crea movimientos que pueden marear a algunos viandantes. Podemos pararnos y disfrutar de las vistas que se abren ante nosotros, donde, por un lado observamos el rio que pasa bajo nuestros pies, como también como han sido perfectamente encajadas las casas entre los recodos de la montaña.
Puente colgante en Rupit i Pruit. Turismo Cataluña

Seguidamente nos encontramos con la herrería, con su portal dovelado, que data del año 1711 y que destaca por su singularidad arquitectónica. Tanto en la calle Fossar, como en otros puntos de la villa encontramos edificios con interesantes elementos que merecen la pena ser visitados, como son la Casa del Boticario, Can Betes, Can Banús, Can Lo o la notaria Soler, una muestra más de la importancia de la villa entre los siglos XVI y XVII.

Entre tiendas con productos artesanales y típicos, nos encontramos con la Plaza Mayor de Rupit, el lugar donde también se halla el Ayuntamiento de la villa. Nos llamará la atención el ventanal gótico de Can Sallent. Siguiendo nuestro recorrido nos encontramos con un ejemplo del barroco gracias a la Iglesia de San Miquel. Con una forma en cruz latina y algunos elementos neoclásicos, este templo surgió como filial de la iglesia de San Joan de Fàbregues a finales del siglo XIII. El campanario fue añadido posteriormente y cuenta con un retablo mayor barroco que data del 1633. Fue dedicada a San Miguel Arcángel y por esta razón, cada 29 de septiembre, se celebra la fiesta mayor en su honor. Justo detrás de la iglesia encontramos el Fossar de Rupit, siendo el antiguo cementerio, que, además, da el nombre a una de las calles más pintorescas de la villa con sus características casas de piedra caliza. Encontramos las réplicas de dichas casas en el Pueblo Español de Barcelona.
Iglesia de San Miquel. Turismo Cataluña

Antes de adentrarnos por los bonitos alrededores de la población, tenemos una visita en la Plaza de Cavallers, que fue el lugar donde se reunían los nativos, y además desde aquí comenzaba el camino hacia el Castillo de Rupit. Fue construido alrededor el año 1000 en el lugar de antiguo castillo de Fàbregues. Formaba parte de la familia de Cardona y fue a partir de su construcción que se empezaron a edificar las primeras casas a su alrededor, dando así el origen de la villa.

Perdernos por las calles de esta villa, descubrir todos los románticos rincones que guarda, comer en algunos de los numerosos restaurantes que ofrecen platos caseros y deliciosos, comprar algún producto artesano en alguna de las tiendas donde nos reciben siempre con una sonrisa, son solo una pizca de la oferta de Rupit. Sus alrededores sorprenden desde el primer momento y desearemos perdernos por sus cercanías en busca de tranquilidad.

Teniendo en cuenta que en la cercanía de la villa encontramos el Parque Natural de Collsacabra, podemos deducir la gran belleza natural que caracteriza el lugar. Molinos, senderos de piedra, frondosos bosques con infinitas tonalidades, cascadas de significativa belleza y diversos recorridos por los que perdernos son sinónimos de momentos inolvidables en Rupit.  Nos llama la atención el Molino de Marandes, uno de los pocos molineros que aun hoy en día podemos admirar en el torrente de Rupit. Este molinero harinero funciono desde el siglo XVII hasta 1962.
Puente medieval de Can Badaire. Turismo Cataluña

Desde algunos puntos de la villa podemos observar, sobre una colina rocosa y medio rodeada por el río, la Ermita de Santa Magdalena. Podemos admirar su belleza desde lejos o adentrarnos en el barranco abierto que la separa del pueblo, cruzando el puente medieval de Can Badaire, y acercarnos. Fue construida en el siglo XVII, aunque su estilo recuerda a las capillas románicas. Desde aquí también obtendremos una de las mejores panorámicas de la villa, siendo un lugar perfecto para tomar una bonita panorámica, mientras nos tomarnos un momento de tranquilidad. Seguidamente nos adentramos por los senderos hasta el Salto de Sallent. Esta ruta de unas dos horas aproximadamente, nos permite adentrarnos en la naturaleza, ver el Molino de Rodó y finalmente llegar hasta la fantástica cascada por la cual recibe su nombre. Con una caída de 100 metros, este lugar ofrece impresionantes panorámicas tanto de la cascada como del paisaje que se abre ante nosotros. Llegamos al mirador donde podemos tomar alguna foto, hacer picnic o simplemente tomar nuestro tiempo para relajarnos y disfrutar de las vistas. A poca distancia de aquí se halla San Joan de Fàbregues, un edificio románico ubicado a 810 metros de altura. Sufrió deterioros durante los terremotos del año 1427 y fue restaurado en 1978 por la Diputación de Barcelona.
Ermita de Santa Magdalena. Turismo Cataluña

Desde aquí podemos llegar en coche al Santuario del Far, aunque se ubica en el municipio de Susqueda, a unos 1223 metros de altitud. El edificio actual fue construido entre los años 1599 y 1648, ya que el antiguo fue destruido por un terremoto en el año 1425. En su interior encontramos la imagen de la Virgen, que preside el altar mayor del santuario. Aquí nos perdemos en el infinito, entre la naturaleza con campos, lagos y bosques y la belleza del santuario.

Por otro lado, otra de las rutas que podemos hacer es el Paseo del Carreguel, que empieza bajando las escaleras que se ubican al lado del Puente colgante. Siguiendo el curso del rio y recorriendo a la villa nos encontramos con cuevas y zonas de picnic donde podemos hacer un descanso. Durante esta ruta vemos las murallas del antiguo palacio, pasando por la fuente del Carreguell, en la cual podemos tomar un fresco trago de agua, y finalmente llegamos al puente de Can Bedaire, desde donde podemos volver al pueblo o ir hacia la Ermita de Santa Magdalena.
Salto de Sallent. Turismo Cataluña

Una población medieval con casas de origen románico y calles de piedra, paisajes envidiables que quitan los sentidos, reliquias con historia milenaria, con varios santuarios a los alrededores como la parroquia San Andreu de Pruit, Santuario de Montdois, la ermita de Sant Llorenç Dosmunts. Así es Rupit i Pruit, un ligar donde perdernos y gozar de todo lo que ofrece. Historia, actividades deportivas, gastronomía, lugares de culto y extraordinarias panorámicas, para todo aquel curioso visitante.  

        opiniones   enviar   imprimir  

Zona
España Interior
Europa sureste
Península Ibérica
 
Tipo de viaje
cultural
destinos cercanos
mayores de 55
naturaleza
romanticos
salud y relax
turismo rural
viajes de divorciados
viajes de solteros
viajes para jóvenes
viajes para niños

Poblaciones del reportaje
España Cataluña Barcelona Rupit i Pruit

   
Els Blaus de Roses

Turismo de Gerona. Ayuntamiento





Dónde alojarte en Barcelona

TRYP Barcelona Aeropuerto Hotel
Prat de Llobregat (El)


Hotel ME Barcelona
Barcelona
















  portada

| Hoteles
| Suscripción
Abcviajes
Revista de viajes e información turística. 
En abcviajes encontrará infinidad de guías turísticas y artículos para el viajero. 
GUÍAS FOTOS VÍDEOS NOTICIAS
Home | © abcviajes - Quantum Digital Groups, S.L. C/ Capitán Haya, 60, 28020, Madrid